Posts Tagged ‘espacio público’

INFORME LeB: Un año de convivencia (a)probada en Portales

La convivencia funciona.

Recientemente se cumplía un año del fin de la “batalla de Portales”, por la que tras 10 años de lucha social y presión ciudadana se conseguía que el Ayuntamiento de Logroño finalmente procediera a normalizar la convivencia ciclopeatonal en la calle Portales, señalizando convenientemente la bidireccionalidad de esta vía ciclista, vital para la movilidad en bicicleta en nuesta ciudad. Se regulariza así el uso cotidiano que las personas que nos desplazamos en bici por Logroño veníamos haciendo de manera lógica de esta calle como eje natural Oeste-Este a lo largo del Casco Antiguo.

Por fin se reconoce el uso real de la bici en Portales como “calle tranquila”… ¡poner esto les ha costado 10 años!

La calle Portales es la ruta tranquila más natural para atravesar andando o en bici la parte vieja de la ciudad, como venía demostrando con muy baja conflictividad el sentido común de la ciudadanía de Logroño. En una población en la que algunos de sus técnicos municipales más reaccionarios siguen obsesionados con entregar prioritariamente el espacio público de la ciudad al tráfico a motor, incluso en su casco histórico, Portales constituye hasta el momento la única alternativa ciclista “legal” a la peligrosa Calle Norte, que funciona en la práctica como una circunvalación interior con abundantes problemas de ruido, velocidad y densidad de tráfico motorizado.

Prueba de la bondad de la medida es la ausencia de incidentes significativos durante más de un primer año de regularización de esta solución convivencial, educativa en la coexistencia tranquila entre los modos de transporte más sostenibles (caminar y bicicleta), por otra parte sobradamente probada y conocida a través de décadas de aplicación en ciudades europeas, pero que el providencial conservadurismo del gobierno logroñés no aceptaba incorporar. Han sido 10 años de revindicación histórica y batalla constante por parte del Colectivo Logroño en Bici (casi desde sus orígenes) para que el Ayuntamiento recogiera el uso real que su ciudadanía demandaba y venía ya poniendo en práctica desde mucho tiempo atrás.

Una reivindicación histórica de la gente que usa la bici para moverse por la ciudad.

Durante estos años hemos vivido cambios legislativos para adelante y para atrás (como las tristemente célebres “Ordenanzas Cívicas” promovidas por Juan Ignacio Zoido, actual Ministro del Interior, cuando era presidente de la FEMP, pioneras en el recorte de tantos derechos civiles, políticos y sociales como sufriríamos después). En el Logroño biempensante sería el ala más conservadora del Partido Socialista quien haría el favor al establishment de impulsarlas, atacando entre otros usos del espacio público la presencia genérica de bicicletas. “Ni nosotros nos hubiéramos atrevido a tanto” celebraron los concejales del PP en el Pleno de su aprobación. Serían aquellos 32 colectivos que se levantaron ante los incívicos abusos reglamentadores de la Ordenanza, aquellos a los que la infamia de Concha Arribas (PSOE) calificaba como “un grupúsculo de jóvenes pintorescos”,

Acampada Logroño 15M, mayo de 2011 los mismos jóvenes que pocos meses después se convertirían por todo el país en el movimiento 15M, cuando el estallido de indignación ciudadana ante la “crisis-estafa” de políticos corruptos y banqueros llenaría calles y plazas y marcaría el mayor acontecimiento político democrático de las últimas décadas.

Asamblea Logroño 15M, mayo 2011

El Partido Popular ganó aún las elecciones y pese a las vacías declaraciones de intenciones, tendríamos que esperar hasta marzo de 2013 para que se consiguiera la reforma del artículo 13.5 de la Ordenanza Cívica por uno de los pocos políticos locales capaces de subirse a una bicicleta (Jesús Ruiz Tutor, concejal de Medio Ambiente), aunque con un “fleco” importante: se normalizaría el doble sentido ciclista en las “calles de prioridad invertida” (prioridad no motorizada sobre motorizada)… sólo en las que se señalizaran para ello, en vez de hacer del coche la excepción en las “calles tranquilas” como se ha hecho en otras capitales. Un reto que probó ser demasiado para los técnicos municipales que diseñan la ciudad ciclista sin usar la bici en ella (o a juzgar por los resultados, puede que incluso sin jamás haberse subido a una).

La batalla jurídica desatada entre intereses privados espurios (amparándose torticeramente en una legislación antediluviana) y las avanzadas ordenanzas municipales de los Ayuntamientos de Sevilla y Zaragoza, a falta de un nuevo Reglamento General de Circulación secuestrado por los sucesivos gobiernos estatales de PSOE y PP sin actualización desde 2003, proporcionó a sus detractores la excusa perfecta para seguir sin apostar por el desarrollo de la movilidad ciclista en Logroño. A día de hoy, un RGC que recoja la realidad de los usos de movilidad actuales sigue sin promulgarse. Años de vacío legal, corrupción en la DGT, indefensión y normativa desfasada que los ayuntamientos intentan compensar exprimiendo su autonomía local a golpe de Ordenanzas. Aquellos que lo intentan, en Logroño no es el caso.

Y llegó el PMUS.

A pesar de las abochornantes campañas mediáticas, “las estrategias integrales de fomento de la bicicleta” sin contenido, y los anuncios tan constantes como falsos de solución inmediata por parte del gobierno municipal del PP, las esperanzas de los ciclistas de Logroño recaerían en intentar impulsar un Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS) más ambicioso que el plan de mínimos que el Concejal de Movilidad Sostenible, (Angel Sáinz Yangüela, PP) encargó in extremis como un mero trámite destinado a la obtención de subvenciones al oligopolio local del transporte público, y que acto seguido procedería a enviar directo al cajón sin intención alguna de llevarlo a cabo, como demostraría sin dejar lugar a duda con el paso del tiempo el incumplimiento por el gobierno municipal del PP de sus principales ejes, planes, programas y medidas.

El trabajo fue intenso y obligó al Colectivo LeB a reorientar sus limitados recursos a una tecnificación forzosa que nos alejaba de nuestras acciones de calle, educación y sensibilización, pero una responsabilidad inevitable pues se estaban decidiendo el futuro  y el modelo de la ciudad para muchos años.

Paradójicamente, antes del diagnóstico del PMUS, el Ayuntamiento aprobaría el Plan de Infraestructuras de la Ciudad de Logroño (PICL 2011-2025), ampliamente criticado desde numerosos ámbitos ciudadanos por su planteamiento exclusivamente “cochista” de grandes infraestructuras, barreras urbanísticas y caros artificios “peatonales” para intentar salvarlas a posteriori (pasarelas peatonales que se prometerían a las personas vecinas inmumerables veces pero que con la conveniente excusa de la “crisis” no se construirán jamás – como las de El Arco, Las Norias o La Ribera).  Es el mundo al revés: como si primero se decicidiera qué vamos a construir (con un plan de infraestructuras) y después la ciudad se preguntara qué hacía falta construir (analizando las necesidades de movilidad con un PMUS).

