Posts Tagged ‘movilidad’

BiciLOG: Un sistema de ocio para ir a La Grajera y no de transporte urbano integrado

INAUGURACIÓN DEL “NUEVO” SISTEMA DE BICICLETA PÚBLICA BiciLOG

La alcaldesa Cuca Gamarra, junto a los concejales de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, y Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, han presentado recientemente el no tan “nuevo” sistema de bici pública que el año pasado en la reinventada Semana de Movilidad anunciaron que entraría en funcionamiento para junio de 2017 y después para Navidad. Doce años se ha tardado en reformar el nefasto sistema de bicicleta pública logroñés introducido por el PP en 2006-2007, después de que, ante las contínuas quejas, la ciudad se viera obligada a renovar el sistema en 2010 con la misma empresa concesionaria (Impursa) adquiriendo de nuevo idénticas bicicletas pero sin cambios de marchas. En aquel momento se consiguió poner freno a las pretensiones de la concesionaria de introducir un sistema de pago telefónico por uso, repercutiendo los costes sobre los usuarios, una cesión gubernamental que, como veremos, esta vez no se ha conseguido evitar.

Como nota anecdótica, quizá un augurio que recuerda nefandos tiempos pretéritos, durante la presentación la bici del concejal ya llevaba las luces colocadas al revés (la blanca atrás).

 

Comunicado de prensa Logroño en Bici – Ecologistas en Acción.

UN SISTEMA DE OCIO PARA IR A LA GRAJERA Y NO DE TRANSPORTE URBANO.

– El sistema BiciLOG, pese a la propaganda municipal, senuevamente un sistema de ocio y no de transporte, pues en contra de las recomendaciones ofrecidas al Ayuntamiento a través del Observatorio de la Bicicleta Pública, de las organizaciones de usuarios (ConBici / Logroño en Bici) y del criterio seguido por las principales ciudades, el sistema mantenido por la misma empresa en Logroño no cumple los tiempos mínimos para garantizar una alta rotación y disponibilidad de las bicicletas necesaria en un verdadero sistema de transporte (máximo recomendado 20min – 1/2h de uso gratuito, viaje de ida y dejar libre para otras personas). En Logroño el intervalo de uso será de una hora y media, según informan sus responsables, “para poder ir a La Grajera”. Logroño is different, aquí la bici es para pasear el domingo.

 

– El sistema seguirá estando ligado a la contrata municipal blindada de publicidad (el año que viene hay elecciones), adjudicada por el PP (Musitu 2006, no olvidamos Ecociudad)  por 20 años, a la empresa valenciana que ha mantenido a Logroño con el peor sistema de bici pública del país hasta ahora, con servicios de mantenimiento y calidad operativa avergonzantes y sorprendentemente escogido al final de la legislatura del PP frente a propuestas mucho más funcionales y probadas como las que operan en las principales ciudades españolas y europeas (Sevici Sevilla – JCDecaux, Bicing Barcelona – Clear Channel, o sistemas propios exitosos como los de Donostia-San Sebastián o Pamplona)

 

– Un dato crítico lo constituye el hecho de que el sistema, hasta ahora gratuito para las personas usuarias una vez obtenida la tarjeta (10€), pasa a repercutir su coste directamente a la ciudadanía a través de tarifas diarias (5€) semanales (12€), mensuales (24€) o anuales (36€), para las cuales hay que disponer de una tarjeta de crédito, lo cual constituye más bien una privatización encubierta que restringe su accesibilidad para distintos grupos de población.

Además de las sustanciosas cantidades que la ciudad habrá de seguir abonando por el “nuevo” sistema, pasamos de un sistema de préstamo a un sistema de alquiler de bicicletas a criterio de rentabilidad de la empresa concesionaria. Conviene recordar el caso cercano de Zaragoza, en el que la empresa adjudicataria duplicó el coste al público al cumplirse el primer año de servicio pero que no proporciona cobertura a amplios sectores de la ciudad que no considera rentables.

 

– Prueba de la falta de vocación como un verdadero sistema de transporte integrado es que Logroño no contará con ninguna base del sistema en las nuevas estaciones “intermodales” de autobús y ferrocarril, (como tampoco cuentan ni siquiera con aparcabicis en la actualidad) y por el contrario, en vez de promover la intermodalidad con otros medios de transporte se pierde toda vinculación con los aparcamientos disuasorios de automóviles, como la base que hasta ahora existía en la Plaza de la Vendimia, aparcamientos disuasorios que resultan imprescindibles para incentivar el cambio modal hacia un mayor uso de medios tranquilos de transporte cuanto más hacia el interior de la ciudad. De nuevo, Logroño is different.

Sí que se mantendrá sin embargo la estación en La Grajera, de uso muy marginal (casi nulo) en la actualidad. Conviene recordar que el PP va a gastar más de 1,2M € en los arreglos del camino al parque, anunciados sin sonrojo como el  “modelo de ciudad sostenible”… (pero fuera de la ciudad). La sostenibilidad ambiental consiste en ir a pasear al parque, por lo visto.. Lo que sí hay es muchos votantes paseantes mayores y… (¡oh, casualidad de nuevo!) el año que viene hay elecciones municipales.

El Ayuntamiento sigue relegando a la bicicleta en Logroño a un uso recreativo-deportivo o de ocio y no facilitando su protección como una alternativa seria y real de transporte cotidiano dentro de la ciudad, como prueban los incumplimientos sistemáticos de los programas de movilidad ciclista y peatonal aprobados por unanimidad desde 2013 en el Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS) de Logroño. La ciudad se va quedando más y más atrasada respecto a las de su entorno cercano, anclada en un modelo de tráfico (que no movilidad) desfasado, atascada en un nudo de falta de capacidad técnica para la movilidad sostenible y falta de voluntad política real..  Mientras tanto, según las escasas cifras oficiales proporcionadas, los insoportables niveles de violencia vial que sufrimos en nuestra ciudad hacen que, de media, más de un peaton y/o ciclista sufran un atropello grave cada dos días en Logroño (142+65 personas heridas en atropellos en 2017, 145+72 en 2016, con tres víctimas mortales). En contra de lo que suele pensarse, en nueve de cada diez atropellos, siempre según las cifras oficiales, la responsabilidad fue del conductor.

 

– Llegando ya a dos legislaturas completas prácticamente en blanco en infraestructuras para la movilidad ciclista, mientras la ciudad sigue sin estar preparada para la movilidad en bici, como resultado, cada semana más de un ciclista resultará atropellado de media en las calles de Logroño; atropellos ahora denominados oficialmente “colisiones con otros vehículos” (65 en 2017) para desviar el foco de atención de la persona herida al vehículo, en un descarado intento de maquillar las insoportables cifras de siniestralidad vial que sufrimos en nuestra ciudad.

 

– Mientras se incumplen la mayoría de programas de buenas prácticas en movilidad peatonal y ciclista, así como los de promoción del uso de la bicicleta en el PMUS de Logroño, mucho más económicos, se reintroducen costosos sistemas “públicos” para beneficio de grandes empresas privadas Aunque el siguiente paso aún no ha lleago a Logroño, la situación no puede sino emperorar con la proliferación de bicicletas y flotas de alquiler de aparatos de movilidad personal “dockless” (sin base fija) que se gestionan individualmente a través de una app y utilizan servicios públicos para el descarado beneficio empresarial privado en el espacio público.  La necesidad o moda misma de los sistemas de bicicleta “pública” urbana resulta muy cuestionable, con ciudades pioneras en la promoción de una movilidad sostenible, como la vecina Vitoria-Gasteiz, que están haciendo justo lo contrario, descartando estos sistemas pero apostando por el beneficio público de promover intensamente la cultura ciclista urbana y el uso personal de la bici en la ciudad. Está demostrado que si bien la bicicleta pública puede ayudar a iniciarse experimentalmente en el uso de la bici por la ciudad, los sistemas en uso efectivo no quitan tantos usuarios de automóvil privado como de autobús o ciclomotor, y pagar por un servicio terciarizado contribuye a que no se aprendan las destrezas para conocer, mantener y cuidar el propio vehículo personal, la bici de cada cual. En la abandonada promoción de la alternativa ciclista de movilidad en Logroño, ni lo uno ni lo otro.

