Posts Tagged ‘accesibilidad’

¿Cuántos peatones y ciclistas tienen que morir para que las instituciones cumplan con sus compromisos en Movilidad Sostenible?

bicianimita chile

“Bicicleta blanca” o “bicianimita” en Chile en recuerdo de una víctima de la violencia vial motorizada. ¿Cuántos atropellos tiene que haber para que se cumplan los compromisos en movilidad sostenible?

La muerte de otro ciclista este pasado sábado, un usuario de bicicleta pública en Madrid atropellado por un todo-terreno de lujo con una conductora que se dio a la fuga, el atropello de una pareja en la rotonda de República Argentina con Salustiano Olózaga este viernes noche, un pelotón de ciclistas de carretera arrollado en Galicia hoy mismo con víctimas mortales… son terribles sucesos que vuelven a poner de manifiesto la urgente necesidad de actualizar el insostenible modelo de ciudad en que vivimos. Vuelve a evidenciarse cuánta voluntad política es necesaria para transitar de los fracasados modelos de gestión del Tráfico por los que se sigue apostando  (hasta ahora entendiendo como tal, en el fondo, el motorizado) a otros modelos que den respuesta a las necesidades de Movilidad de la ciudadanía (que no es únicamente “tráfico”), facilitando y priorizando desde la ordenación urbana aquellos medios de desplazamiento más colectivos, tranquilos, sostenibles y orientados al bien común.     (pincha para ver un ejemplo)

 

Desgraciadamente, sólo cuando sucede lo irreparable (y para muchos ni entonces), se ponen en evidencia los niveles de violencia motorizada con los que nos vemos obligados a convivir. No hay estadísticas ni maquillaje de datos  que enmascaren los insoportables niveles de atropellos y accidentalidad vial en nuestras atrasadas e hipermotorizadas ciudades.  Con la inestimable contribución de influyentes sectores (económicos, políticos, empresariales, de asociaciones clientelares…) empeñados en que nada mejore ni cambie en realidad, sin más respuesta a la crisis económica, política, ambiental y a la situación de emergencia social que atravesamos… que la restauración a costa de los más débiles del régimen vigente que nos ha traído hasta aquí. Sectores emperrados en poner el foco sobre que el factor más  peligroso del tráfico en las ciudades lo constituye… ¡la gente en bicicleta! O culpar a los peatones, que es que son muy despistados cruzando… y por eso hay atropellos. Siempre eludiendo lo más obvio: el sinsentido de seguir entregando la ciudad al coche.

 

Todo esto ocurre, claro está, también en Logroño:

(Fuente: nuevecuatrouno – Mapa de atropellos en Logroño)

126 atropellos solo en Logroño reconocidos por el Ayuntamiento el pasado año 2015, dos de ellos mortales. 36 atropellos a peatones hasta la fecha (25 de marzo) en 2016. Los atropellos a ciclistas ya sólo se consideran “colisiones”. Unos datos vergonzosos que el gobierno municipal no mostró durante meses pese a las reiteradas peticiones, pero no pasa nada, porque  en palabras del concejal del ramo, D. Miguel Sáinz García “el índice de atropellos estuvo por debajo del de 2014” ( …¡porque el año anterior hubo 124 atropellos en vez de 126!).  Lo importante debe ser que parezca que descienden, no que se atropelle a más de cien personas al año en Logroño. Atropellos que, en caso de ser a ciclistas, ya sólo son “colisiones con vehículos a motor” en los partes oficiales de SOS Rioja, normalmente la única fuente consistente de información. Más de 1,550 accidentes de tráfico anuales en los (poco fiables e incontrastables) datos oficiales, a falta de una base de datos de siniestralidad como ésta de Zaragoza de la que Logroño carece (y que también está prevista en ese PMUS que no se cumple). Pero para ellos, el peligro en la ciudad lo representamos los ciclistas, “la principal preocupación de los ciudadanos” (sic) en palabras del anterior concejal de Movilidad (!), y es en nosotros sobre los que hay que centrar las campañas, es a la gente que se arriesga y esfuerza a diario por una ciudad más limpia, más tranquila y con menos malos humos y no a la omnipresencia del coche en el centro de la ciudad para todo, es a nosotros ciclistas a quienes hay que sancionar, amonestar, reconvenir, coercer, reeducar y perseguir para solucionar los problemas del tráfico. Los atropellos no se solucionan contra-programando mediáticamente con los mismos vídeos que se anunciaron el año anterior (ver noticia) en idénticas circunstancias, y eso sólo cuando, ante la insistencia y la preocupación ciudadanas, los responsables se ven obligados a hacer públicos tan escalofriantes cifras de siniestralidad.