La incapacidad técnica municipal para la sostenibilidad, la falta de voluntad política y la ausencia de dotación presupuestaria que se traducen en el incumplimiento de los principales programas del PMUS de Logroño (aprobado por unanimidad) por parte del gobierno del PP requieren una reflexión detallada aparte. Aún en esas condiciones, el equipo técnico redactor presentó como medida inicial para el arranque del Plan, divulgativa, educativa y de coste mínimo, la señalización ciclista bidireccional inmediata de todas las calles de plataforma única (acceso motorizado restringido, “peatonales”) EN DICIEMBRE DE 2013.

Sin embargo, la dejación política y técnica municipal supondría que aún tendríamos que esperar tres años y medio más, hasta junio de 2016 para que el Ayuntamiento de Logroño colocara las pegatinas “EXCEPTO BICICLETAS” y habilitara el resto de señalización para reconocer su uso habitual, solo en Portales.

Incumplimientos y años perdidos, campañas de multas en periodo pre-electoral y caza al ciclista en Logroño.

A pesar de que el PMUS fuera aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos en diciembre de 2013, la inacción del gobierno municipal por la movilidad sostenible obligaría a todos los partidos de la oposición a solicitar de nuevo la puesta en marcha inmediata del Plan en Pleno municipal dos años después de aprobarse éste (2015). Las huecas campañas mediáticas para el control de la opinión pública en las que el PP está especializado se sucedían con tanta intensidad como escaso era el calado real de las medidas adoptadas, mientras seguían sin cumplirse los programas. Como colofón a la legistatura perdida de Yangüela (2011-2015) para la Movilidad sostenible en Logroño, llegarían por contra las campañas de multas indiscriminadas desatadas en pleno periodo pre-electoral, una auténtica “caza al ciclista” a la búsqueda del voto más reaccionario e intolerante, con circulares internas a la Policía Local exigiendo sanciones e incluso con el mismo comisario político del PP, el polémico Fernando Fernandez Beneite, colocado arbitrariamente al mando de la Policía Local de Logroño como premio a los salvajes actos de represión policial de la protesta ciudadana en la huelga general del 14N cuyo dispositivo de antidisturbios comandaba,  quien saldría en persona a imponerlas a primera hora a pie de calle incluso contra el criterio de los propios agentes bajo amenaza de expediente. Padres llevando a sus hijos al colegio, profesores, trabajadores, estudiantes… pocos se libraron de la oleada de terror contra el uso de la bicicleta desatada en Logroño.

Mientras el miedo a las sanciones se extendía, y no pocas personas desistían de usar la bici para sus desplazamientos habituales por el centro, el episodio alcanzó tintes delirantes en las semanas previas a las elecciones municipales de 2015, con el gobierno municipal del Partido Popular volviendo a prometer en campaña todo aquello que había estado incumpliendo impunemente a lo largo de toda su legislatura y que ya prometiera cuatro años antes.

Surrealismo ibérico

La indignación ciudadana crecía otra vez ante el absurdo e incompetencia municipales, protestas, dignos ejemplos de desobediencia civil, bicifestaciones, acciones sobre el subconsciente colectivo, apoyos políticos diversos, y un encendido debate público se sucedían, entre intervenciones artísticas o ciberacciones en redes:

Intervención artística de D. Azpurgúa en La Gota de Leche

Las bicicletas reclaman Portales

Bicifestación en abril de 2015 reclamando el doble sentido ciclista en Portales

Finalmente, puede que como resultado de los sucesivas denuncias por casos de corrupción y arbitrariedades que desembocaban en reiteradas peticiones públicas de dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, puede que como consecuencia del eterno conflicto abierto en el seno de la Policía Local de Logroño  (conflicto laboral, político por su control o simplemente de poder) o quizás por otras causas, el goteo de multas se extendió hasta junio de 2016, pero ésta fue ya la gota que colmó el vaso de la indignación ciudadana. La definitiva decisión política había llegado en febrero de de 2016, consiguiendo instar (para el mes de abril del mismo año) a los reticentes, obstruccionistas, desorientados e incapaces técnicos a habilitar el doble sentido ciclista en la calle, junto con la hostilidad de miembros de la Policía Local que continuaban multando arbitrariamente incluso cuando ya se había promulgado una definitiva resolución de alcaldía, hasta el extremo de que el colectivo LeB tuvo que difundir el documento a través de sus redes sociales para que las personas en bici pudieran llevarla encima a modo de salvoconducto ante el acoso policial.

Todavía a día de hoy existen elementos en la Policía Local que parecen disfrutar de ejercer abuso de poder hostigando a las personas en bicicleta, alardeando chulescamente de haber sido quienes despachaban sanciones hasta el último minuto cuando el doble sentido de circulación ya estaba aprobado; incluso tienen la indignidad de atribuírse el “mérito” de que la situación cambiase… a golpe de multas a los ciudadanos que afirman servir y proteger.  Logroño en Bici recibe periódicamente informes de actuaciones que parecen buscar dificultar la movilidad ciclista en las calles más tranquilas aplicando a rajatabla el anticuado código de circulación a sabiendas de que está tan desfasado que la forma de la ley no recoge los usos de hoy, obligando a desmontar a ciclistas locales y forasteros en el casco antiguo hasta en calles cortadas al tráfico a motor por obras, amonestándoles injustamente por atravesar la Plaza (aunque lleguen de atravesar media Europa, o media Península por el Camino de Santiago… en Logroño deben desmontar de sus bicis), forzándoles a efectuar rodeos absurdos que imposibilitan la fluidez de los itinearios ciclistas, o recreándose en su abuso de autoridad para crear problemas donde no los había, exponiéndoles a situaciones de mayor peligro desde otras en las que no existía ninguno mediante la aplicación inflexible, desproporcionada e irracional de la norma motorizada, actuando incluso contra el espíritu de la ley, sabiendo que no toma en cuenta las características propias de la creciente movilidad en bicicleta.

Polis buenos, polis malos… En mayo de 2014 la Policía Local patrullaba en bicicleta en los dos sentidos sin problema. Otros hacen todo lo posible por imposibilitarlo. Foto: Diario LaRioja.

Esto sí que era una buena calle, y no tan peligrosa como está ahora, con tantos peatones… pensarán algunos… ¡y hasta bicicletas! Si por algunos forofos cochistas fuera, Logroño seguiría así todavía.

Ahora contra la bicicleta, como en su día contra las peatonalizaciones

La convivencia en “calles tranquilas”, siempre con prioridad del peatón frente a la bici, y de ésta sobre el tráfico a motor, aún no reconocida, tan fácil de implementar como dificultades e impedimentos se buscaron intencionalmente para su puesta en marcha por parte de quienes debían llevarla a cabo (siempre optando por los criterios técnicos, económicos, jurídicos… más involucionistas y restrictivos), se demuestra como una convivencia posible que prueba ahora su previsible efectividad. El proceso es análogo a las resistencias que se produjeron ante las primeras peatonalizaciones (cuando la calle General Mola y la Plaza del Mercado estaban llenas de coches, y si se peatonalizaban no pocos malauguraban que el comercio se hundiría, los bares cerrarían y desaparecería la calle Laurel…). Son las instituciones públicas las que deberían liderar los cambios y promover la divulgación, concienciación, flexibilidad y tolerancia  necesarias para los cambios por la sostenibilidad y la mejora del espacio público hasta que las personas que habitamos la ciudad podamos incorporarlos y disfrutemos de los beneficios para el bien común que proporcionan estas transformaciones, imprescindibles en el presente escenario de cambio climático y transición energética en el que ya nos encontramos. Sin embargo, en nuestra ciudad se dedican precisamente a lo contrario.