 

– Las bicicletas de este, como vemos, ni tan “nuevo” sistema ni tan “público”, indudablemente han ganado en robustez gracias al trabajo de técnicos competentes en la unidad de Medio Ambiente, de la que afortunadamente depende el sistema, y no de la unidad municipal de Movilidad, Transportes e Infraestructuras, esta última inmensamente obstruccionista al desarrollo de la bicicleta en la ciudad y hostil hacia sus personas usuarias, con alguno de sus funcionarios responsables alardeando impunemente de no rendir cuentas de sus negligencias ni ante políticos, ni ante las organizaciones sociales, ni ante la ciudadanía a quien debe su (inexistente vocación de) servicio público.

Las bicicletas no dispondrán de asistencia eléctrica al pedaleo, aunque al menos contarán con luces alimentadas por dinamo de buje y cambio interno de tres marchas (a petición de LeB, pues se querían colocar nuevamente bicicletas-juguete sin cambios).

Atención, cuidado, un aviso a navegantes: ahora estas bicis incorporan freno trasero de contrapedal, común en otros países pero al que cuesta un poco acostumbrarse.

 

Contínua falta de transparencia política y participación ciudadana: El concejal de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor, prometió suministrar toda la información técnica y económica sobre el sistema a las organizaciones participantes de la Comisión de Seguimiento del PMUS en el mes de noviembre, sin que haya facilitado ninguna información hasta la fecha, pese a las reiteradas peticiones de los colectivos de personas usuarias y otras organizaciones políticas y ciudadanas. En diciembre pasado se cumplieron 4 años de la aprobación del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño, y según el propio plan, éste debería estar evaluándose y ampliándose. Sin embargo, sin rendición de cuentas ni evaluación alguna, la movilidad sostenible en Logroño sigue sin arrancar.

– El destino de las bicicletas del antiguo sistema vueltas a comprar en 2010, también es una incógnita sin respuesta.

 

Conclusión:

Desde el Colectivo LeB animamos a todas las personas a hacer uso de la nueva dotación para sus desplazamientos cotidianos por la ciudad, pero Logroño seguirá contando con un sistema de BPUs de segunda división (no como el de las principales ciudades, sino el mismo de Murcia, Altea, Ponferrada o Benidorm) orientado al ocio y no al transporte, sin integración con el sistema de transporte urbano colectivo ni con otros medios, con costes que a partir de ahora habrá de sufragar directamente la ciudadanía y cuyo desarrollo futuro se deja a criterios de rentabilidad económica de la empresa (Impursa), a través de una concesión pública que el PP otorgó por 20 años, blindada y ligada a la contrata municipal de publicidad, no a ningún criterio de movilidad sostenible.

Fruto de esta decisión, los barrios de Yagüe, Varea o El Cortijo, los polígonos industriales y lo que es más grave, los intercambiadores de transportes (estaciones de bus y ferrocarril + bus metropolitano + estacionamientos disuasorios), allí donde el sistema podría ser más útil en una verdadera función de movilidad, no contarán con bases del sistema de bicicleta “pública”.

Pese a la vacía retórica de sostenibilidad de la alcaldesa Cuca Gamarra y del conjunto del gobierno municipal, mientras la ciudad va quedándose más y más atrasada en movilidad y urbanismo respecto a las capitales cercanas, persiste en Logroño la falta de voluntad política para impulsar de manera real una transformación decidida del insostenible modelo actual de tráfico (=vehículos) y violencia vial, que no movilidad (=personas). Nuestra ciudad sigue atascada en un modelo de ciudad desarrollista más propio de mitad del siglo pasado, centrado prácticamente en exclusiva en el abuso del automóvil privado y la motorización. Siempre oímos decir a los responsables que algo es muy complicado y que no se puede. Pero si es tan complicado, ¿por qué otras ciudades cercanas lo han hecho y Logroño no? Ni el cambio climático ni la sociedad pueden esperar más. Resulta imprescindible caminar con resolución hacia un cambio de paradigma modal para el siglo XXI que recupere las calles para la vida, tome en cuenta las necesidades de movilidad de la ciudadanía y las recomendaciones de las organizaciones de usuarios, más allá de operaciones cosméticas en busca del rédito político electoral.

Colectivo LOGROÑO EN BICI – ECOLOGISTAS EN ACCIÓN

Grupo miembro de la Coordinadora Estatal en defensa de la Bicicleta (ConBici) y de la European Cyclists´ Federation (ECF).

 

 

 

 

 

Foto: nuevecuatrouno

Anuncios

El PP anuncia que no cumplirá los organismos técnicos para desarrollar el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño esta legislatura.

Hoy hemos conocido la noticia de que la vecina Pamplona ha aprobado por ordenanza convertirse en Ciudad 30, reduciendo su límite genérico de velocidad a 30km/h salvo excepciones localizadas y con ello anteponiendo la seguridad vial, la calidad ambiental y el valor del espacio público a los excesos de la motorización abusiva.

Simultáneamente, por contra, recientemente el gobierno municipal de Logroño anunciaba que tampoco en esta legislatura dará cumplimiento a la creación de los organismos técnicos previstos para desarrollar el Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS 2013-2025) aprobados por unanimidad de los grupos políticos y representantes de la ciudad. Se trata del Observatorio de Movilidad (PR49 OM2 M2) encargado de la recogida de datos y la elaboración de proyectos, el Foro de Movilidad Sostenible (PR50 OM3 M1) ambos previstos en el horizonte a corto plazo del PMUS (antes de 2015)  y también del importante Centro Municipal de Movilidad del horizonte a medio plazo (PR48 OM1 M1, desde 2016), que debiera promover el cambio de paradigma modal en movilidad y servir de puente e intercambio de información con la ciudadanía. Organismos equivalentes operan desde hace años en las principales capitales de nuestro entorno cercano que sí que hacen una apuesta real por una movilidad sostenible.

Estos incumplimientos de las planificaciones aprobadas impunemente cronificados en Logroño contrastan con las engañosas cifras emitidas constantemente por el gabinete de prensa del consitorio, con afirmaciones sin rubor (ni constatación alguna) del tipo “el 82% de los programas [indistintamente] del PMUS ya se han cumplido o INICIADO”. Esta grosera afirmación recoge por ejemplo la colocación de pegatinas en tan sólo 3 calles de acceso motorizado restringido para habilitar el doble sentido ciclista (habilitación prevista en todas las de su tipo como medida inicial de arranque del Plan), o el pago a empresas de publicidad para que coloquen unos papelitos de advertencia en los parabrisas para así evitar multar a los infractores por la demencial extensión de la doble fila y el estacionamiento ilegal tolerados en nuestra ciudad (el coche como derecho fundamental inaleniable, no sea que nos quite votos). Pero junto a las jactanciosas inconcreciones del gobierno contrastan de bulto flagrantes omisiones de responsabilidad como el hecho de que a día de hoy, Logroño sigue sin contar con un Plan de Transporte a la Universidad PR38 CA2 (=>conflicto por el traslado del IES Sagasta y la eternamente demorada peatonalización del Campus, más barata que la “casa del cuento”), un Plan de Transporte al Hospital PR39 CA3 (=> conflicto por la privatización de los estacionamientos) o un Plan de Transporte a los centros de Trabajo PR37 CA1 (=> seguir sin accesos ciclopeatonales seguros a los polígonos industriales), medidas todas ellas contempladas en el PMUS que deberían estar ya en funcionamiento o desarrollándose, pero cuya puesta en marcha siempre es eludida o desconsiderada ante la primera dificultad por el gobierno municipal del PP, pese a las insistentes reclamaciones de distintas organizaciones y agentes sociales ciudadanos.

