Posts Tagged ‘peatones’

La negligencia municipal pretende convertir las “áreas pacificadas” del PMUS en calles para la doble fila con simples ensanchamientos de acera.

Si algún contenido interesante alberga el (no por ser de mínimos menos incumplido) Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS) 2013-2025 son las 16 “áreas pacificadas” previstas en él, que el gobierno municipal del PP pretende despachar ahora con el ensanchamiento de acera en unas pocas calles. La inclusión de estas áreas pacificadas era la medida más prometedora en un Plan redactado a toda prisa con el único propósito de optar en el límite de plazo a la adjudicación de subvenciones al oligopolio empresarial del transporte urbano para las que era requisito. Este Plan fue fruto en gran medida de las aportaciones de colectivos ciudadanos con una visión contemporánea del urbanismo y la movilidad en colaboración con el personal técnico externo que lo elaboró durante 2012-2013, con gran perplejidad ante el inaudito obstruccionismo técnico municipal que afirmaba con prepotencia que el Plan era innecesario por ser Logroño ya “una ciudad perfectamente ordenada”.

En azul, las “áreas pacificadas” aprobadas para Logroño, hacia un modelo de ciudad 30 en “superislas” o “supermanzanas”. Cualquier parecido con la realidad de las actuaciones ejecutadas es mera coincidencia.

Los tres niveles de jerarquía viaria en los que se organiza la movilidad sostenible de una ciudad son claros, aunque a menudo los responsables políticos los pierdan deliberadamente de vista para, condenándonos a toda la ciudadanía a un modelo de ciudad atrasado, preservar los privilegios del coche para así no tener que afrontar las resistencias iniciales a los cambios por una ciudad mejor. Cobardía política, negligencia técnica y un partido de gobierno con su bolsa principal de votantes en una población reaccionaria y envejecida se alían para la no rendición de cuentas y para demostrar que, pese a su palabrería constante por la sostenibilidad, el derecho a la ciudad para ellos es lo de menos. Clientelismo, privatizaciones, y preservación de sus sillones técnicos, funcionariales y políticos por encima de todo. Impunidad, corrupción y consecución de votos y carreras políticas en otras esferas a costa de la ciudad.

Tres niveles de pacificación del tráfico para la ciudad sostenible:

A grandes rasgos, podemos dividir la ciudad en tres tipologías caracterizadas por su velocidad / densidad de tráfico o grado de pacificación:

  1. Viario principal, vías preferentes (VP) y “calles de pasar”. Límite de velocidad genérico 50Km/h, 40Km/h en el interior del casco urbano de Logroño y restricción de circulación a vehículos pesados (>12t).  Como norma general, en el sistema de movilidad de una ciudad moderna bien diseñada el tráfico de paso no la atraviesa, sino que se hace permear hacia el exterior (desautoxicación de la ciudad). En Logroño sucede justo al revés, abundante densidad de tráfico de paso por el mismo centro, con los ejes Vara de Rey-Avenida de la Paz, y Murrieta-Gran Vía-Jorge Vigón. En el viario principal, la velocidad y peligrosidad del tráfico obliga a que la movilidad ciclista deba ser protegida, en una combinación de técnicas con espacios segregados protegidos (carril-bici) preferentemente unidireccionales,  o bien en los casos más tranquilos en coexistencia vehicular (ciclo-carriles CC30 en calzada), conformando una red básica de vías ciclistas interconectadas (radiales y anulares) que conecte los principales centros de atracción de viajes, centro y barrios de la ciudad. No todo es infraestructura, ni la movilidad en bici se aprende en las autoescuelas. La capacitación específica de los nuevos ciclistas para aprender a moverse por la ciudad ha de ir de la mano de una buena red de vías que invite al cambio modal de poder usar la bici con seguridad. Está demostrado que el desarrollo de buena infraestructura potencia el uso y atrae a más personas para la transición entre medios de transporte. Si resulta fácil y seguro moverse en bici, más gente deja el coche en casa.  “Construidlas y vendrán”.

    Red de itinerarios ciclistas de Valencia. ¿Una ciudad con el grado de motorización de Valencia puede hacerlo, pero Logroño no? ¿Por qué? ¿Por quiénes?