Si por algunos fuera, Portales seguiría siendo “General Mola”. Y muchas calles más cuya ignonimia franquista siguen preservando, evidenciando las antidemocráticas actitudes de los herederos políticos de la dictadura.

Se hace indispensable para reducir emisiones, atropellos y siniestralidad sacar COCHES (que no el coche), al menos del centro de la ciudad. El automóvil y los problemas que acarrea no pueden ser ya el centro del diseño urbano, sino un mero invitado en las “calles tranquilas”, atendiendo claro está las lógicas necesidades de residentes, accesibilidad, comercio, vehículos especiales y de emergencias. Invertir la pirámide para priorizar (por orden creciente) el transporte público, promover los viajes en bicicleta y preservar los desplazamientos a pie, la mayor riqueza de nuestra movilidad ibérica.

La plaza de San Agustín, el mismo aparcadero que sigue siendo cada mañana con la carga y descarga, solo que entonces permanente…

Y la Plaza del Mercado, un buen estacionamiento de coches, que es lo que mis votantes demandan. Hasta que no nos lo pidan no cambiaremos nada. En coche a todas partes y hasta el mismo centro. Para eso somos españoles. Con un par, como dios manda.

 

La lucha por el espacio público es una batalla constante…

…cuánto mejor estaba con los coches, ¡a dónde vamos a ir a parar en Logroño  con estos radicales ecologistas que piden mejorar el espacio público!

Hay cosas que no han cambiado mucho, por muchos chapones azules S-28 de “zona residencial” que se pongan destrozando la estética del Casco Antiguo…

Privatización, turistificación y gentrificación, nuevos peligros para el espacio público logroñés que vienen de lejos.

…aunque Portales no era muy diferente a ahora, antes de ser devorada por el coche.

La “Calle Mayor” de la película de Juan Antonio Bardem (1958), hoy como entonces escenario durante años de una broma cruel del Logroño más reaccionario y provinciano, que hoy en día aún pervive instalado en sus instituciones.

 

Conclusión: una ciudad mejor, más amable, habitable y segura.

Sólo desde la exigencia democrática de una ciudadanía consciente, se podrá desbloquear el atraso histórico de Logroño en urbanismo y movilidad frente a, no ya ciudades europeas de referencia, sino a los núcleos urbanos de nuestro entorno más cercano que sí han apostado por la sostenibilidad en la Movilidad de las personas, no tan sólo el Tráfico de vehículos y mercancías. Recuperar para la vida el espacio público con vías urbanas en las que empezar a considerar el coche como un invitado problemático, no el protagonista principal o único. Es el cambio de paradigma modal por el cual deja de situarse el automóvil privado en la cúspide de prioridades del ecosistema urbano y el objeto central en el diseño y planificación de la ciudad. Muchas ciudades han hecho los deberes y llevan años aplicándolo. Logroño por contra se ha quedado muy por detrás de todas las capitales de su entorno inmediato. Lo peor es que los causantes no parecen dispuestos a hacer otra cosa. Urge un Pacto Ciudadano por la Movilidad y el Espacio Público, una cuestión transversal que beneficiaría a toda la ciudad.

Cambio de paradigma modal en la movilidad

Consejos ciclistas para la convivencia ciclopeatonal segura en las “calles tranquilas”.

  • ¿Peatones? ¿Ciclistas? No, personas en bici, personas a pie.
  • La coexistencia entre personas en bici y caminando es una oportunidad para el cambio cultural que restaure el uso perdido de la bici en la ciudad. ¡Favorécelo con respeto mutuo!
  • Portales es calle de “acceso motorizado restringido”, pero cuenta con banda de rodadura y “aceras” diferenciadas en el pavimento. Circula mejor por el centro de la calle.
  • Reduce mucho la velocidad, y adecúala a las condiciones de densidad peatonal. Si hace falta, no pasa nada por bajarse y empujar. También tenemos pies.
  • Ponte en lugar del otr@. Comunícate. Establece contacto visual, especialmente si hay niños o personas vulnerables cerca. Cruzando dos miradas (niño/a – padre/madre – niña/o) puedes hacer saber que los has visto y todo estará bien.
  • Establece trayectorias previsibles, lo más rectas y suaves posibles. Be water my friend!
  • Procura no cortar la trayectoria de los peatones. Siempre que puedas, cruza por detrás para no alarmarles.
  • ¡Mide!: Maximiza la separación disponible, pasando por el punto medio entre otros dos.
  • Sepárate al menos un metro de los caminantes, de los accesos y fachadas. Si pasas más cerca, igual no deberías estar ahí. Busca una ruta alternativa por otra calle, desmonta o espera para pasar.
  • Prevé lo imprevisible: niños, animales, juegos… pueden cambiar rápidamente de trayectora. Anticipa.
  • Sé amable, colabora con una actitud informativa y con educación. No respondas a las provocaciones, si las hay. Ten en cuenta que la percepción de peligro (como para montar en bici por la ciudad) es muy desproporcionada frente a la realidad. La bici aún sorprende en un país que perdió su uso urbano muchos años atrás.
  • Más ciclistas en la calle hacen la calle más segura, y la convivencia más habitual y natural. Pero la prioridad en espacios compartidos es peatonal. Y debiera serlo de los ciclistas sobre los motorizados.
  • Es más importante CÓMO se va que POR DÓNDE se va, pero la acera (a no ser que seas un menor con una bici clasificada como juguete) la acera es siempre, siempre peatonal.

#Biciudad01_Invierno. Paseos urbanísticos estacionales.

img-20170220-wa0004

Día y hora: sábado 25 de febrero a las 11:00 de la mañana
Punto de salida: Plaza del Mercado (Catedral) – Logroño
Punto de llegada: Plaza del Ayuntamiento de Logroño
Duración aproximada: 2 horas
Recorrido aproximado: 7 km
¿Qué necesitas para participar?: Una bicicleta u otro medio no motorizado.

biciudad01_invierno-itinerario

Itinerario previsto

Paradas:
1. Ribera. Presenta Ana Palacios, arquitecta técnica Ayto Logroño.
2. Campus. Presenta Nuria Pascual, Dra. Geografía UniRioja.
3. Los Lirios. Presenta Jesús Marino Pascual, arquitecto-urbanista.
4. Madre de Dios. Presenta Alfonso Troya, coordinador Proyecto ICI.

img-20170220-wa0002

Si quieres saber más sobre #Biciudad01, échale una ojeada al resumen del anterior recorrido aquí.

img-20170220-wa0003

#Biciudad01_Otoño – Resumen del primer recorrido.

Resumen informativo del primer paseo urbanístico Biciudad01_Otoño, publicado en conjunto con el blog urbanistasdelarioja.wordpress.com de la Agrupación de Arquitectos Urbanistas del COAR.

logo01_otono

El pasado 26 de noviembre llevamos a cabo el primer recorrido (OTOÑO) por el noroeste de la ciudad. Con un viento frío y una lluvia intermitente, a las 11:00 salimos desde la Fuente Murrieta.

salida

PALAZZINAS

La primera parada del recorrido se realizó en el Parque Miguel Hernández, donde Julián Torres nos comentó la transformación urbanística de los antiguos cuarteles de artillería mediante el Plan Especial redactado por Rafael Moneo y que alberga diferentes tipologías de vivienda, entre las que se encuentran las Palazzinas que dan el nombre popular a este singular fragmento urbano.

palazzinas

.