.



Cuando se toma en consideración que UNA SOLA (para esto siempre hay dinero) GRAN INFRAESTRUCTURA MOTORIZADA, auténtica barrera urbanística que amplía el ya infame (por cochista) Plan de Infraestructuras PICL 2011 SUPERA EN ASIGNACIÓN PRESUPUESTARIA al presupuesto estimado para dar cumplimiento A TODOS LOS PROGRAMAS DE MOVILIDAD SOSTENIBLE del PMUS HASTA 2025, resulta revelador de las prioridades del gobierno de la ciudad y los grupos que le apoyan (pese a sus contradictorias declaraciones) en su modelo urbanístico, comercial y de movilidad para Logroño: una ciudad para el coche y el hipermercado.



.

Nos referimos al derribo y reconstrucción de la rotonda multinivel de Duques de Nájera-Vara de Rey (7.6M € presupuestados antes de sobrecostes, 7,1M € estimados para dar cumplimiento a todo el PMUS según la consultora financiera a la que el PP encargó su redacción en 2012, ETT (Deloitte), sí, los mismos de las cuentas de Bankia). Sin olvidar el pozo sin fondo que supone todo lo que rodea al faraónico soterramiento del ferrocarril, que cada año estrangula a la ciudad con más y más deuda pública creciente para la que nunca hay objeciones, hipotecándonos durante generaciones y yugulando este año ya el 44% del capítulo de inversiones del Presupuesto municipal para 2018.

Más allá de consideraciones urbanísticas acerca del soterramiento del ferrocarril,  si algo pone de manifiesto el patente atraso histórico que sufrimos en nuestra ciudad respecto a cualquier capital de nuestro entorno cercano en sostenibilidad para la movilidad es la autocomplacencia municipal ante las alarmantes cifras de violencia vial y atropellos que padecemos en Logroño. Una ausencia de visión estratégica en nuestra ciudad que, pese al insultante triunfalismo pepero, resulta evidente para cualquiera que pise sus calles o tenga la necesidad de transitar su viario, ausencia de actuaciones convenientemente suplida con algún ensanchamiento puntual de aceras u orejas en cruces, eso sí, con abundante adorno mediático. Una realidad que no parece contemplarse desde los coches oficiales, despachos y pantallas de ordenador de aquellos con la responsabilidad de adaptar el modelo de urbanismo y movilidad de la ciudad a las necesidades del siglo XXI, pero que sin embargo desde un poco democrático concepto del servicio público que no pasa por la rendición de cuentas, persisten empecinadamente en mantenerla sometida al atraso motorizado como única opción de un pensamiento único dominante hace tiempo trasnochado. Algo funciona mal entre los responsables técnicos y políticos de la movilidad de una ciudad cuando son incapaces ellos mismos de utilizar alternativas distintas a la motorización a la que condenan al resto de sus conciudadanos y entre aquellos que ni siquiera son usuarios de los escasas infraestructuras para los medios alternativos que diseñan tan negligentemente. Algo funciona mal cuando, vergonzante y patéticamente, se permiten rechazar “por falta de solvencia técnica para trabajar en Logroño” a las más importantes agencias de geografía urbana y espacio público del país (autoras de las planificaciones de Vitoria-Gasteiz, o Barcelona, sin ir más lejos), quizás ilusoriamente pretendiendo así enmascarar su propia incompetencia para resolver las cuestiones de hoy que plantea la ciudadanía a la que deberían servir. Ahora que la clamorosa falta de atención a la red ciclista, tras ser de nuevo la propuesta mas votada en los Presupuestos Participativos 2017 (aunque hecha desaparecer por los corruptos círculos afines de los que el poder acostumbra a servirse para imposibilitar una participación ciudadana real), por fin anuncian para 2018 una partida para proyectar el desarrollo de la (hasta ahora inoperante) Red de Vías Ciclistas de Logroño, veremos qué sucede o qué intereses se concitan: si lo son para ayudar a resolver el bloqueo técnico y político que atenaza a Logroño en Movilidad… o mantener a la ciudad secuestrada en él.

.



En el Colectivo Logroño en Bici no olvidamos que cuando la dirección de la (nada sospechosa de avanzada) consultora que se encargó de la redacción del (circunstancial y de mínimos) PMUS de Logroño, ETT – INECO, denunció ya en la presentación del Plan en Diciembre de 2013, que “en 21 planes de movilidad que llevamos realizados por toda España, jamás hemos encontrado tal grado de obstruccionismo técnico como en Logroño”… algo no funciona como debiera. Desde entonces, pese a los intentos de renovación en la cúpula técnica municipal, y una actitud algo menos cínica por parte de algunos de los técnicos más jóvenes y de menor rango,  poco parece haber cambiado en el nudo técnico y político que sigue manteniendo atascada a la ciudad.



.

A estas alturas, la necesidad de acabar con el obstruccionismo y carencia de capacidad técnica de las unidades de Movilidad e Infraestructuras de Logroño resulta más que notoria y patente, solventando sus déficits de personal y actualización en materias de movilidad sostenible y espacio público para así intentar revertir su probado mal desempeño y falta de rendición de cuentas, un desfase técnico que hace tiempo viene trascendiendo los límites de nuestra ciudad, como vienen denunciando diferentes colectivos, medios de comunicación, agentes sociales y numerosos ciudadanos.

Foto: Colectivo Intervención Urbana.

Una ciudad la nuestra que se va quedando más y más atrás respecto a otras cercanas que sí hacen los deberes y cuyos gobiernos sí cumplen las planificaciones que se aprueban. Una ciudad la nuestra que se desangra en atropellos mientras contempla consternada cómo desaprovechan su magnífico potencial e idóneas condiciones (geográficas, climáticas, culturales, urbanísticas, económicas, demográficas…) para salir del insostenible modelo de tráfico actual abordando la transición energética que imponen los retos del agotamiento de los combustibles fósiles y el cambio climático. Una ciudad la nuestra que mejoraría enormemente implementando modelos más eficientes de ciudad para las personas como ya se disfrutan en otros lugares no tan lejanos desde hace décadas.

¿Por qué Logroño no?

Frente al automatismo en el “no-se-puede” permanente de los responsables de la negligencia en Logroño, abundan ejemplos donde todo lo que aquí “no se puede”, ya está hecho. Está todo inventado: Claro que se puede. Por ejemplo, en Pontevedra:

Con la realidad de la calle desmintiendo las cosméticas declaraciones políticas, Logroño es una ciudad que, al contrario de otras que han sabido sortear las dificultades para apostar decididamente por un urbanismo contemporáneo enfocado a las personas y no sólo centrado en sus vehículos, a día de hoy sigue siendo incapaz de hacer permear sus tráficos de paso hacia el exterior desde el centro de la ciudad, persistiendo en un planeamiento de movilidad motorizado más propio del desarrollismo franquista de los años 60 del siglo XX que de un modelo de espacio público de calidad del siglo XXI para una convivencia más amable y unas calles más seguras y habitables. A pesar de la descongestión que supuso la circunvalación (ya sobrepasada por el voraz crecimiento urbanístico de expansión durante los años del pelotazo inmobiliario, donde tampoco se tuvo en cuenta la movilidad sostenible), la ciudad sigue paradójicamente regulada para hacer atravesar el tráfico de sus principales vías de acceso por el centro, un patrón de movilidad desfasado que la condena a continuar siendo una ciudad entregada aún a la motorización abusiva en su mismo núcleo, con los problemas de contaminación, ruidos, calidad del aire, emisiones de gases de efecto invernadero (cambio climático), demenciales costes de conservación y criminales niveles de siniestralidad vial que esto acarrea.