 

¿Qué hará falta para que Logroño salga del atraso de ser una ciudad para los coches?

 

No nos cansamos de advertirlo, desgraciadamente predicando a menudo en el desierto frente a un muro de incompetencia y prepotencia municipal. Desgraciados sucesos como los atropellos de nuestra “ciudad del motor” ocurren:

  • cuando se sigue creando demanda inducida de tráfico motorizado al centro de la ciudad en vez de potenciar el valor estancial, lúdico, comercial, político de los espacios peatonales. Cuando se vuelve a priorizar el acceso en coche en el centro, cuando no se fomentan facilidades que protejan la accesibilidad por medios tranquilos y  transporte colectivo.
  • cuando se obliga a las bicicletas a comportarse en toda circunstancia como vehículos a motor sin tomar en cuenta sus necesidades. Las bicis son vehículos, sí, pero con peculiaridades y vulnerabilidades propias que siguen sin contemplarse en la ordenación de la ciudad.
  • cuando se aplica a rajatabla y con evidente exceso de celo, en espacios compartidos de convivencia, la norma motorizada a los ciclistas, en vez de proteger los itinerarios seguros y lógicos que el uso y la experiencia han ido consolidando (como cuando, a base de no cumplir la ley aprobada y no ejecutar durante años las medidas aprobadas en el PMUS, intentan expulsarnos de Portales y otras calles de tráfico motorizado restringido a golpe de sanción).
  • cuando no se prepara la ciudad para la reducción de velocidades y la pacificación del tráfico (algo que no consiste en pintar señales en el suelo, sino que implica medidas urbanísticas),
  • cuando prácticamente toda intervención de movilidad ciclista se efectúa en detrimento del espacio peatonal, y en base a crear un conflicto artificial con los peatones.

 

Más allá, la ciudad seguirá atascada y estos lamentables sucesos seguirán ocurriendo:

Desgraciadamente, pese a las declaraciones y campañas institucionales, los hechos demuestran que, mientras las de alrededor evolucionan, nuestra ciudad sigue condicionada por una minoría involucionista de responsables políticos, acomodados cargos públicos y técnicos dispuestos a seguir sumiendo a Logroño en el atraso cochista. Responsables de las decisiones que, desde el cinismo, la opacidad y la impunidad de sus cargos, anteponen al sentido de lo común, a la seguridad de las personas y a la convivencia en respeto, ordenar la ciega aplicación estricta de regulaciones inadecuadas y obsoletas, a todas luces diseñadas pensando únicamente en el tráfico motorizado. En vez de recomendar adecuar la regulación de la calle al uso lógico y real que ya se hace sin demasiados problemas a diario, prefieren bloquear las soluciones con la búsqueda de impedimentos técnicos retrógrados en vez de aplicar intervenciones urbanísticas sencillas y de eficacia demostrada en muchos países durante décadas, soluciones  más que inventadas y probadas. Prefieren presentar la bicicleta en la ciudad como origen del peligro y conflicto, y enfrentar a peatones y ciclistas en vez de impulsar las calles tranquilas, la mejora del espacio público y la ciudad amable.