EL CUBO

En la segunda parada del recorrido, en el Mirador ubicado en la confluencia de las calles Carmen Medrano y General Urrutia, Alvaro Foncea nos comentó las principales características urbanas del barrio “El Cubo”, cuyo planeamiento urbanístico se aprueba en 1995.

parada-el-cubo

Se trata de una ordenación de cierre de la trama urbana al noroeste de la ciudad, con un uso residencial colectivo, delimitado por dos elementos estructurantes (río Ebro y trazado ferroviario) y la ciudad existente hasta el momento. Una de sus virtudes es que la trama propuesta logra una conexión eficaz con la ciudad existente, estableciendo una especie de simbiosis con aquella: el nuevo barrio aporta zonas verdes (parque del Cubo) y utiliza las dotaciones de la ciudad existente (educativas como Vicente Ochoa o Escultor Daniel, o sanitarias como Centro de Salud de Gonzalo de Berceo).

Presenta una densidad media de unas 60 viv/Ha que permite una suficiente mezcla de usos (al menos en la zona más céntrica del mismo). Por el contrario los bloques de vivienda más alejados carecen de comercio de proximidad, y las calles secundarias han quedado casi como espacios residuales dedicados mayoritariamente al aparcamiento de automóviles.

.

UNOS APUNTES SOBRE MOVILIDAD

 

Desde la misma parada del mirador de El Cubo, Julio Romero, del colectivo Logroño en Bici realizó una interesante aportación:

Desde este punto podemos observar lo interesante que son, desde el punto de vista de la movilidad ciclista, actuaciones urbanísticas que integran con transiciones “blandas” desde la calzada otros espacios compartidos de uso ciclista y peatonal, como puede verse en la dotación de aparcabicis del mirador o las calles en “plataforma única” de las viviendas en baja densidad colindantes. En toda actuación se debiera tomar en cuenta la accesibilidad para usuarios de vehículos no motorizados (rampas, rasantes, bordillos, rígolas, etc.).

vista-mirador-el-cubo

El mirador del Cubo es un excelente punto para observar diferentes tipologías de vías ciclistas implementadas en distintos períodos. Aunque están disponibles diferentes técnicas para dar respuesta a cada situación, no siempre las soluciones empleadas resultan las más acertadas. Desde este punto podemos observar:

  1. La “senda ciclable” del Parque del Ebro (señales verdes rectangulares), que habilita recorridos eminentemente de ocio por zonas verdes, pero que no integran a la bici en la ciudad, sino que tienden a expulsarla.
  2. Vías ciclistas segregadas, mayormente aceras-bici construidas contra el espacio peatonal para no restar ninguno al coche, con graves carencias de continuidad y lamentable estado de conservación. Pasos ciclistas de señalización cuestionable y deteriorada. Radios de giro imposibles.
  3. Vías ciclopeatonales compartidas con señalización blanda (tachuelas de goma), más interesantes y educativas en el respeto mutuo entre usuarios. GR-99 Camino Natural del Ebro. Sin continuidad sobre la pasarela lateral peatonal del nuevo puente de Sagasta. Al otro lado del Ebro, discontinuidad y segregación innecesaria. La pasarela del Parque del Ebro, sin embargo, constituye un excelente recurso ciclopeatonal para facilitar la conexión segura y directa de los barrios de San Antonio y el Campillo con el centro urbano. Aunque no hace tantos años desde que dejara de prohibirse atravesarla en bicicleta…

Urbanismo y movilidad van siempre unidos, pero podemos observar la escasa consideración con que se trata en la actualidad en el ecosistema urbano de Logroño a los medios más vulnerables y no motorizados. Pese a un discreto impulso inicial hace unos años por fomentarlos y recuperarlos (peatonalizaciones, itinerarios ciclistas, calles en plataforma única…), las planificaciones erráticas (acera-bici) y el posterior incumplimiento de los programas de movilidad peatonal y ciclista en los grandes planes de ciudad (Plan Estratégico 2020, PICL, PMUS, PAES…) se traducen en la falta de desarrollo de una red eficaz de vías ciclistas e itinerarios peatonales, y en el práctico abandono de las existentes. Por más que los modos no motorizados resulten las soluciones de movilidad más eficientes y sostenibles y permitan generar un espacio urbano tranquilo y más seguro. Por más que el futuro de la ciudad viva camine ya hacia ellos, pues son los que contribuyen al derecho a una ciudad más amable y habitable.

Otro modelo de ciudad, y por tanto de movilidad y urbanismo, es posible (y deseable) en Logroño.

.

EL CAMPILLO

parada-el-campillo

Para nuestra tercera parada nos refugiamos del frío viento detrás de uno de los primeros edificios residenciales de El Campillo, entre las calles Vicente Ochoa y San Ignacio de Loyola. Desde ahí, Borja López comentó tres aspectos de esta parte de la ciudad:

El Campillo, el salto planificado de la ciudad hacia el norte del Ebro, sirvió de excusa para hablar de los inconvenientes que han de afrontar los primeros vecinos de aquellos barrios nuevos que están separados del resto de la ciudad por alguna barrera física, en este caso el río. La baja densidad prevista (40 viviendas por hectárea) que, además, no se ha alcanzado aún, limita también las posibilidades de que florezca la vida urbana en sus amplias calles.

el-campillo

Los complejos deportivos de Adarraga y Las Norias nos permitieron tratar el tema de si son preferibles grandes equipamientos al servicio de toda la ciudad o sería mejor disponer pequeños equipamientos deportivos insertados en los barrios. La elección no es fácil, pues existen ventajas y desventajas en los dos casos: grandes equipamientos como las Norias son más eficientes en cuanto al mantenimiento y posibilitan mejores instalaciones por su escala, siendo además, un lugar de encuentro de toda la ciudad; por el contrario, generan una movilidad obligada desde todos los puntos de la ciudad.

Por último, se habló de la fallida Ecociudad Motecorvo, ejemplo de operación inmobiliaria disfrazada de sostenible para poder edificar en un monte protegido. Además, el único argumento “ecológico” de su diseño era la autosuficiencia energética de los edificios, mientras crea múltiples problemas: movilidad forzada, aislamiento del resto de la ciudad, homogeneidad demográfica y social, impacto paisajístico, etc.

.

 

SAN ANTONIO

En la cuarta y última parada del recorrido, Pedro Soto nos comentó ciertos aspectos relacionados con el actual Barrio de San Antonio.