“Desautoxicación” (desintoxicación del ecosistema urbano por el abuso del coche) en Pontevedra en las últimas décadas. En Logroño, ejes como Gran Vía han vuelto a funcionar… al revés, atrayendo tráfico al centro.

 

Mientras poblaciones cercanas como Pamplona – Iruñea identifican acertadamente el exceso de velocidad en su casco urbano como la principal causa de riesgo vial en su estrategia de “Visión Cero” (accidentes), apostando decidamente por el planteamiento de seguridad viaria 8-80 y la Iniciativa Ciudadana Europea Ciudad30  y aprobando ordenanzas que reducen el límite de velocidad genérico en  su casco urbano a 30Km/h (salvo excepciones muy localizadas), los responsables técnicos y políticos del Ayuntamiento de Logroño se llevan las manos a la cabeza y no quieren ni oir hablar de la idea, rechazándola de plano sin argumentos ante cualquier propuesta. Lo mismo que sucedió en su momento con la reducción a 50 en travesías urbanas o al plantear las primeras peatonalizaciones. En una ciudad como la nuestra en las que los técnicos se niegan incluso a habilitar siquiera Zonas 30 (que no es lo mismo que una reducción de velocidad a 30, ya que implica prioridad no motorizada), y las inexplicables preferencias de los dinosaurios que rigen la movilidad en Logroño establecen que siempre se ha de privilegiar el tráfico a motor.  En Logroño ni tan siquiera en las zonas escolares están dispuestos a implementar la medida de reducción de velocidades a 30Km/h. Sacrosanto coche, por encima de todo y de todas las personas, al precio de las vidas que sean.

(PIncha en la señal)

(Pincha en la señal)

(Pincha en la señal para entender porqué los entornos escolares de Logroño necesitan reducir su límite de velocidad)

(Pincha en la señal)

 

A pesar de que sus propias cifras oficiales lo desmienten (en un 89% de los atropellos la responsabilidad fue del conductor),  continúan culpando a los más débiles en las calles (peatones y ciclistas) de la inseguridad vial (es que cruzan mal, molestan al coche), y actuando tan sólo sobre ellos (por ejemplo con el abuso de vallas de encauzamiento = aumento de velocidad motorizada, o con la entrega arbitraria de la formación de los ciclistas a AUTO-escuelas, en vez de introducir métodos apropiados de capacitación para la movilidad ciclista disponibles como el programa 1Bici+ de la Coordinadora ConBici).

Según sus propios datos oficiales, las 2982 personas que sufrieron accidentes en Logroño en 2016, 127 peatones atropellados, otros 72 ciclistas atropellados más (un 40% más que el año anterior, ahora sólo consideradas “colisiones entre vehículos” para que parezcan menos),  517 heridos víctimas de siniestros viales y 4 fallecidos en el último año en Logroño no deben parecerles suficientes a nuestros técnicos y políticos para atenuar su autocomplacencia.

Por un Logroño Ciudad 30. Es posible.

Biciudad01_Veranillo: Paseos urbanísticos estacionales

biciudad01-veranillo-cartelbiciudad01-veranillo-recorridos_detalle-paradas-copia

El último de los cuatro recorridos de #Biciudad01 estaba previsto para el verano, pero la falta de tiempo para organizar, los sanmateos y otras causas han motivado un aplazamiento de fechas hasta el 7 de octubre. Y como queríamos mantener el tempo estacional y confiamos en que nos haga un día estupendo, a esta edición la hemos denominado “Veranillo”.

La cita es a las 10:30 en la zona de acceso a la Estación de Tren.

BICIUDAD01 Veranillo - TARJETA Salida

Desde allí y combinando tramos por calzada y carril bici, llegaremos al conjunto residencial de la calle Las Tejeras conocido popularmente como TOYOITOS en referencia al nombre del arquitecto autor del proyecto original. Allí contamos con Luis de Miguel, arquitecto que participó en la construcción de esta singular propuesta de vivienda colectiva.

BICIUDAD01 Veranillo - TARJETA ToyoItos

Posteriormente y siguiendo el camino de Santiago en sentido inverso, llegaremos al Parque de San Miguel donde Jesús López-Araquistáin, arquitecto municipal actualmente jubilado, compartirá su conocimiento y experiencia en la transformación de esta zona de la ciudad (tanto del propio parque como de los fragmentos urbanos colindantes como Siete Infantes de Lara, el polígono San Lázaro o la Avenida Club Deportivo). Esta charla supondrá el cierre de las trece ponencias que se han programado a lo largo de las cuatro ediciones y funcionará como un perfecto broche final para #Biciudad01.

BICIUDAD01 Veranillo - TARJETA Parque San Miguel

Para terminar y de forma optativa, nos introduciremos de nuevo en calzada para dejarnos llevar por la cuesta abajo de Avenida Burgos y calle Murrieta para terminar el recorrido en los Jardines de Juanita Madroñero (Plaza (?) del Alférez Provisional o fuente Murrieta) en el mismo punto donde iniciamos la primera edición. Posteriormente, si hay voluntad, aparcaremos las bicis y compartiremos unos pinchos para seguir debatiendo y escuchándonos.

Muchas gracias a los ponentes y a la Agrupación de Urbanistas del Colegio Oficial de Arquitectos de La Rioja por su inestimable iniciativa haciendo realidad #Biciudad01.

#Biciudad01_Primavera: Paseos urbanísticos estacionales.

.

El tercer recorrido por el urbanismo de Logroño tendrá lugar el domingo 28 de mayo de 2017.  El programa orientativo es el siguiente:

10.30_Salida de Biblioteca Rafael Azcona (plaza trasera)
11.15_La Estrella. Plaza San Pío XII. Impartirá una breve charla Roberto García, Grado en Geografía e Historia que nos hablará de los orígenes del barrio y de la estructura demográfica y social del mismo.
12.00_Avenida de Madrid. Bueno, La Guindalera, más concretamente, la parada será en la placita más al sur de la Avenida del Moncalvillo. Raúl Gonzalo, arquitecto con larga experiencia en la redacción de planeamiento, tratará de esta zona de la ciudad: Avenida de Madrid, La Guindalera, Ramblasque, Avda de la Sierra…
12.45_Soterramiento. La parada será en el propio parque ya ejecutado, junto a la loma sobre la estación. MªCruz Gutiérrez, arquitecta de la Sociedad LIF (Logroño Integración del Ferrocarril), nos hablará de la operación urbanística, de lo que se ha ejecutado y lo que queda por ejecutar, del nudo de Vara de Rey, etc.
13.30_Llegada al Parque del Carmen. Cierre del recorrido y aperitivo con intercambio de impresiones.
.
 .
NOTA: La temática descrita es aproximada, y queda al albedrío de cada uno de los ponentes.
La participación en el recorrido es libre y responsabilidad de cada una de las personas participantes. El colectivo Logroño en Bici  facilitará el buen desarrollo de la jornada mediante indicaciones para la movilidad del grupo y realizará aportaciones  sobre aspectos de movilidad ciclista de esta parte de la ciudad.
#Biciudad01 es una actividad conjunta del Colectivo Logroño en Bici y la Agrupación de Urbanistas del COAR.
.

INFORME LeB: Un año de convivencia (a)probada en Portales

La convivencia funciona.

