Posts Tagged ‘campaña convive’

Ciclistas de cartón, coches reales. Ciclistas reales, políticos sordos.

La aparición el último mes de ciclistas de cartón por las calles de Logroño sobre triciclos del parque infantil de tráfico resulta una magnífica metáfora de las relaciones con la ciudad de este ayuntamiento.

Si bien la campaña tiene el aspecto positivo de intentar actuar en el lugar donde se genera la peligrosidad del tráfico: en la calzada por la entrega de la ciudad a la arrolladora omnipresencia del automóvil privado, en realidad para lo que esta campaña de imagen infantilizadora sirve es para, desviando la atención, seguir sin actuar sobre el trasfondo de la ordenación de la ciudad. Como tristemente demuestra el alarmante incremento del número de atropellos, por más que los responsables en la materia lo intenten maquillar o distraer. En su lugar se culpa a las víctimas, ciclistas (¡irresponsables!, generadores de conflictos) o a las personas mayores (¡que es que pasan distraídos! y necesitan vigilantes voluntarios). ¿Hola? ¿Hay alguien ahí?

ciclistas de cartón 2014

Esta nueva campaña de la que el colectivo de ciclistas urbanos de la ciudad recibe conocimiento oficial cuando ya ha comenzado, corre el riesgo de quedarse en una nueva operación de imagen municipal, de alcance más que discutible y coste desproporcionado, que resulta estremecedoramente esclarecedora cuando se pone en su contexto:

  • Se tienen que buscar ciclistas de cartón o apoyos en las peñas ciclistas deportivas mientras, en el actual clima institucional de degradación democrática, se intentan marginar la voces ciudadanas críticas (de ciudadanía de carne y hueso, no de cartón) del colectivo ciclista urbano, en la línea de la ya tristemente acostumbrada criminalización autoritaria de la protesta. Si no les damos jabón, entonces somos unos antisistema.
  • Las Ordenanzas Municipales de lugares de referencia para la movilidad sostenible como Barcelona ya recogían en el año 2001 la impracticabilidad de lograr una separación de 1,5m en ciudad. Desde entonces, esta ordenanza ha sido modificada y ampliada otras dos veces. Sin embargo Logroño aterriza ahora, ¡en 2014!… en sentido contrario. ¿No puede hacerse algo mejor que  limitarse a pedir una ejecución estricta de esta medida del código de circulación, pensada para los ciclistas en carreteras? La separación de 1,5m resulta a menudo impracticable en ciudad; el propósito se alcanzaría si en realidad se ejecutasen otras medidas reales y posibles (urbanísticas, de regulación, de gestión de la movilidad) que protejan al ciclista en viales urbanos. Y NO estamos hablando de carril-bici.
  • El concepto de participación del gobierno municipal consiste en solicitar apoyo a sus campañas unilaterales una vez que éstas han comenzado.  La desfachatez acostumbrada del “vernos para hacernos una foto”, sin sonrojo alguno. Confundir participación con servilismo a su corrupta red clientelar de favores mutuos.
  • El Ayuntamiento de Logroño, en su lugar, planifica eliminar vías ciclistas compartidas,  construye más peligroso carril-bici aunque sea a título testimonial (se acercan elecciones) y vuelve a expulsar a los ciclistas enviándolos a las aceras en sus nuevas planificaciones (como en el proyecto para la Glorieta del Dr. Zubía)
  • Los políticos locales en el gobierno apoyan contradictoriamente medidas como la declaración municipal en contra del casco obligatorio en todos los recorridos urbanos, para hacerlo obligatorio en sus actividades y, acto seguido, en Madrid defender todo lo contrario, apoyando la involutiva nueva Ley de Tráfico, que retrotrae la paupérrima ordenación española de la movilidad ciclista otros treinta años al pasado según la Federación Ciclista Europea. Y nos lo van a vender como un gran avance.
  • Mientras el Ayuntamiento de Logroño dedica miles de euros de dinero público a sacar ciclistas de cartón a la calle, el movimiento social de ciclistas urbanos de Logroño (de carne y hueso), Logroño en Bici, ve desatendidas sus demandas de que el Ayuntamiento acondicione un local de su propiedad del que es responsable, donde poder desarrollar sus actividades de forma mínimamente digna. Actividades como el Punto de Autorreparación de Bicicletas, de desde hace 4 años lleva prestando servicio libre y abierto a los usuarios de bicicletas en la ciudad.
1.5m de respeto

Estas campañas son positivas, pero están pensadas para los ciclistas de carretera… y desde luego no son nada nuevo

 

Por el contrario, propuestas ciclistas:

  • Los ciclistas de Logroño reclamamos nuestro derecho democrático a participar en el diseño de las medidas que nos afectan, que nuestro punto de vista sea escuchado y nuestras necesidades tenidas en cuenta por alguien competente que las entienda y las pueda compartir (porque se mueva en bicicleta). No sólo a “hacernos la foto” aprovechada con el concejal de turno y a ser manipulados por la maquinaria mediática pública y privada puesta a su servicio.
  • La aplicación de conceptos como la “ciudad 30” o el de la promoción de calles de plataforma única, conquistados en el nuevo reglamento de circulación, han de llevarse a término cuanto antes, más allá de las dos o tres calles señalizadas simbólicamente como zonas pacificadas, que siempre lo fueron de facto y de nuevas peatonalizaciones donde no se toma en cuenta el tráfico ciclista. La receta es sencilla: Más espacio para las formas de transporte sostenible, andar, bicicleta y transporte público, menos para el coche.
  • Dar prioridad a la circulación de bicicletas en calles de un sólo carril, recoger en la normativa municipal, no en un consejo en un folleto, el derecho a circular por el centro del carril cuando las circunstancias lo aconsejen. Como ya lo hacen desde hace años muchas grandes ciudades gobernadas por el mismo partido que Logroño.
  • Fomentar el tráfico compartido en coexistencia, sin alentar la imagen de la bicicleta como conflicto o peligro. Aplicación de la modificación de la Ordenanza Cívica señalizando correctamente el tráfico ciclista bidireccional. Compartición de espacios y promoción del modelo de ciudad ciclista y peatonal que ha de ser el mismo.
  • Desincentivar activamente el uso el coche en el centro de la ciudad, empezando los responsables municipales ellos mismos por dar ejemplo.
  • Cumplimiento decidido de la ejecución de las propuestas desarrolladas en el PMUS de Logroño (las ciclistas y de pacificación puedes descargarlas aquí), en los plazos correctos y con la dotación presupuestaria necesaria, no sólo medidas testimoniales y puntuales cara a las elecciones, sino una transformación en profundidad buscando el bien común para la ciudad y las gentes que la habitamos.