La elección de la localización se corresponde dentro del recorrido a diversos enfoques:

  • En primer lugar poner en valor el acceso norte tradicional a la ciudad (El Camino de Santiago, las carreteras de Laguardia y Oyón…) tan difuminado en la actualidad por el propio crecimiento de Logroño hacia el sur, y ensombrecido, además, por la predominancia del eje viario oeste-este (Burgos-Zaragoza) paralelo al río Ebro. La importancia igualmente de esos accesos, de ese conjunto de vías tradicionales, dentro de la estructura viaria de la Rioja-Alavesa (muchas veces parece como si la ciudad solo se relacionara viariamente hacia la margen derecha del río, cuando la estructura orgánica del territorio denota claramente una espectro de influencia más “radio concéntrico”):

    mapa-lo

    Asimismo, ese acceso norte, acceso a través de los puentes, y que pese a esa condición secundaria, es el que ofrece para el imaginario colectivo la fachada urbana que más se reconoce de la ciudad; la que la presenta más allá del Río.

    logrono-skyline

    Es representativo significar a estos efectos tanto el carácter simbólico del Cementerio a este lado del Río, “la ciudad de los muertos” frente a “la ciudad de los vivos”, el cruce del Río en el último viaje (El Aqueronte, la laguna Estigia…), el barquero (los puentes)…, como la sucesión de pequeños desarrollos urbanos hacia el norte, cara a la conquista de esta margen del Río por la ciudad

  • En segundo lugar, en consecuencia, el Río; el Río con sus dualidades: germen inicial de la población (agua, huertas…); cloaca y desagüe de la ciudad, y barrera que determina la expansión predominante hacia el sur (hechos que en conjunto hicieron que se reservara la margen izquierda para albergar los grandes equipamientos decimonónicos que habían de alejarse del casco urbano (Cementerio “1832”, Matadero “1910”); y en la actualidad, potencialidad a tener en cuenta en el futuro desarrollo de la ciudad (Zonas libres públicas de entidad, equipamientos deportivos significativos, nuevos crecimientos residenciales…).

    cementerio

    Inicialmente los crecimientos residenciales lineales vinculados a las carreteras de Oyón y Laguardia; entorno de esta, además, con un importante foco industrial, alentado a mayores por Bodegas Franco Españolas, y su grupo de viviendas de carácter racional y mínimo homónimo (Apraiz y Guinea). Después la colonización con los usos industriales (Polígonos de Cantabria) y con la sucesión de usos equipamentales deportivos: “La Playa”, la Hípica, el Adarraga, y finalmente “Las Norias”. Por último el salto residencial, tímidamente en “Ciudad Santiago” y hoy por hoy, con carácter expansivo en “El Campillo”.

    san-antonio-aerea

  • Por último, y a colación del grupo de Viviendas Franco-Españolas referido, significar el valor de esos grupos de viviendas sociales de la segunda mitad del Siglo XX, pasado; lógicamente con las limitaciones de ser una respuesta concreta a situación concreta (necesidad alojamiento inmigración obrera del campo a la ciudad) en este caso ligada también a la marginalidad.

    san-antonio

    Soluciones que beben directamente del Movimiento moderno, los estándares, el estudio de las necesidades mínimas: La Arquitectura al servicio de la función, la eterna diatriba ¿Forma o Función?; en las Unidades de Habitación y/o los poblados de la época, con ejemplos magníficos en todo el conjunto del país (Vegaviana “Fernández del Amo”, el Barrio de las Flores “Corrales y Molezún”…, de forma muy modesta representados igualmente en la Ciudad de Logroño (Casa Baratas, plaza del Coso, San José y Ballesteros…).

    colonias

    Ejemplos claros de arquitectura de mínimos con resultados perdurables y adaptables a lo largo del tiempo, modelos de ciudad alternativos; en conclusión:

    hacer una llamada al gusto por pensar las cosas, entender las necesidades sociales, económicas, la propiedad del suelo, en definitiva hacer ciudad, con modelos típicos, nuevos o reaprendidos, pero hacer ciudad, retomando el gusto por lo sencillo.

     

    FINAL DEL RECORRIDO

     

    Desde esta última parada, volvemos al centro histórico de Logroño, recorriendo una ruta más amable para el grupo ciclista por los paseos de ribera del Ebro, atravesando la pasarela ciclopeatonal del Ebro.

    A las 13:07, con una sensación térmica de 3,5 grados y sin ningún incidente en su desarrollo, cerramos esta ruta circular en la Plaza del Mercado, desde donde partirá a finales de febrero de 2017 el siguiente recorrido de esta edición de Biciudad01 (INVIERNO).

    Allí os esperamos.

¿Es Logroño una ciudad fácil para no tener que ir en coche?

Texto completo del artículo aparecido en Rioja2.com a raíz de la iniciativa Biciudad01. Respuesta apresurada a la pregunta de una periodista: ¿Es Logroño una ciudad amable para moverse en bicicleta?

155692663_fe83c69999_o

Busque las 7 diferencias con…

Logroño, 2016

…Logroño en 2016.                                      Respuesta: 7 veces más coches, mismo modelo.

Logroño cuenta con un potencial magnífico, por orografía, climatología, cultura popular y urbanismo, para que la apuesta por la sostenibilidad en movilidad fuera una de sus principales características, para ser una población que diera respuesta a estas necesidades de otra manera diferente que entregar la ciudad al coche omnipresente, que devora y destruye el espacio público. Seguimos atascados en un modelo urbano con una gestión de la movilidad atrasada y desfasada que, hoy por hoy, hace ya tiempo que resulta de todo punto insostenible. Para que nos hagamos a la idea, en nuestra ciudad aproximadamente entre el 70-80% del espacio no construido, se entrega en exclusiva al automóvil privado, para circular o estacionar, con los problemas que genera (enormes costes de mantenimiento, ruidos, contaminación del aire, velocidad, atropellos…)  El insoportable modelo de planificación actual encaja en el 20-30% restante a todos los demás usos: peatones, ciclistas, transporte urbano colectivo…, y cualquier iniciativa emprendida en nombre de la “sostenibilidad” se hace en contra de ese 20-30%, casi nunca contra la jungla del automóvil que es lo que en el fondo hace peligrosa la calle.
.
Preguntémonos si no cuántos íbamos al colegio andando no hace tantos años, y el porqué de las colas de coches a la entrada y salida del colegio de nuestros niños. ¿Qué modelo de ciudad queremos? Porque tanto puede diseñarse una ciudad para tener que vivir metidos en el coche para ir a todos lados, como una ciudad que ponga en valor el espacio público, en la que se pueda vivir entre menos coches.
Tal como nos ilustra el gran Gato Peráltez (pincha para ver más)

Tal como nos ilustra el gran Gato Peráltez  (pincha en la imagen para ver más)

Entendemos el espacio público como la vida de calle, las relaciones que tienen lugar en ella. Revalorizar el uso estancial, convivencial, lúdico, educativo, comercial, incluso conflictual, político… del espacio público es imprescindible. Apostar por una ciudad más habitable, tranquila, menos ruidosa y más segura para los más vulnerables es perfectamente factible, con técnicas más que probadas y aplicadas durante años en otras ciudades, algunas bien próximas a nosotros, pero la triste realidad es que, pese a las grandes declaraciones políticas, redes, congresos y pactos rimbombantes, a la hora de la verdad, el incumplimiento impune de las planificaciones de sostenibilidad aprobadas está haciendo que Logroño se esté quedando muchos años por detrás de todas ellas.