Recientemente se cumplía un año del fin de la “batalla de Portales”, por la que tras 10 años de lucha social y presión ciudadana se conseguía que el Ayuntamiento de Logroño finalmente procediera a normalizar la convivencia ciclopeatonal en la calle Portales, señalizando convenientemente la bidireccionalidad de esta vía ciclista, vital para la movilidad en bicicleta en nuesta ciudad. Se regulariza así el uso cotidiano que las personas que nos desplazamos en bici por Logroño veníamos haciendo de manera lógica de esta calle como eje natural Oeste-Este a lo largo del Casco Antiguo.

Por fin se reconoce el uso real de la bici en Portales como “calle tranquila”… ¡poner esto les ha costado 10 años!

La calle Portales es la ruta tranquila más natural para atravesar andando o en bici la parte vieja de la ciudad, como venía demostrando con muy baja conflictividad el sentido común de la ciudadanía de Logroño. En una población en la que algunos de sus técnicos municipales más reaccionarios siguen obsesionados con entregar prioritariamente el espacio público de la ciudad al tráfico a motor, incluso en su casco histórico, Portales constituye hasta el momento la única alternativa ciclista “legal” a la peligrosa Calle Norte, que funciona en la práctica como una circunvalación interior con abundantes problemas de ruido, velocidad y densidad de tráfico motorizado.

Prueba de la bondad de la medida es la ausencia de incidentes significativos durante más de un primer año de regularización de esta solución convivencial, educativa en la coexistencia tranquila entre los modos de transporte más sostenibles (caminar y bicicleta), por otra parte sobradamente probada y conocida a través de décadas de aplicación en ciudades europeas, pero que el providencial conservadurismo del gobierno logroñés no aceptaba incorporar. Han sido 10 años de revindicación histórica y batalla constante por parte del Colectivo Logroño en Bici (casi desde sus orígenes) para que el Ayuntamiento recogiera el uso real que su ciudadanía demandaba y venía ya poniendo en práctica desde mucho tiempo atrás.

Una reivindicación histórica de la gente que usa la bici para moverse por la ciudad.

Durante estos años hemos vivido cambios legislativos para adelante y para atrás (como las tristemente célebres “Ordenanzas Cívicas” promovidas por Juan Ignacio Zoido, actual Ministro del Interior, cuando era presidente de la FEMP, pioneras en el recorte de tantos derechos civiles, políticos y sociales como sufriríamos después). En el Logroño biempensante sería el ala más conservadora del Partido Socialista quien haría el favor al establishment de impulsarlas, atacando entre otros usos del espacio público la presencia genérica de bicicletas. “Ni nosotros nos hubiéramos atrevido a tanto” celebraron los concejales del PP en el Pleno de su aprobación. Serían aquellos 32 colectivos que se levantaron ante los incívicos abusos reglamentadores de la Ordenanza, aquellos a los que la infamia de Concha Arribas (PSOE) calificaba como “un grupúsculo de jóvenes pintorescos”,

Acampada Logroño 15M, mayo de 2011 los mismos jóvenes que pocos meses después se convertirían por todo el país en el movimiento 15M, cuando el estallido de indignación ciudadana ante la “crisis-estafa” de políticos corruptos y banqueros llenaría calles y plazas y marcaría el mayor acontecimiento político democrático de las últimas décadas.

Asamblea Logroño 15M, mayo 2011

El Partido Popular ganó aún las elecciones y pese a las vacías declaraciones de intenciones, tendríamos que esperar hasta marzo de 2013 para que se consiguiera la reforma del artículo 13.5 de la Ordenanza Cívica por uno de los pocos políticos locales capaces de subirse a una bicicleta (Jesús Ruiz Tutor, concejal de Medio Ambiente), aunque con un “fleco” importante: se normalizaría el doble sentido ciclista en las “calles de prioridad invertida” (prioridad no motorizada sobre motorizada)… sólo en las que se señalizaran para ello, en vez de hacer del coche la excepción en las “calles tranquilas” como se ha hecho en otras capitales. Un reto que probó ser demasiado para los técnicos municipales que diseñan la ciudad ciclista sin usar la bici en ella (o a juzgar por los resultados, puede que incluso sin jamás haberse subido a una).

La batalla jurídica desatada entre intereses privados espurios (amparándose torticeramente en una legislación antediluviana) y las avanzadas ordenanzas municipales de los Ayuntamientos de Sevilla y Zaragoza, a falta de un nuevo Reglamento General de Circulación secuestrado por los sucesivos gobiernos estatales de PSOE y PP sin actualización desde 2003, proporcionó a sus detractores la excusa perfecta para seguir sin apostar por el desarrollo de la movilidad ciclista en Logroño. A día de hoy, un RGC que recoja la realidad de los usos de movilidad actuales sigue sin promulgarse. Años de vacío legal, corrupción en la DGT, indefensión y normativa desfasada que los ayuntamientos intentan compensar exprimiendo su autonomía local a golpe de Ordenanzas. Aquellos que lo intentan, en Logroño no es el caso.

Y llegó el PMUS.

A pesar de las abochornantes campañas mediáticas, “las estrategias integrales de fomento de la bicicleta” sin contenido, y los anuncios tan constantes como falsos de solución inmediata por parte del gobierno municipal del PP, las esperanzas de los ciclistas de Logroño recaerían en intentar impulsar un Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS) más ambicioso que el plan de mínimos que el Concejal de Movilidad Sostenible, (Angel Sáinz Yangüela, PP) encargó in extremis como un mero trámite destinado a la obtención de subvenciones al oligopolio local del transporte público, y que acto seguido procedería a enviar directo al cajón sin intención alguna de llevarlo a cabo, como demostraría sin dejar lugar a duda con el paso del tiempo el incumplimiento por el gobierno municipal del PP de sus principales ejes, planes, programas y medidas.

El trabajo fue intenso y obligó al Colectivo LeB a reorientar sus limitados recursos a una tecnificación forzosa que nos alejaba de nuestras acciones de calle, educación y sensibilización, pero una responsabilidad inevitable pues se estaban decidiendo el futuro  y el modelo de la ciudad para muchos años.

Paradójicamente, antes del diagnóstico del PMUS, el Ayuntamiento aprobaría el Plan de Infraestructuras de la Ciudad de Logroño (PICL 2011-2025), ampliamente criticado desde numerosos ámbitos ciudadanos por su planteamiento exclusivamente “cochista” de grandes infraestructuras, barreras urbanísticas y caros artificios “peatonales” para intentar salvarlas a posteriori (pasarelas peatonales que se prometerían a las personas vecinas inmumerables veces pero que con la conveniente excusa de la “crisis” no se construirán jamás – como las de El Arco, Las Norias o La Ribera).  Es el mundo al revés: como si primero se decicidiera qué vamos a construir (con un plan de infraestructuras) y después la ciudad se preguntara qué hacía falta construir (analizando las necesidades de movilidad con un PMUS).

La incapacidad técnica municipal para la sostenibilidad, la falta de voluntad política y la ausencia de dotación presupuestaria que se traducen en el incumplimiento de los principales programas del PMUS de Logroño (aprobado por unanimidad) por parte del gobierno del PP requieren una reflexión detallada aparte. Aún en esas condiciones, el equipo técnico redactor presentó como medida inicial para el arranque del Plan, divulgativa, educativa y de coste mínimo, la señalización ciclista bidireccional inmediata de todas las calles de plataforma única (acceso motorizado restringido, “peatonales”) EN DICIEMBRE DE 2013.

Sin embargo, la dejación política y técnica municipal supondría que aún tendríamos que esperar tres años y medio más, hasta junio de 2016 para que el Ayuntamiento de Logroño colocara las pegatinas “EXCEPTO BICICLETAS” y habilitara el resto de señalización para reconocer su uso habitual, solo en Portales.