Prefieren mantener el insostenible modelo automovilístico actual de mera  gestión del tráfico, la ciudad para el coche y el asfalto. Prefieren reducir al mínimo e incumplir las planificaciones de sostenibilidad para la ciudad aprobadas en Pleno municipal, desconsiderar los esfuerzos de participación ciudadana y obstaculizar las peticiones de los usuarios. ¡Aún siendo ellos mismos ciclistas! Ciclistas, quizás, de fin de semana y no ciclistas urbanos como medio de transporte habitual,  pero que también sufren atropellos, casi siempre aún más graves, en las carreteras cada semana. Aún así…

Prefieren, en definitiva, seguir esperando a que ocurra otro accidente.

Normalización y normativización: Portales, el ejemplo más cercano.

El reconocimiento y adecuada señalización de los ejes ciclistas de nuestra ciudad, como la calle Portales, en demostrada coexistencia ciclopeatonal efectiva durante años, con muy baja conflictividad, es otro ejemplo de reivindicación histórica del Colectivo Logroño en Bici, y sin embargo una tarea pendiente que técnicos y políticos del Ayuntamiento de Logroño se siguen negando a resolver, pese a tener obligación de hacerlo por los compromisos asumidos por la ciudad como el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

IMG_20150409_130324_1

Entrada de la calle Portales de Logroño, hoy mismo.

IMG_20150409_130059_1

Hablemos de señales, que es lo que más gusta a nuestros técnicos municipales, no la sostenibilidad del tráfico ni mucho menos las bicicletas. La calle Portales no es estrictamente una calle peatonal, sino una “calle de prioridad invertida” o una “calle de tráfico motorizado restringido”. Además, Portales es una vía ciclista señalizada como “Zona compartida con prioridad peatonal” y con la señal R-102 “Entrada prohibida a vehículos a motor” en uno de sus extremos (Este, Muro de Cervantes) con excepción horaria de 7 a 12 de la mañana para vehículos de hasta 3500Kgy accesible a cualquier hora para vehículos autorizados. En la parte de 11 de Junio (Oeste) y en la Fuente de Murrieta encontramos incoherentemente, en vez de otra R-102 permanente que sería lo más sencillo y posibilitaría el acceso a los medios no motorizados, esta señal R-101 de “Entrada prohibida” sin la necesaria placa de excepción “Excepto bicicletas” o mejor aún, “Excepto Ciclos”.

R-101 Entrada prohibida

R-101 Entrada prohibida

R-102 Entrada prohibida a vehículos a motor

R-102 Entrada prohibida a vehículos a motor

exc bicis huesca 1

En una ciudad como Huesca acaban de hacerlo… pero Logroño no puede. Desde el Ayuntamiento se escudan desde siempre en una u otra razón para decir que “es imposible”

Una modificación en marzo de 2013 (< descarga aquí) del artículo 13.5 de la retrógrada “Ordenanza de Fomento de la Convivencia Ciudadana” de 2011 (la tristemente infame “ordenanza cívica” del PSOE, inicio de muchos de los recortes en derechos democráticos fundamentales) autorizaba el tráfico bidireccional de bicicletas en aquellas calles de prioridad invertida  “que se encuentren señalizadas”… pero el Ayuntamiento no señalizó NINGUNA nueva calle de forma específica, con lo que por lo tanto, se aprobó la ley pero no se aplicó. Con la misma señalización, es un ambiguo vacío legal si Portales está reconocido o no como vía ciclista bidireccional, pese a aparecer como vía ciclista compartida en los mapas del Ayuntamiento y exigirse su bidireccionalidad en las medidas a corto plazo del PMUS de Logroño (Plan Movilidad Ciclista-PR18-MC1-M2).  La calle Portales por tanto es fuente potencial de conflicto…normativo (que no de uso). La práctica bidireccional cotidiana tolerada durante años ha demostrado que el uso ciclopeatonal de Portales es posible sin mayores problemas, con preferencia absoluta del peatón y educando en la tolerancia y el respeto mutuo, por lo general sin mayor inconveniente que la necesaria adaptación a lo que ya existía hace muchos años (las bicis en la ciudad), pero que ahora es visto por muchos que no la usan como algo extraño y diferente, algo molesto contra lo que reaccionar y contra lo que dirigir su intolerancia. La regularización, la normativa y las instituciones van por detrás del uso de la gente, como en tantas otras cosas… si es que alguna vez llegan a adaptarse.