El impulso que se logró durante los años 80 con las peatonalizaciones, pese a la resistencia inicial que despertaron (y a las que hoy en día prácticamente nadie estaría dispuesto a renunciar para volver a llenar de coches por ejemplo Portales, o la Plaza del Mercado) no se vio continuado durante los sucesivos ejercicios. Ni siquiera con la llegada de la “crisis” (estafa) económica de 2008 se supo ver la oportunidad económica que suponía apostar por otro modelo de ciudad más ecológica y habitable.
Recuperar espacio de calle para los medios más tranquilos y efectivos (caminar, bicicleta, transporte público…), garantizar la accesibilidad por medios distintos al coche, por ejemplo al pequeño comercio y preservar la mayor riqueza de nuestro espacio público: que la mayoría de los desplazamientos a diario en nuestra ciudad aún se realizan andando, es perfectamente factible… si hubiera voluntad política para ello, en vez de para sacar réditos pólíticos de aquellos que se oponen a cualquier cambio.
Logroño necesita un gran pacto ciudadano por la movilidad sostenible y el espacio público.  Pero todo ello requiere de determinación política, prevalencia del bien común sobre el rifi-rafe partidario, y dosis ingentes de divulgación, sensibilización y educación por una ciudad mejor. Algo que no sucederá hasta que a las instituciones de gobierno de Logroño no lleguen una participación y corresponsabilidad ciudadana reales, que no sean sólo una farsa o un mero trámite que es utilizado para la habitual manipulación mediática, y un control democrático efectivo que garantice que aquello que se aprueba, se cumple. Una ciudad más sostenible, amable y habitable es algo en la que todos saldríamos ganando. Se trata de la ciudad en la que todos vivimos.

Planes y medidas incumplidos en el horizonte a corto plazo del PMUS de Logroño

Pese a las declaraciones municipales, asistimos consternadas a como ni en año bisiesto arranca un impulso decidido por un modelo de urbanismo y movilidad sostenibles en nuestra ciudad. En su lugar, se anuncian nuevas ordenanzas y planes de menor envergadura con los que sustraer un PMUS del que la ciudad de Logroño decidió dotarse y resolvió acometer, siendo aprobado por unanimidad en Pleno Municipal en Diciembre de 2013. Un plan inicialmente de mínimos licitado a toda prisa para la captación de subvenciones al transporte urbano, pero mejorado con el trabajo y la participación de numerosos colectivos y entidades ciudadanas, un Plan que no pertenece a ningún partido, sino a la ciudad en su conjunto, y que, de convertirse en papel mojado o seguir siendo desarrollado de manera anecdóctica, supondrá un mayúsculo desprecio del gobierno del PP  a la participación ciudadana y al dinero en él invertido, pero sería sobre todo, una enorme oportunidad perdida de actualizar las maneras de moverse los habitantes de Logroño poniendo a su servicio el urbanismo contemporáneo, de adaptarse a las necesidades de la transición energética y el cambio climático. Una oportunidad de transformar el modelo de ciudad para hacer de Logroño, en vez de una ciudad pare el coche, una mejor ciudad para vivir.

Durante los próximas semanas, iremos actualizando una relación de los programas, planes y medidas incumplidos en el horizonte a corto plazo (antes de 2015) del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño.

Red básica de vías ciclistas de Logroño en el PMUS de Logroño

El documento de exposición de las propuestas del Plan (resumen de los planes sectoriales) puede consultarse aquí:

PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE DE LOGROÑO (2013-2025)

Los anexos técnicos que constituyen las soluciones técnicas detalladas propuestas para el desarrollo del Plan no se hacen públicos por el Ayuntamiento de Logroño a día de hoy, pese a las reiteradas peticiones de transparencia por parte de organizaciones vecinales, partidos políticos, movimientos ciudadanos como Logroño en Bici y ciudadanos a título individual.

Detallamos a continuación algunas de medidas del horizonte a corto plazo (2015) del PMUS, junto a aquellas de las que ha proporcionado alguna información el Ayuntamiento de Logroño, sin rendición de cuentas, medidas incumplidas que el gobierno municipal del PP se niega a analizar en la Comisión de seguimiento del Plan.

En color vino, la información municipal sobre el estado de las medidas.

En rojo, comentarios de Logroño en Bici.

 

PLAN DE MOVILIDAD PEATONAL:

  • Programa 16 MP2 – Regulación del uso de las calles peatonales.
    • PR 16 MP2 M1 – Modificación de la ordenanza de carga y descarga. “En fase de redacción de borrador de Ordenanza de Circulación”. ¿Otra Ordenanza más en vez de medidas de promocióny estímulo de las alternativas sostenibles? ¿En qué plazo? El PMUS proponía adelantar el horario de carga y descarga, en ciertos momentos muy intenso en calles “peatonales”. Sin embargo sigue sin modificarse y por contra, hay constante permisividad hacia la intrusión de vehículos motorizados no autorizados más tarde del límite de las 12:00h.
    • PR16 MP2 M3 – Modificación Ordenanza reguladora de la instalación quioscos y terrazas de veladores en la ciudad de Logroño. “Borrador para su aprobación”. ¿Más terrazas invadiendo el espacio peatonal o menos? Portales o Bretón de los Herreros se convierten en embudos cada vez más estrechos entregados al lucro privado, al ruido y a la quema de propano… y con cada vez menos espacio libre para cualquier otro uso de la calle…
    • PR16 MP2 M3 – Modificación Ordenanza reguladora de actividades comerciales e industriales en terrenos públicos. “Sin ejecutar”. La privatización creciente del espacio público es una constante cuando no se ejecutan planificaciones tendentes a facilitar los desplazamientos a pie y por los medios tranquilos. No se protege el valor estancial, lúdico, relacional y convivencial del espacio público, de la calle como exponente máximo de lo “público“.

 