Incumplimientos y años perdidos, campañas de multas en periodo pre-electoral y caza al ciclista en Logroño.

A pesar de que el PMUS fuera aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos en diciembre de 2013, la inacción del gobierno municipal por la movilidad sostenible obligaría a todos los partidos de la oposición a solicitar de nuevo la puesta en marcha inmediata del Plan en Pleno municipal dos años después de aprobarse éste (2015). Las huecas campañas mediáticas para el control de la opinión pública en las que el PP está especializado se sucedían con tanta intensidad como escaso era el calado real de las medidas adoptadas, mientras seguían sin cumplirse los programas. Como colofón a la legistatura perdida de Yangüela (2011-2015) para la Movilidad sostenible en Logroño, llegarían por contra las campañas de multas indiscriminadas desatadas en pleno periodo pre-electoral, una auténtica “caza al ciclista” a la búsqueda del voto más reaccionario e intolerante, con circulares internas a la Policía Local exigiendo sanciones e incluso con el mismo comisario político del PP, el polémico Fernando Fernandez Beneite, colocado arbitrariamente al mando de la Policía Local de Logroño como premio a los salvajes actos de represión policial de la protesta ciudadana en la huelga general del 14N cuyo dispositivo de antidisturbios comandaba,  quien saldría en persona a imponerlas a primera hora a pie de calle incluso contra el criterio de los propios agentes bajo amenaza de expediente. Padres llevando a sus hijos al colegio, profesores, trabajadores, estudiantes… pocos se libraron de la oleada de terror contra el uso de la bicicleta desatada en Logroño.

Mientras el miedo a las sanciones se extendía, y no pocas personas desistían de usar la bici para sus desplazamientos habituales por el centro, el episodio alcanzó tintes delirantes en las semanas previas a las elecciones municipales de 2015, con el gobierno municipal del Partido Popular volviendo a prometer en campaña todo aquello que había estado incumpliendo impunemente a lo largo de toda su legislatura y que ya prometiera cuatro años antes.

Surrealismo ibérico

La indignación ciudadana crecía otra vez ante el absurdo e incompetencia municipales, protestas, dignos ejemplos de desobediencia civil, bicifestaciones, acciones sobre el subconsciente colectivo, apoyos políticos diversos, y un encendido debate público se sucedían, entre intervenciones artísticas o ciberacciones en redes:

Intervención artística de D. Azpurgúa en La Gota de Leche

Las bicicletas reclaman Portales

Bicifestación en abril de 2015 reclamando el doble sentido ciclista en Portales

Finalmente, puede que como resultado de los sucesivas denuncias por casos de corrupción y arbitrariedades que desembocaban en reiteradas peticiones públicas de dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, puede que como consecuencia del eterno conflicto abierto en el seno de la Policía Local de Logroño  (conflicto laboral, político por su control o simplemente de poder) o quizás por otras causas, el goteo de multas se extendió hasta junio de 2016, pero ésta fue ya la gota que colmó el vaso de la indignación ciudadana. La definitiva decisión política había llegado en febrero de de 2016, consiguiendo instar (para el mes de abril del mismo año) a los reticentes, obstruccionistas, desorientados e incapaces técnicos a habilitar el doble sentido ciclista en la calle, junto con la hostilidad de miembros de la Policía Local que continuaban multando arbitrariamente incluso cuando ya se había promulgado una definitiva resolución de alcaldía, hasta el extremo de que el colectivo LeB tuvo que difundir el documento a través de sus redes sociales para que las personas en bici pudieran llevarla encima a modo de salvoconducto ante el acoso policial.

Todavía a día de hoy existen elementos en la Policía Local que parecen disfrutar de ejercer abuso de poder hostigando a las personas en bicicleta, alardeando chulescamente de haber sido quienes despachaban sanciones hasta el último minuto cuando el doble sentido de circulación ya estaba aprobado; incluso tienen la indignidad de atribuírse el “mérito” de que la situación cambiase… a golpe de multas a los ciudadanos que afirman servir y proteger.  Logroño en Bici recibe periódicamente informes de actuaciones que parecen buscar dificultar la movilidad ciclista en las calles más tranquilas aplicando a rajatabla el anticuado código de circulación a sabiendas de que está tan desfasado que la forma de la ley no recoge los usos de hoy, obligando a desmontar a ciclistas locales y forasteros en el casco antiguo hasta en calles cortadas al tráfico a motor por obras, amonestándoles injustamente por atravesar la Plaza (aunque lleguen de atravesar media Europa, o media Península por el Camino de Santiago… en Logroño deben desmontar de sus bicis), forzándoles a efectuar rodeos absurdos que imposibilitan la fluidez de los itinearios ciclistas, o recreándose en su abuso de autoridad para crear problemas donde no los había, exponiéndoles a situaciones de mayor peligro desde otras en las que no existía ninguno mediante la aplicación inflexible, desproporcionada e irracional de la norma motorizada, actuando incluso contra el espíritu de la ley, sabiendo que no toma en cuenta las características propias de la creciente movilidad en bicicleta.

Polis buenos, polis malos… En mayo de 2014 la Policía Local patrullaba en bicicleta en los dos sentidos sin problema. Otros hacen todo lo posible por imposibilitarlo. Foto: Diario LaRioja.

Esto sí que era una buena calle, y no tan peligrosa como está ahora, con tantos peatones… pensarán algunos… ¡y hasta bicicletas! Si por algunos forofos cochistas fuera, Logroño seguiría así todavía.

Ahora contra la bicicleta, como en su día contra las peatonalizaciones

La convivencia en “calles tranquilas”, siempre con prioridad del peatón frente a la bici, y de ésta sobre el tráfico a motor, aún no reconocida, tan fácil de implementar como dificultades e impedimentos se buscaron intencionalmente para su puesta en marcha por parte de quienes debían llevarla a cabo (siempre optando por los criterios técnicos, económicos, jurídicos… más involucionistas y restrictivos), se demuestra como una convivencia posible que prueba ahora su previsible efectividad. El proceso es análogo a las resistencias que se produjeron ante las primeras peatonalizaciones (cuando la calle General Mola y la Plaza del Mercado estaban llenas de coches, y si se peatonalizaban no pocos malauguraban que el comercio se hundiría, los bares cerrarían y desaparecería la calle Laurel…). Son las instituciones públicas las que deberían liderar los cambios y promover la divulgación, concienciación, flexibilidad y tolerancia  necesarias para los cambios por la sostenibilidad y la mejora del espacio público hasta que las personas que habitamos la ciudad podamos incorporarlos y disfrutemos de los beneficios para el bien común que proporcionan estas transformaciones, imprescindibles en el presente escenario de cambio climático y transición energética en el que ya nos encontramos. Sin embargo, en nuestra ciudad se dedican precisamente a lo contrario.

Si por algunos fuera, Portales seguiría siendo “General Mola”. Y muchas calles más cuya ignonimia franquista siguen preservando, evidenciando las antidemocráticas actitudes de los herederos políticos de la dictadura.

Se hace indispensable para reducir emisiones, atropellos y siniestralidad sacar COCHES (que no el coche), al menos del centro de la ciudad. El automóvil y los problemas que acarrea no pueden ser ya el centro del diseño urbano, sino un mero invitado en las “calles tranquilas”, atendiendo claro está las lógicas necesidades de residentes, accesibilidad, comercio, vehículos especiales y de emergencias. Invertir la pirámide para priorizar (por orden creciente) el transporte público, promover los viajes en bicicleta y preservar los desplazamientos a pie, la mayor riqueza de nuestra movilidad ibérica.