En lugar de aprender de la experiencia y tomar la coexistencia tranquila en Portales como modelo a seguir, implementando más calles urbanizadas en “plataforma única”, se utiliza sin embargo este caso desde el Ayuntamiento para en esta “calle de tráfico motorizado restringido” (que no estrictamente peatonal, recordemos), aplicar ciegamente la norma motorizada sobre las bicicletas, y según la temporada, desincentivar el tráfico ciclista instruyendo a la Policía a repartir a troche y moche apercibimientos a las personas en bicicleta que bajan de Murrieta en dirección Este, y desde hace unos días, de forma absurda y desproporcionada, lanzándolos a imponer también sanciones de hasta 200€ por la “infracción grave” de pretender utilizar el único corredor Oeste-Este del centro de Logroño en bicicleta. En condiciones normales, cualquier ciclista responsable utiliza la mejor vía ciclista de Logroño, la calle Portales, en ambos sentidos sin mayor inconveniente, creando un ejemplo diario de convivencia y oportunidad de habituación y educación, preservando del tráfico motorizado una zona para la circulación tranquila a pie o en bicicleta, pero el gobierno municipal se niega a reconocer legalmente la adecuación de la normativa al uso cotidiano, algo que es de su competencia, escudándose en dudosas triquiñuelas legales para eludir su responsabilidad en la mejora de la ciudad. Mientras siguen sin habilitar una solución, los ciudadanos de Logroño son multados de forma absurda y desproporcionada.

11024625_684468761663364_750630631334543459_n

Las bicicletas son muy peligrosas en las calles ciclopeatonales… los coches no: esto es lo normal.

Mientras tanto, bajo la amenaza del castigo a golpe de talonario y la criminalización indistinta de todos los ciclistas, seguimos compartiendo Portales por necesidad, incluidos los turistas (peatones) y peregrinos extranjeros acostumbrados a coexistir con las bicicletas habitualmente, e incluso el concejal de Medio Ambiente que se ufana de contravenir esta norma ante la Red de Ciudades por la Bicicleta. ¿Habrá para él sanciones también? ¿Rectificarán este absurdo de odio a las bicicletas en busca del voto ultra de los que insisten en que “las bicis son un peligro”?

Es imposible para este Ayuntamiento señalizar adecuadamente la bidireccionalidad de vía ciclista natural E-O del centro de Logroño pero por contra resulta tan normal incluir en una “zona peatonal” cada mañana a multitud de vehículos a motor de 3500Kg para la carga y descarga, y día y noche, las 24h, a vehículos autorizados. ¿Dónde está el peligro? ¿En las bicicletas?

Legalmente, la única alternativa ciclista a Portales desde Murrieta en sentido Este sería la Calle Norte bajo los puentes, con su empedrado, sus obstáculos, su ruido y su peligro – o bien rodear todo el Casco Antiguo por Avenida de Portugal, el Espolón y Vara de Rey, negando su permeabilidad y accesibilidad al tráfico no motorizado. ¿De verdad prefieren mandar el tráfico ciclista por ahí, antes que reconocer el uso cotidiano de Portales? ¿Quién se hará responsable de los accidentes que se produzcan? ¿Por qué no hacen su trabajo? ¿Por qué políticos y técnicos obstruccionistas y obcecados en su hostilidad ante la movilidad sostenible no escuchan a sus ciudadanos? ¿Para ocultar que no han hecho su trabajo multan ahora a los ciclistas? ¿Será que ni siquiera en época de elecciones nos toman en cuenta?