PLAN DE MOVILIDAD CICLISTA

  • Programa 17 MC1 – Actuaciones en la red de itinerarios ciclistas existente.
    • PR17 MC1 M1 – Eliminación de los puntos de ruptura. “Estudiar soluciones viables en zona sur (Guindalera, La Cava, Fardachón), Obispo Fidel García, Duquesa de la Victoria, zona Lope de Vega”. El estudio de deficiencias y puntos de ruptura en la red de itinerarios existentes ya se detalló en Agosto de 2013 en el Anexo de Pacificación de Vías e Itinerarios Ciclistas del PMUS que el gobierno municipal no hace público. No se tomaba en cuenta (ni se toma) la experiencia de los usuarios. No se ha creado el Observatorio de la Movilidad. No se han desarrollado los Itinerarios Ciclistas. Entre otras deficiencias, en 2013 ya se señalaban:
      • D.1 C/ General Yagüe con calle Portillejo. Discontinuidad del carril en la rotonda – SIN RESOLVER.
      • D.2 C/ Portillejo. Sección de la acera por debajo del mínimo permitido – SIN RESOLVER. 
      • D.3 C/ Holanda. Discontinuidad del itinerario – SIN RESOLVER. 
      • D.4 Parque Inventor Cosme García. Paso inferior sin separación visual – SIN RESOLVER.
      • D.5 C/ Entrena – Parque San Miguel. Cruce C/ Entrena con C/ Pradoviejo – PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE NUEVA ROTONDA SIN SOLUCIÓN CICLISTA.
      • D.6 Parque San Miguel. Bordillos y rasantes inadecuados.DEFICIENCIAS.
      • D.7 Calle Huesca- Plazuela Acesur. Cambio tipo vía ciclista – SIN RESOLVER. BIDIRECCIONALIDAD CICLISTA SIN SEÑALIZAR en Mª Teresa Gil de Gárate (calle de tráfico motorizado restringido, “peatonal”). Peligrosísimo giro a izquierdas en C/ Múgica sobre carril-bici.
      • D.8 Calle Muro de Cervantes. Ocupación ilegal del tramo por carga y descarga – DOBLE FILA Y PERMISIVIDAD COTIDIANA. Peligro para parada de autobús urbano y por invasión de carril-bici. Desperfectos frecuentes en balizas.
      • D.10 Calle Capitán Gallarza. Aparcamientos ilegales en calle con restricción Área de prioridad Peatonal DIARIO. SIN RESOLVER. SIN BIDIRECCIONALIDAD CICLISTA en zona de prioridad invertida para conectar con carril-bici de Víctor Pradera.
      • D.11 Parque de las Gaunas, Parque San Miguel.  Falta de señalización en transición de distintas tipologías de tramos de vías ciclistas. – SIN RESOLVER. Pasos ciclistas adosados a pasos de peatones sin marcar. ACERA-BICI unidireccional en ambas aceras sin respetar anchuras mínimas. Solventable dando prioridad ciclista en calzada en carril derecho. DELIRANTE CONSTRUCCIÓN DE ACERAS-BICI PEGADAS A FACHADAS JUNTO A SALIDAS DE GARAJE SIN VISIBILIDAD, ACCESOS A EDIFICIOS RESIDENCIALES, UNA RESIDENCIA DE ANCIANOS O UNA CLÍNICA GINECOLÓGICA. Surrealista. Hace falta algo más que pegar en el carril una señal adhesiva de “peligro peatones”. 
    • Entre otros puntos de ruptura, en Agosto de 2013 ya se señalaban:
      • Punto de ruptura 1 – C/ Fuenmayor. El carril-bici acaba sobre la acera y no conecta con el Itinerario ciclista 1 (El Cortijo). –SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 2 – C/ Portillejo con Avda. de Burgos. Itinerario cortado en rotonda. – SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 3 – Parque San Miguel. Discontinuidad con acceso a vía ciclista en Parque San Miguel. – SIN RESOLVER, TAMPOCO EN NUEVO PROYECTO DE ROTONDA. Además, FORMA PARTE DE LA ENTRADA DEL CAMINO DE SANTIAGO a la ciudad de Logroño. Bordillos y rasantes sin resolver, vía ciclista termina en acera y discontinuidad.
      •  
      • Punto de ruptura 4 – Calle Clavijo, zona de la Cava. – DESASTROSO. Aceras-bici sobre aceras y pasos de peatones sin marcar paso ciclista. Giros en ángulos cerrados imposibles. Aceras-bicis en zona interior de la acera implican cortar obligatoriamente las trayectorias de  los peatones. ACERA-BICI ACABA CONTRA PARADA DE AUTOBÚS.
      • Punto de ruptura 5 – Avenida de Madrid con Avenida Salustiano Olozaga. Itinerario cortado en rotonda. Acera-bici bidireccional termina en sentido contrario. ATROPELLOS FRECUENTES EN PASOS DE PEATONES EN ROTONDA.
      • Punto de ruptura 6 – Avenida de Laguardia. La acera bici queda interrumpida en la rotonda, avenida de Laguardia con la calle Emilia Pardo Bazán. La vía ciclista está trazada por el interior y no en el exterior como sería lo recomendable. – SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 7 – Conexión tramos por el hospital San Pedro. Tramos inconexos. SIN DESARROLLAR PLAN DE MOVILIDAD AL HOSPITAL. Arcenes siempre sucios, frecuentemente inundados. Pista-bici acaba en acera de rotonda (Salustiano Olózaga). NUEVA ROTONDA DEL PLAN DE INFRAESTRUCTURAS CONSTRUIDA SIN ACCESO PEATONAL NI CICLISTA.
      • Punto de ruptura 8 Conexión tramos calles 30 y Gran Vía. Calles Labradores y Vélez de Guevara sin conexión en Zona 30 a Gran Vía. Sin paso ciclista en resaltes de C/ Labradores. – A SOLUCIONAR EN NUEVA ÁREA PACIFICADA (urbanización, no sólo señalización)
      • A añadir: NUEVO CARRIL-BICI DE DUQUES DE NÁJERA ACABA SOBRE LA ACERA DE LA ROTONDA DE AVDA. MURRIETA-CARMEN MEDRANO.
      • Éstos son sólo algunos casos descritos por la empresa que redactó el PMUS, la experiencia cotidiana de los ciclistas de Logroño podría señalar muchos más… ¿Por qué no se atienden desde el Ayuntamiento?

 

PLAN DE MEJORAS DE ACCESIBILIDAD A GRANDES CENTROS DE ATRACCIÓN DE VIAJES:

  • Programa 38 CA2 – Plan de Transporte a la Universidad

    • PR 38 CA2 M1 – Realización del plan en el horizonte a corto plazo (antes de del fin de 2015)..  INCUMPLIDO – Sin información ni financiación por parte del Ayuntamiento de Logroño.
  • Programa 38 CA3 – Plan de Transporte a los Hospitales

    • PR 38 CA3 M1 – Realización del plan en el horizonte a corto plazo (antes de del fin de 2015)..  INCUMPLIDO – Sin información ni financiación por parte del Ayuntamiento de Logroño. 
  • Programa 38 CA1 – Planes de Transporte al Trabajo

    • PR 38 CA1 M1 – Realización del plan en el horizonte a medio plazo (2016-2018).  Empresas de la Asociación de empresas del Polígono Cantabria ya han realizado su propio plan, identificado sus necesidades, implementado medidas propias de incentivo y remitido requerimientos al Ayuntamiento de Logroño, especialmente hacia la necesidad urgente de mejora de accesos ciclopeatonales seguros. Sin respuesta ni financiación de proyectos.

(continuaremos actualizando)

Las “Calles Tranquilas” de Logroño no son ni siquiera Zonas 30, mucho menos áreas pacificadas.

Respecto al reciente anuncio de nuevas “Calles Tranquilas” del Ayuntamiento de Logroño, el colectivo Logroño en Bici manifiesta que esta bienvenida intervención largamente reclamada, aunque vista por encima parece muy positiva, corresponde más con la voluntad del Ayuntamiento de aparentar que se está haciendo algo que con un cambio real en las calles afectadas. Existe un compromiso de actuación por la movilidad sostenible que el Ayuntamiento está esquivando reiteradamente.