La plaza de San Agustín, el mismo aparcadero que sigue siendo cada mañana con la carga y descarga, solo que entonces permanente…

Y la Plaza del Mercado, un buen estacionamiento de coches, que es lo que mis votantes demandan. Hasta que no nos lo pidan no cambiaremos nada. En coche a todas partes y hasta el mismo centro. Para eso somos españoles. Con un par, como dios manda.

 

La lucha por el espacio público es una batalla constante…

…cuánto mejor estaba con los coches, ¡a dónde vamos a ir a parar en Logroño  con estos radicales ecologistas que piden mejorar el espacio público!

Hay cosas que no han cambiado mucho, por muchos chapones azules S-28 de “zona residencial” que se pongan destrozando la estética del Casco Antiguo…

Privatización, turistificación y gentrificación, nuevos peligros para el espacio público logroñés que vienen de lejos.

…aunque Portales no era muy diferente a ahora, antes de ser devorada por el coche.

La “Calle Mayor” de la película de Juan Antonio Bardem (1958), hoy como entonces escenario durante años de una broma cruel del Logroño más reaccionario y provinciano, que hoy en día aún pervive instalado en sus instituciones.

 

Conclusión: una ciudad mejor, más amable, habitable y segura.

Sólo desde la exigencia democrática de una ciudadanía consciente, se podrá desbloquear el atraso histórico de Logroño en urbanismo y movilidad frente a, no ya ciudades europeas de referencia, sino a los núcleos urbanos de nuestro entorno más cercano que sí han apostado por la sostenibilidad en la Movilidad de las personas, no tan sólo el Tráfico de vehículos y mercancías. Recuperar para la vida el espacio público con vías urbanas en las que empezar a considerar el coche como un invitado problemático, no el protagonista principal o único. Es el cambio de paradigma modal por el cual deja de situarse el automóvil privado en la cúspide de prioridades del ecosistema urbano y el objeto central en el diseño y planificación de la ciudad. Muchas ciudades han hecho los deberes y llevan años aplicándolo. Logroño por contra se ha quedado muy por detrás de todas las capitales de su entorno inmediato. Lo peor es que los causantes no parecen dispuestos a hacer otra cosa. Urge un Pacto Ciudadano por la Movilidad y el Espacio Público, una cuestión transversal que beneficiaría a toda la ciudad.

Cambio de paradigma modal en la movilidad

Consejos ciclistas para la convivencia ciclopeatonal segura en las “calles tranquilas”.

  • ¿Peatones? ¿Ciclistas? No, personas en bici, personas a pie.
  • La coexistencia entre personas en bici y caminando es una oportunidad para el cambio cultural que restaure el uso perdido de la bici en la ciudad. ¡Favorécelo con respeto mutuo!
  • Portales es calle de “acceso motorizado restringido”, pero cuenta con banda de rodadura y “aceras” diferenciadas en el pavimento. Circula mejor por el centro de la calle.
  • Reduce mucho la velocidad, y adecúala a las condiciones de densidad peatonal. Si hace falta, no pasa nada por bajarse y empujar. También tenemos pies.
  • Ponte en lugar del otr@. Comunícate. Establece contacto visual, especialmente si hay niños o personas vulnerables cerca. Cruzando dos miradas (niño/a – padre/madre – niña/o) puedes hacer saber que los has visto y todo estará bien.
  • Establece trayectorias previsibles, lo más rectas y suaves posibles. Be water my friend!
  • Procura no cortar la trayectoria de los peatones. Siempre que puedas, cruza por detrás para no alarmarles.
  • ¡Mide!: Maximiza la separación disponible, pasando por el punto medio entre otros dos.
  • Sepárate al menos un metro de los caminantes, de los accesos y fachadas. Si pasas más cerca, igual no deberías estar ahí. Busca una ruta alternativa por otra calle, desmonta o espera para pasar.
  • Prevé lo imprevisible: niños, animales, juegos… pueden cambiar rápidamente de trayectora. Anticipa.
  • Sé amable, colabora con una actitud informativa y con educación. No respondas a las provocaciones, si las hay. Ten en cuenta que la percepción de peligro (como para montar en bici por la ciudad) es muy desproporcionada frente a la realidad. La bici aún sorprende en un país que perdió su uso urbano muchos años atrás.
  • Más ciclistas en la calle hacen la calle más segura, y la convivencia más habitual y natural. Pero la prioridad en espacios compartidos es peatonal. Y debiera serlo de los ciclistas sobre los motorizados.
  • Es más importante CÓMO se va que POR DÓNDE se va, pero la acera (a no ser que seas un menor con una bici clasificada como juguete) la acera es siempre, siempre peatonal.

Todos los partidos de Logroño reclaman en Pleno el cumplimiento de programas y medidas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS).

En el pasado Pleno municipal del 2 de febrero, 4 partidos (el conjunto de la oposición, mayoritaria) exigieron el cumplimiento de distintos programas y medidas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS), aprobado por unanimidad de todos los partidos en 2013. El Partido Popular se sumó votando a favor de las mociones, algo paradójico en tanto en cuanto el gobierno municipal del PP incumple sistemáticamente el Plan en la gran mayoría de sus programas, dotación presupuestaria y plazos previstos.

Esta noticia histórica demuestra el grado de aceptación de las medidas de sostenibilidad que la mayoría de la población reclama e identifica como necesarias, si bien por otro lado resulta descorazonador que su cumplimiento deba exigirse una a una con mociones en Pleno ante la irresponsabilidad y dejación de funciones del gobierno municipal. ¿Cómo se explica esta situación?

Una vez conseguidas las abultadas subvenciones al oligopolio de empresas del transporte urbano colectivo (AULOSA, Jiménez) para las que la redacción de un PMUS antes de 2013 era requisito, el resto del Plan se pone a dormir por el PP, se ignora o se intenta sustituir por planes menores y lo que es peor: se ve desprovisto año tras año de la financiación necesaria y de capacidad técnica actualizada para su desarrollo con la que el Ayuntamiento de Logroño no cuenta y de la que nunca se ha querido dotar para desarrollar el Plan. El resultado es que, mientras otras avanzan, nuestra ciudad de Logroño, atascada en el pozo sin fondo del soterramiento del ferrocarril y en un modelo de ciudad para la motorización, se va convirtiendo en un triste referente en su entorno cercano por lo atrasado de sus políticas de urbanismo, sostenibilidad ambiental y sus carencias hacia la movilidad de las personas, su escandalosa incompetencia técnica que en su entrega a un urbanismo desarrollista estancado en la burbuja inmobiliaria no sabe dar respuesta a las nuevas demandas del espacio público ni a los modos alternativos al coche, persisitiendo en impulsar un insostenible modelo de ciudad cochista pese a las alarmantes cifras de siniestralidad, violencia vial y atropellos que sufrimos sus habitantes.

La puesta en marcha del Plan ya tuvo que ser reclamada con anterioridad en el Pleno municipal de diciembre de 2015, justo al cumplirse dos años de su aprobación, por todos los partidos de la oposición, al igual que sucedía en otras ciudades con gobiernos del PP de probada inclinación hacia el fraude de ley y la corrupción urbanística.

77-pmus

BRUTAL MANIPULACIÓN MEDIÁTICA. INFORMACIÓN FALSA PROPAGADA EN MEDIOS PÚBLICOS, PAGADOS CON DINERO DE TODOS

La escasa o nula (y siempre manipulada) rendición de cuentas y la ausencia de organismos de control político y ciudadano que puedan oponerse al incumplimiento sistemático de programas y medidas, la desatención a los indicadores de evaluación incluidos en el Plan, unidos a la falta de desarrollo de organismos participativos contribuyen a perpetuar esta lamentable situación de incumplimiento impune de las planificaciones por parte de aquellos representantes políticos con responsabilidad directa de llevarlas a cabo (concejalías de Tráfico, F.Francisco Iglesias (PP), de Medio Ambiente, Jesús Ruiz Tutor (PP), de Desarrollo Urbano Sostenible Pedro Sáez Rojo (PP), de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz García (PP), y de Participación, Ángel Sáinz Yangüela (PP). Se trata del no por habitual y conocido menos indignante desprecio habitual por el gobierno del PP de las resoluciones mayoritarias o unánimes de los representantes políticos de la ciudad  adoptadas en el Pleno Municipal de Logroño.