  2. Mallado secundario en retícula. Viario de distribución. Calles de sentido único y circulación mayormente residencial. Análogamente, las calles de sentido único se organizan en circuitos que permeen el tráfico hacia el exterior, hacia el viario principal, y no sirvan como atajos. Terreno ideal para el calmado de tráfico implementando  ciclocalles y Zonas 30 (que NO son sólo una limitación a 30Km/h, sino que implican prioridad ciclopeatonal). En Logroño desde la Unidad de Movilidad se niegan a introducir ambas, lo cual se enmascara con simples límites de velocidad, que nadie hace cumplir, en unas pocas calles. Que nada estorbe al coche y a la sempiterna doble fila, caiga quien caiga.
  3. Cascos antiguos, calles de plataforma única y/o de acceso motorizado restringido (las intencionalmente mal denominadas “peatonales”, en las que sí que entran coches), calles residenciales a 20Km/h (señal azul S-28), calles tranquilas o “calles de estar”. Estas son las “áreas pacificadas” que deberían evolucionar hacia un modelo urbanístico de supermanzanas que recupere el espacio urbano para la vida: grupos de calles tranquilas ciclopeatonales rodeadas por “calles de pasar”. Los lugares del interior de las supermanzanas son eminentemente estanciales, relacionales, lúdicos, pacificados, ciclopeatonales en ambas direcciones y donde el coche sea un mero invitado (con acceso motorizado restringido a residentes, carga y descarga comercial, servicios, emergencias). Calles recuperadas para la vida, calles para la gente frente a la motorización.

Previsiblemente, el “área pacificada A” de Logroño ni siquiera tendrá Zonas 30, tan sólo límite de velocidad a 30 (no es lo mismo) en Ramírez de Velasco. Los vecinos pedían su peatonalización para proteger los centros en la zona (escolares, sanitarios, de mayores) y por continuidad urbanística entre la plaza y el parque. Aunque estaba seleccionada en los presupuestos participativos, del Distrito Oeste, el PP sólo ha hecho caso a los que pedían más coches en la calle.

Sin embargo, aterrizamos en la sórdida realidad de las escasas ejecuciones realizadas por el malgobierno urbanístico de nuestra ciudad, siempre sordo y ciego a las aportaciones de cualquiera de los habitantes que no sean de su cuerda, cuando no directamente hostil y reaccionario ante las organizaciones ciudadanas que no se presten a plegarse al clientelismo adulador que hacen aparecer en los medios controlados y manipulados por ellos con el dinero público de todos como recompensa por lamer las almorranas del poder. En el caso del “área pacificada A”, proyecto estrella en movilidad del gobierno del PP esta legislatura, esto incluye despreciar las peticiones de las asociaciones de vecinos del Distrito Oeste en los presupuestos participativos (esos que se vuelven a convocar ahora), de la FAPA sobre entornos escolares, todas y cada una de las de Logroño en Bici – Ecologistas en Acción (que presentamos un documento con  propuestas de mejora frente al actual con tres niveles diferentes de intervención que fueron desatendidas sin respuesta alguna) y las recomendaciones de la Agrupación de Urbanistas del COAR. El área pacificada A será la única que se ejecute… aunque a medias. El PP sólo hace caso a aquellos que piden más estacionamiento y más coches en la calle. La reforma de la Plaza de México en la que arrasaron con el arbolado, vinculada a la venta de terrenos con el soterramiento del ferrocarril, la sacaron a licitación con casi 5 veces más presupuesto que la única área pacificada que van a cumplir. La mega-rotonda de Vara de Rey por si misma, se lleva más que el presupuesto estimado para dar cumplimiento a todos los programas del PMUS de Logroño hasta 2025 según la memoria económica del Plan. Frente a sus discursos vacíos, la asignación presupuestaria es la verdadera prueba del nueve del grado de interés real de este gobierno por la transformación de la ciudad hacia la sostenibilidad ambiental: ninguno.

Reduciendo las intervenciones urbanísticas que habrían de transformar la ciudad a simples ensanchamientos de aceras en unas pocas calles, los políticos del tráfico y ciertos técnicos incapaces se alían para despachar las “áreas pacificadas” del PMUS de Logroño (un instrumento de planificación incómodo para ellos, que en el fondo nunca tuvieron intención alguna de cumplir) con la apariencia de vías renovadas (el año que viene hay elecciones) pero que sin embargo no cambian en nada los usos de la calle o que incluso, paradójicamente, generan el efecto contrario de fomentar el abuso del automóvil privado y la doble fila permanente. El bombo mediático se encarga después de llamar a esto “pacificación”.

Las recién inauguradas “nuevas e importantes actuaciones en la calle Cigüeña”… garantizando la doble fila. ¿Es esto pacificación del tráfico o una operación mediática?  La Universidad sigue sin contar con vías de acceso ciclopeatonales seguras ni con un Plan de Transporte a la Universidad, aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos, reclamado varias veces en Pleno municipal y otros órganos ciudadanos, previsto para 2015… e igualmente incumplido. El concejal, Francisco Iglesias, dice que si la Universidad quiere un Plan de Transporte… que se lo hagan ellos, que si es por él, la ciudad no va a poner un duro. Menos mal que además de él mismo, sólo otras 7,000 personas trabajan o estudian allí.