No hay nada nuevo

Las áreas de tráfico pacificado y la creación de “supermanzanas” en Logroño estaba contemplada en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) aprobado por el Ayuntamiento en diciembre de 2013. La primera de las áreas propuestas se corresponde con el área pacificada J del PMUS. La información sobre Áreas Pacificadas y Movilidad Ciclista en el Plan puede obtenerse en la web de Logroño en Bici, dado que ha sido retirada de la web del Ayuntamiento: (botón derecho “Guardar enlace como…”)

Esta es toda la información disponible sobre el PMUS en la página del Ayuntamiento:

http://www.xn--logroo-0wa.es/wps/portal/web/inicio/unidadesMunicipales/movilidad/documentosInformacion/!ut/p/c4/04_SB8K8xLLM9MSSzPy8xBz9CP0os_hAc9NQf293QwMLA0MDA88w_zBHQ2Mjf0NnM_2CbEdFANODcs4!/?WCM_GLOBAL_CONTEXT=

Ilustración 1: Área pacificada J del PMUS, aprobada en diciembre de 2013

Área pacificada J

Una propuesta vaciada de contenido

La pacificación de una calle debe incluir tanto medidas de gestión de tráfico para lograr la reducción de la velocidad y la densidad efectivas del tráfico, como medidas urbanísticas para la recuperación del espacio público para los ciudadanos: la vida en la calle, el peatón y la bicicleta. Rescatar del tráfico espacio para estar, jugar, cuidar, intercambiar y convivir… las personas. Tal y como está planteada, la intervención -de la que el Ayuntamiento no facilita planos ni detalles- no incluye ningún cambio real en el uso diario de estas calles. No se incluye ningún elemento que reduzca la velocidad efectiva de los coches, como badenes, orejas que recuperen intersecciones para el peatón o reducción de la anchura de los carriles. Tampoco parece plantearse la ampliación de las aceras, muy estrechas, o desarrollar la red de vías ciclistas en calzada. Se posterga la instalación de “puertas” de entrada de las “calles de estar” y se reduce la actuación a un “programa piloto”.

En la propuesta original del PMUS sí se contemplan varios de estos elementos, como la ampliación de las aceras de la C/ San Prudencio, que ignoramos si se van a ejecutar.

Ilustración 2: Propuesta de pacificación del PMUS, con elementos para reducir la velocidad y densidad del tráfico

Actuaciones en área pacificada J

Tal como aparece en la nota de prensa del Ayuntamiento, la ejecución parece limitarse a poner señales de limitación a 30 Km/h y pintar una parte de la calzada a la entrada. Por contra, una “Zona 30” recoge la prioridad peatonal y no motorizada para la protección de los más vulnerables en la vía.  Una mera limitación a 30 no constituye por sí misma una “Zona 30”, mucho menos aún un área pacificada.

 

El Ayuntamiento ignora sus propias propuestas

Logroño en Bici ha solicitado formalmente la información técnica detallada del PMUS tal cual fue aprobado por el Ayuntamiento, en virtud de su propia Ordenanza de Transparencia, sin haber recibido hasta el momento respuesta, pese a pertenecer a la comisión de seguimiento del PMUS.

Igualmente, otras medidas del PMUS, como la creación del Foro Por la Bicicleta, la conexión de la red ciclista, o las iniciativas de Caminos Escolares Seguros, se encuentran detenidas o demoradas constantemente. La comisión de seguimiento encargada de poner en marcha las medidas del PMUS se reúne únicamente una vez cada seis meses.

El colectivo Logroño en Bici exige al Ayuntamiento que facilite el detalle completo de las actuaciones a desarrollar, tanto en esta nueva área pacificada como en el resto de las previstas en el PMUS, para evaluar la ejecución del Plan y que la ciudadanía pueda contrastar el grado de cumplimiento real de lo aprobado.

Desde Logroño en Bici aplaudimos que el Ayuntamiento ejecute las propuestas previstas en el PMUS, pero le reclamamos que lo haga en su totalidad y no solo de forma cosmética.
1985835_tn

Calle residencial, zona 20. Zona 30

Salvador Rueda, de la Agencia de Ecología Urbana de Barcelona, explica qué son las “supermanzanas”. Esto es lo que la planificación para la ciudad se comprometió a hacer pero NO SE ESTÁ HACIENDO EN LOGROÑO:


“Si planificas las ciudades para coches y tráfico, tendrás coches y tráfico; si planificas las ciudades para la gente y el espacio, tendrás espacio público y ciudadanía”

Prohibido el paso a toda persona ajena al automóvil privado

prohibido el paso a toda persona ajena al coche

La reforma del Reglamento General de Circulación sigue trayendo cola. De un borrador de reglamento que recogía algunas de las aspiraciones del movimiento ciclista urbano postpuesto por intereses electoralistas, pasamos a una Ley Anti-Bici en toda regla por cuyas retrógradas medidas organismos como la Federación Ciclista Europea muestran su preocupación.

Mientras la clase política sigue burlándose de la ciudadanía, con concejales del Ayuntamiento de Logroño que votan mociones en contra de la obligación del casco en ciudad para ciclistas y, simultaneamente, como diputados en Madrid votan a favor de la imposición obligatoria en las reuniones con la DGT y en el Congreso…

Mientras se tiran los trastos a la cabeza unos a otros intentanto obtener réditos políticos de la polémica y cuando el pueblo de Logroño no ha olvidado de mano de quién llegaron los recortes y restricciones de derechos civiles (como la infame “Ordenanza Cívica”) de los que tanto hemos visto después…

Mientras se centra el debate en un tema menor de la reforma de la ley, el uso obligatorio del casco para ciclistas en todos los recorridos urbanos, va colando la mayor, lo que afectará a las planificaciones: la desaparición de la calificación de la bicicleta como vehículo preferente en nuestras ciudades.

Mientras se venden alardes de “participación” y “transparencia” y simultáneamente la ciudadanía en general es expulsada de los plenos municipales o se le exige identificación policial previa y “no expresar manifestación alguna de agrado o desagrado”, o sea, ver, oir y callar. O bien el público es sustituido por afectos al régimen…

¿Será que  vivimos en realidades paralelas? Sin embargo, mientras…

La toma de conciencia de la degradación democrática y de las condiciones del espacio público está en la base de muchas de las protestas, como estamos viviendo en Turquía:

occupy-gezidirengeziparkiLas primaveras árabes, los Indignados en Europa, Occupy en Wall Street o Blockupy Frankfurt bajo el Banco Central Europeo y ahora el “verano turco” tienen el denominador común del hartazgo de los ciudadanos ante la desposesión de nuestro procomún y el saqueo sistemático de lo público. Una descomunal estafa en beneficio de los que más tienen, los que crean las crisis por agotamiento de su modo de explotación, de los que las rentabilizan y nos las hacen pagar. Tan grande que es difícil de creer. Tan impune que cuesta salir del estado de shock o de negación, más bien por el contrario facilita el resurgimiento de los autoritarismos o formas más o menos veladas y consentidas de fascismo.

Enfrentar a los de abajo contra los de abajo es siempre la estrategia del capitalismo salvaje; enfrentar al 99% entre sí, mientras el 1% sale beneficiado e impune, con su “salida de la crisis entre todos”, logrando tensar aún más el modelo.

Algo se mueve en el mundo frente el abuso de los “representantes” políticos al servicio sin máscara ya del verdadero poder, el financiero; de la degradación de los comunes, esto es, de las condiciones de vida de la inmensa mayoría de la gente, el saqueo y privatización de las bases protectoras del Estado y por el contrario el fortalecimiento de su función represiva y autoritaria para garantizar la barra libre de los que más tienen a costa de la degradación democrática y del presente y del futuro de la mayoría:

El deber ético de desobeder, el ejercicio moral de oponerse a esta gigantesca injusticia y trabajar por recuperar la democracia se efectúa con nuestras acciones de cada día, y las interacciones que con ellas tejemos, pues somos nosotras  las personas a quienes pertenece el futuro y el poder, nosotras las que hacemos polis, la ciudad.