Si tan de acuerdo están todos los partidos en que este Plan que aprobaron es beneficioso para el futuro de Logroño… ¿Por qué no lo cumplen? ¿Por qué no apoyan que se financie adecuadamente en sus votaciones de presupuestos, así como que se ejecute con determinación y en su debido tiempo?

Conviene recordar que el PMUS de Logroño, aprobado por unanimidad de todos los partidos en 2013, no es un documento de máximos del que elegir algunas medidas desgranadas al tun-tun. Por contra, como insistía en dejar claro la ingeniería que lo redactó, el PMUS es un plan de mínimos para echar a rodar que debe cumplirse, ampliarse y llevarse más allá. Un plan vivo que se adapte a las necesidades cambiantes y evolucione con la ciudad.

Quizá, pese a las grandes declaraciones, las prioridades de algunos son otras. La preferencia por la ciudad del coche es total. Algo de lo que se toma conciencia al considerar que el dinero comprometido para la re-construcción de la rotonda multinivel y túnel de Vara de Rey con Duques de Nájera supera el presupuesto estimado para completar todos los programas y medidas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño hasta el año 2025.

rotondas-vara-de-rey-c

Más dinero en volver a construir la rotonda multinivel y tunel de Vara de Rey, verdadera barrera urbanística, para sacar más metros de suelo público con el que especular… que lo que cuesta todo el PMUS hasta 2025.

Pese al clamor ciudadano, una prueba más de la ceguera y falta de interés político real del gobierno municipal por la sostenibilidad y el cumplimiento de este Plan es la reacción oficial en forma de campaña mediática ante las alarmanes cifras de atropellos, volviendo a reeditarse las decepcionantes “mesas del tráfico” pre-PMUS (2012) cuando pese a estar previstos para antes de 2015 aún no se han desarrollado o se encuentran inoperativos o desactivados por el gobierno municipal los organismos ciudadana previstos en el PMUS, detallados en los programas:

  • PR48 OM1 – Oficina municipal de Movilidad (atención). – INCUMPLIDA

  • PR49 OM2 – Observatorio de Movilidad de Logroño (datos). – INCUMPLIDO

  • PR50 OM3 – Creación de un Foro permanente de Movilidad Sostenible. – INCUMPLIDO

  • PR22 MC5 – Creación de un Foro por la bicicleta. – DESACTIVADO

  • PR28 DUM3 – Creación de un Foro del transporte urbano de mercancías.IRRESUELTO

Incumplimientos que el Concejal de Tráfico, que ahora rehuye toda responsabilidad en materia de movilidad ciclista (¡que ha traspasado a Medio Ambiente!) afirma no ser “justos ni veraces”. Obras son amores, señor Iglesias. Los datos cantan. Este cumplimiento del PMUS que el concejal de Tráfico afirma “avanzar a pasos de gigante” (sic) se produce, por poner un ejemplo, en materia de red de vías ciclistas de Logroño, a razón de 70m de ACERA-bici construidos en 4 años. Sí, para bochorno de todos, el Ayuntamiento de Logroño vuelve a construir ACERA-BICI bidireccional en 2017 (una técnica desterrada hace años de los manuales de diseño de las principales ciudades). Que parezca que se están haciendo kilómetros de carril-bici. Da igual si sirve para algo o no, o lo que digan los usuarios. ¡¡Llamad a los fotógrafos!! ¡¡Que el gabinete de prensa se asegure de que la noticia sale muchas veces en la prensa afín al régimen!!

Si el PMUS se está ejecutando puntualmente  ¿Dónde están sus logros? ¿Por qué no se ven en Logroño por más que intentan enmascarar con su habitual “que parezca que se hace algo” mediático, sustituyendo programas enteros por medidas singulares y puntuales que pagar a medios de comunicación a su servicio para usar como propaganda exhaustiva con la que bombardear la población desinformada?

Por si todo esto fuera poco, el funcionamiento habitualmente poco democrático de la Comisión de seguimiento del PMUS, desprovista de cualesquiera funciones ejecutivas y ya ni siquiera deliberativas, y convertida hasta ahora por los concejales de “Participación Ciudadana”, Ángel Sáinz Yangüela, y de “Tráfico” (que ya no  Movilidad), Félix Francisco Iglesias, tan solo en una comisión “informativa” de las medidas decididas unilateralmente por su equipo de gobierno, están en la raíz de esta falta de control democrático e impunidad gubernamental. En suma, tal como lo definía Rousseau, la esencia misma del malgobierno.

Luego, cara a los medios, se reclama llevar cualquier cuestión a esta inoperante comisión “para su discusión”. Resulta insultante que se quiera justificar o compensar el no desarrollo en profundidad del Plan de Movilidad Urbana Sostenible con el positivo pero anecdótico ensanchamiento de aceras en un par de calles (Vélez de Guevara, Múgica), y que se presente su desorbitado coste, junto a la inversión en conservación rutinaria de la red viaria, como “obras de seguridad vial”.  La verdadera actuación de seguridad vial para reducir la violencia vial, accidentes y atropellos en Logroño tiene un nombre: cumplimiento del PMUS.

accidente_trafico_circunvalacion_logrono

Foto: nuevecuatrouno

Las ciudades son organismos vivos, y como tales su ecosistema avanza en condiciones similares hacia objetivos similares, por más que sus gestores atiendan o desatiendan (como es el caso de Logroño) las necesidades y demandas evidentes de su poblaciones. Poblaciones que les han elegido para que les hagan vivir mejor. No para que incumplan el mandato popular y lo que se aprueba por unanimidad en sus instituciones. Para eso les pagamos. O eso se supone.

Reclamar el debido, puntual y estricto cumplimiento de estos programas es una cuestión de política de ciudad, no de un partido político concreto (en cualquier caso el PMUS fue aprobado por unanimidad de todos ellos). Es una cuestión elemental de justicia social y ambiental, y un derecho democrático: que los planes que la ciudad reclama para salir de esta insostenible situación, planes por los que tanto hemos trabajado, planes que la ciudad ha encargado, ha pagado y aprobado por unanimidad de sus representantes… se cumplan.

#Biciudad01_Invierno. Paseos urbanísticos estacionales.

img-20170220-wa0004

Día y hora: sábado 25 de febrero a las 11:00 de la mañana
Punto de salida: Plaza del Mercado (Catedral) – Logroño
Punto de llegada: Plaza del Ayuntamiento de Logroño
Duración aproximada: 2 horas
Recorrido aproximado: 7 km
¿Qué necesitas para participar?: Una bicicleta u otro medio no motorizado.

biciudad01_invierno-itinerario

Itinerario previsto

Paradas:
1. Ribera. Presenta Ana Palacios, arquitecta técnica Ayto Logroño.
2. Campus. Presenta Nuria Pascual, Dra. Geografía UniRioja.
3. Los Lirios. Presenta Jesús Marino Pascual, arquitecto-urbanista.
4. Madre de Dios. Presenta Alfonso Troya, coordinador Proyecto ICI.

img-20170220-wa0002

Si quieres saber más sobre #Biciudad01, échale una ojeada al resumen del anterior recorrido aquí.

img-20170220-wa0003