 

Calle Milicias con tramos en sentido opuesto ¿Fluidez ciclista o invitación a subir la bici a la acera? Todas las propuestas de organizaciones de usuarios como Logroño en Bici son desatendidas.

La “nueva” calle Milicias. El reparto espacial sigue siendo predominantemente motorizado. No se contempla la movilidad ciclista ni como ciclocalle, ni como ciclo-carril. Límite de velocidad 40km/h. Más espacio para terrazas. Bravo.

Esto NO es ni de lejos un área pacificada. Calle Villamediana. Cambiar aparcamientos en batería por en línea para garantizar la doble fila permanente para los establecimientos de precocinados en las inmediaciones. Da igual que haya un colegio cerca. Nueva hazaña municipal: ensanchar la acera para que se vea baldosa nueva y que parezca que se hace algo, que el año que viene hay elecciones.

Desplazando el eje de la calzada 1m se ensancha la acera medio metro… y cambiando el aparcamiento en batería a en línea, se hace sitio para la doble fila, incrementando uno de los mayores riesgos de seguridad para el tráfico ciclista, que en nada tienen en cuenta. Pintar un círculo y un monigote en el suelo no constituye una Zona 30, ni una Ciclocalle, mucho menos un área pacificada. ¿Áreas pacificadas o negligencia motorizada institucional? This is Logroño, Cuca Gamarra “I am with you”.

“Vallas de encauzamiento peatonal modelo Logroño” (sic). Dificultar los tránsitos peatonales para garantizar la pista de velocidad vallada para el coche. Para el Ayuntamiento, los accidentes son culpa de los peatones, que cruzan por donde quieren, no de la mala infraestructura, ni del abuso del coche ni del exceso de velocidad. Logroño, el modelo anti-Pontevedra. Siempre para atrás en urbanismo y movilidad ciclista y peatonal.

 

 

En 2015, ante las demandas ciudadanas por los incumplimientos del PMUS, ya lo anunciaron actuaciones en todas estas calles… ¿Dónde están?

 

El contorno del “Área pacificada J” prevista para el barrio de San José, donde deberían haberse recuperado las calles para la vida en ellas. Pero los barrios más humildes sólo tienen derecho al coche y a la violencia vial. El año que viene, en las elecciones, lo volverán a prometer una vez más, para acto seguido volverlo a incumplir.

 

INFORME LeB: Un año de convivencia (a)probada en Portales

La convivencia funciona.

Recientemente se cumplía un año del fin de la “batalla de Portales”, por la que tras 10 años de lucha social y presión ciudadana se conseguía que el Ayuntamiento de Logroño finalmente procediera a normalizar la convivencia ciclopeatonal en la calle Portales, señalizando convenientemente la bidireccionalidad de esta vía ciclista, vital para la movilidad en bicicleta en nuesta ciudad. Se regulariza así el uso cotidiano que las personas que nos desplazamos en bici por Logroño veníamos haciendo de manera lógica de esta calle como eje natural Oeste-Este a lo largo del Casco Antiguo.

Por fin se reconoce el uso real de la bici en Portales como “calle tranquila”… ¡poner esto les ha costado 10 años!

La calle Portales es la ruta tranquila más natural para atravesar andando o en bici la parte vieja de la ciudad, como venía demostrando con muy baja conflictividad el sentido común de la ciudadanía de Logroño. En una población en la que algunos de sus técnicos municipales más reaccionarios siguen obsesionados con entregar prioritariamente el espacio público de la ciudad al tráfico a motor, incluso en su casco histórico, Portales constituye hasta el momento la única alternativa ciclista “legal” a la peligrosa Calle Norte, que funciona en la práctica como una circunvalación interior con abundantes problemas de ruido, velocidad y densidad de tráfico motorizado.

Prueba de la bondad de la medida es la ausencia de incidentes significativos durante más de un primer año de regularización de esta solución convivencial, educativa en la coexistencia tranquila entre los modos de transporte más sostenibles (caminar y bicicleta), por otra parte sobradamente probada y conocida a través de décadas de aplicación en ciudades europeas, pero que el providencial conservadurismo del gobierno logroñés no aceptaba incorporar. Han sido 10 años de revindicación histórica y batalla constante por parte del Colectivo Logroño en Bici (casi desde sus orígenes) para que el Ayuntamiento recogiera el uso real que su ciudadanía demandaba y venía ya poniendo en práctica desde mucho tiempo atrás.