Peleando por cosas como ésta estamos con nuestras bicis cada día. ¿Quieres ser de Logroño en Bici para defender con nosotras al vehículo más humano frente a la mafia incompetente e insensible que nos gobierna?

IMG_20150411_105300

El delirio de lo absurdo: al día siguiente de empezar a multar.

Sens interdit sauf cycles - 1

except cyclesfarrahd frei 2

IMG_0469uitgezonderdInterdit_sauf_velo

undtaget

IMG_20150416_125224

Bici-peligrosísimos criminales, múltenlos a todos ya, que vienen elecciones.

P1560287

Espacio compartido, banda de rodadura central, coexistencia de tráficos… es lo que recomienda el Plan de Movilidad…

IMG_20150416_123845

Aunque hay quien prefiera esta situación… Aún así, funciona y se logra reducir velocidad y accidentalidad.

Policia_en_Portales_4

Hasta hace poco no había ningún problema, tampoco para la Policía…

P1550193

Las señales que desharían el entuerto ya se usan en Logroño, pero prefieren multar.

IMG_20150416_123501

Multas y peligro sin alternativas de accesibilidad al Casco Antiguo. Durante más de dos años no han tenido tiempo de cambiar esta señal, y la de la esquina siguiente. “EXCEPTO CICLOS”. Siempre hay excusas. Enhorabuena, gobierno municipal.

Ciclistas de cartón, coches reales. Ciclistas reales, políticos sordos.

La aparición el último mes de ciclistas de cartón por las calles de Logroño sobre triciclos del parque infantil de tráfico resulta una magnífica metáfora de las relaciones con la ciudad de este ayuntamiento.

Si bien la campaña tiene el aspecto positivo de intentar actuar en el lugar donde se genera la peligrosidad del tráfico: en la calzada por la entrega de la ciudad a la arrolladora omnipresencia del automóvil privado, en realidad para lo que esta campaña de imagen infantilizadora sirve es para, desviando la atención, seguir sin actuar sobre el trasfondo de la ordenación de la ciudad. Como tristemente demuestra el alarmante incremento del número de atropellos, por más que los responsables en la materia lo intenten maquillar o distraer. En su lugar se culpa a las víctimas, ciclistas (¡irresponsables!, generadores de conflictos) o a las personas mayores (¡que es que pasan distraídos! y necesitan vigilantes voluntarios). ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

ciclistas de cartón 2014

Esta nueva campaña de la que el colectivo de ciclistas urbanos de la ciudad recibe conocimiento oficial cuando ya ha comenzado, corre el riesgo de quedarse en una nueva operación de imagen municipal, de alcance más que discutible y coste desproporcionado, que resulta estremecedoramente esclarecedora cuando se pone en su contexto:

  • Se tienen que buscar ciclistas de cartón o apoyos en las peñas ciclistas deportivas mientras, en el actual clima institucional de degradación democrática, se intentan marginar la voces ciudadanas críticas (de ciudadanía de carne y hueso, no de cartón) del colectivo ciclista urbano, en la línea de la ya tristemente acostumbrada criminalización autoritaria de la protesta. Si no les damos jabón, entonces somos unos antisistema.
  • Las Ordenanzas Municipales de lugares de referencia para la movilidad sostenible como Barcelona ya recogían en el año 2001 la impracticabilidad de lograr una separación de 1,5m en ciudad. Desde entonces, esta ordenanza ha sido modificada y ampliada otras dos veces. Sin embargo Logroño aterriza ahora, ¡en 2014!… en sentido contrario. ¿No puede hacerse algo mejor que  limitarse a pedir una ejecución estricta de esta medida del código de circulación, pensada para los ciclistas en carreteras? La separación de 1,5m resulta a menudo impracticable en ciudad; el propósito se alcanzaría si en realidad se ejecutasen otras medidas reales y posibles (urbanísticas, de regulación, de gestión de la movilidad) que protejan al ciclista en viales urbanos. Y NO estamos hablando de carril-bici.
  • El concepto de participación del gobierno municipal consiste en solicitar apoyo a sus campañas unilaterales una vez que éstas han comenzado.  La desfachatez acostumbrada del “vernos para hacernos una foto”, sin sonrojo alguno. Confundir participación con servilismo a su corrupta red clientelar de favores mutuos.
  • El Ayuntamiento de Logroño, en su lugar, planifica eliminar vías ciclistas compartidas,  construye más peligroso carril-bici aunque sea a título testimonial (se acercan elecciones) y vuelve a expulsar a los ciclistas enviándolos a las aceras en sus nuevas planificaciones (como en el proyecto para la Glorieta del Dr. Zubía)
  • Los políticos locales en el gobierno apoyan contradictoriamente medidas como la declaración municipal en contra del casco obligatorio en todos los recorridos urbanos, para hacerlo obligatorio en sus actividades y, acto seguido, en Madrid defender todo lo contrario, apoyando la involutiva nueva Ley de Tráfico, que retrotrae la paupérrima ordenación española de la movilidad ciclista otros treinta años al pasado según la Federación Ciclista Europea. Y nos lo van a vender como un gran avance.
  • Mientras el Ayuntamiento de Logroño dedica miles de euros de dinero público a sacar ciclistas de cartón a la calle, el movimiento social de ciclistas urbanos de Logroño (de carne y hueso), Logroño en Bici, ve desatendidas sus demandas de que el Ayuntamiento acondicione un local de su propiedad del que es responsable, donde poder desarrollar sus actividades de forma mínimamente digna. Actividades como el Punto de Autorreparación de Bicicletas, de desde hace 4 años lleva prestando servicio libre y abierto a los usuarios de bicicletas en la ciudad.
1.5m de respeto

Estas campañas son positivas, pero están pensadas para los ciclistas de carretera… y desde luego no son nada nuevo

 

Por el contrario, propuestas ciclistas:

  • Los ciclistas de Logroño reclamamos nuestro derecho democrático a participar en el diseño de las medidas que nos afectan, que nuestro punto de vista sea escuchado y nuestras necesidades tenidas en cuenta por alguien competente que las entienda y las pueda compartir (porque se mueva en bicicleta). No sólo a “hacernos la foto” aprovechada con el concejal de turno y a ser manipulados por la maquinaria mediática pública y privada puesta a su servicio.
  • La aplicación de conceptos como la “ciudad 30” o el de la promoción de calles de plataforma única, conquistados en el nuevo reglamento de circulación, han de llevarse a término cuanto antes, más allá de las dos o tres calles señalizadas simbólicamente como zonas pacificadas, que siempre lo fueron de facto y de nuevas peatonalizaciones donde no se toma en cuenta el tráfico ciclista. La receta es sencilla: Más espacio para las formas de transporte sostenible, andar, bicicleta y transporte público, menos para el coche.
  • Dar prioridad a la circulación de bicicletas en calles de un sólo carril, recoger en la normativa municipal, no en un consejo en un folleto, el derecho a circular por el centro del carril cuando las circunstancias lo aconsejen. Como ya lo hacen desde hace años muchas grandes ciudades gobernadas por el mismo partido que Logroño.
  • Fomentar el tráfico compartido en coexistencia, sin alentar la imagen de la bicicleta como conflicto o peligro. Aplicación de la modificación de la Ordenanza Cívica señalizando correctamente el tráfico ciclista bidireccional. Compartición de espacios y promoción del modelo de ciudad ciclista y peatonal que ha de ser el mismo.
  • Desincentivar activamente el uso el coche en el centro de la ciudad, empezando los responsables municipales ellos mismos por dar ejemplo.
  • Cumplimiento decidido de la ejecución de las propuestas desarrolladas en el PMUS de Logroño (las ciclistas y de pacificación puedes descargarlas aquí), en los plazos correctos y con la dotación presupuestaria necesaria, no sólo medidas testimoniales y puntuales cara a las elecciones, sino una transformación en profundidad buscando el bien común para la ciudad y las gentes que la habitamos.

 

Logroño “muy accesible e inclusivo”

Recientemente pudimos conocer a través de la excelente iniciativa AlCurroenBici este vídeo en que pueden apreciarse las dificultades de cualquier persona que tenga que llegar al polígono Cantabria de Logroño a trabajar y no disponga de coche.

Preguntado ante su inmovilismo al respecto una vez más el Ayuntamiento de Logroño, la contestación municipal ha sido la misma que han dado siempre también al colectivo Logroño en Bici: pregunte en la ventanilla de al lado – esto no es de nuestra competencia. Plan de Movilidad Urbana Sostenible, Plan de Infraestructuras, Plan Estratégico Logroño 2020, áreas de movilidad “sostenible”, seguridad ciudadana, seguridad vial, prevención de riesgos laborales, movilidad a los centros trabajo… en la práctica, para no actuar, el Ayuntamiento de Logroño se pasa la pelota con la Comunidad Autónoma, la Comunidad con el Ministerio de Fomento… y mientras tanto, la casa sin barrer, o mejor dicho, la gente jugándose la vida para ir a trabajar.

Con una novedad: los responsables de la previsión y planificación, osease, el Área de Movilidad “Sostenible” del Ayuntamiento de Logroño, ahora culpan a los ciudadanos de Logroño de ser ellos los que incurren en una FALTA DE PREVISIÓN por no ir al polígono en coche… o en una línea de autobús urbano imposible. ¡Toma castaña!

Horarios bus L7 polígono Cantabria bus L7 polígono wikirioja

La única opción que la corporación municipal parece querer barajar pasa por la construcción del manido quinto puente sobre el Ebro en la prolongación de la calle San Millán y la urbanización-especulación subsiguiente. Cualquier otra propuesta planteada con anterioridad para mejorar el acceso ciclopeatonal, ya sea a cada área competencial o demandando coordinación entre administraciones: por la carretera de Mendavia LR-131, por el puente de la circunvalación LO-20/A-13 o cualquier otra alternativa ha sido sistemáticamente desconsiderada.

Sin embargo, el puente de la prolongación de calle San Millán, propuesto para la fase final del cochista Plan de Infraestructuras 2013-2025,  completamente desvinculado del Plan de Movilidad Sostenible, parece más que nunca de improbable construcción dada la actual coyuntura político-económica. Con financiación basada, como el soterramiento, en la especulación de terrenos dado el arrasamiento de lo público con las políticas de austericidio, conviene recordar que el anterior plan de infraestructuras 2005-2015 no alcanzó ni un 20% de cumplimiento de sus proyectos.

13702451

Qué bonito (y caro) dibujo… como los estudios y proyectos

Todo este papel mojado sirve para sacarse fotos, muchas fotos, generar más papel mojado a sabiendas de que nunca se cumplirá, y que desinformados ciudadanos crédulos y votantes fieles se lo traguen todo, con el conturbenio de los medios controlados con dinero público por supuesto….

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Faltarían para el inicio de estas actuaciones al menos 10 años en el mejor de los casos, si es que alguna vez se llevaran a cabo.

En la actualidad, técnicos y políticos se niegan a acondicionar un acceso peatonal por la vía de servicio del puente de la circunvalación que la gente ya utiliza, aduciendo que es “imposible”.

¿Mientras tanto, cuántas vidas en juego todos los días o noches de gente que no va en coche oficial, sostenibles señores concejales, sostenible alcaldesa? utilizar a los vecinos para rentabilizar políticamente cualquier mínima actuación