Una reivindicación histórica de la gente que usa la bici para moverse por la ciudad.

Durante estos años hemos vivido cambios legislativos para adelante y para atrás (como las tristemente célebres “Ordenanzas Cívicas” promovidas por Juan Ignacio Zoido, actual Ministro del Interior, cuando era presidente de la FEMP, pioneras en el recorte de tantos derechos civiles, políticos y sociales como sufriríamos después). En el Logroño biempensante sería el ala más conservadora del Partido Socialista quien haría el favor al establishment de impulsarlas, atacando entre otros usos del espacio público la presencia genérica de bicicletas. “Ni nosotros nos hubiéramos atrevido a tanto” celebraron los concejales del PP en el Pleno de su aprobación. Serían aquellos 32 colectivos que se levantaron ante los incívicos abusos reglamentadores de la Ordenanza, aquellos a los que la infamia de Concha Arribas (PSOE) calificaba como “un grupúsculo de jóvenes pintorescos”,

Acampada Logroño 15M, mayo de 2011 los mismos jóvenes que pocos meses después se convertirían por todo el país en el movimiento 15M, cuando el estallido de indignación ciudadana ante la “crisis-estafa” de políticos corruptos y banqueros llenaría calles y plazas y marcaría el mayor acontecimiento político democrático de las últimas décadas.

Asamblea Logroño 15M, mayo 2011

El Partido Popular ganó aún las elecciones y pese a las vacías declaraciones de intenciones, tendríamos que esperar hasta marzo de 2013 para que se consiguiera la reforma del artículo 13.5 de la Ordenanza Cívica por uno de los pocos políticos locales capaces de subirse a una bicicleta (Jesús Ruiz Tutor, concejal de Medio Ambiente), aunque con un “fleco” importante: se normalizaría el doble sentido ciclista en las “calles de prioridad invertida” (prioridad no motorizada sobre motorizada)… sólo en las que se señalizaran para ello, en vez de hacer del coche la excepción en las “calles tranquilas” como se ha hecho en otras capitales. Un reto que probó ser demasiado para los técnicos municipales que diseñan la ciudad ciclista sin usar la bici en ella (o a juzgar por los resultados, puede que incluso sin jamás haberse subido a una).

La batalla jurídica desatada entre intereses privados espurios (amparándose torticeramente en una legislación antediluviana) y las avanzadas ordenanzas municipales de los Ayuntamientos de Sevilla y Zaragoza, a falta de un nuevo Reglamento General de Circulación secuestrado por los sucesivos gobiernos estatales de PSOE y PP sin actualización desde 2003, proporcionó a sus detractores la excusa perfecta para seguir sin apostar por el desarrollo de la movilidad ciclista en Logroño. A día de hoy, un RGC que recoja la realidad de los usos de movilidad actuales sigue sin promulgarse. Años de vacío legal, corrupción en la DGT, indefensión y normativa desfasada que los ayuntamientos intentan compensar exprimiendo su autonomía local a golpe de Ordenanzas. Aquellos que lo intentan, en Logroño no es el caso.

Y llegó el PMUS.

A pesar de las abochornantes campañas mediáticas, “las estrategias integrales de fomento de la bicicleta” sin contenido, y los anuncios tan constantes como falsos de solución inmediata por parte del gobierno municipal del PP, las esperanzas de los ciclistas de Logroño recaerían en intentar impulsar un Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño (PMUS) más ambicioso que el plan de mínimos que el Concejal de Movilidad Sostenible, (Angel Sáinz Yangüela, PP) encargó in extremis como un mero trámite destinado a la obtención de subvenciones al oligopolio local del transporte público, y que acto seguido procedería a enviar directo al cajón sin intención alguna de llevarlo a cabo, como demostraría sin dejar lugar a duda con el paso del tiempo el incumplimiento por el gobierno municipal del PP de sus principales ejes, planes, programas y medidas.

El trabajo fue intenso y obligó al Colectivo LeB a reorientar sus limitados recursos a una tecnificación forzosa que nos alejaba de nuestras acciones de calle, educación y sensibilización, pero una responsabilidad inevitable pues se estaban decidiendo el futuro  y el modelo de la ciudad para muchos años.

Paradójicamente, antes del diagnóstico del PMUS, el Ayuntamiento aprobaría el Plan de Infraestructuras de la Ciudad de Logroño (PICL 2011-2025), ampliamente criticado desde numerosos ámbitos ciudadanos por su planteamiento exclusivamente “cochista” de grandes infraestructuras, barreras urbanísticas y caros artificios “peatonales” para intentar salvarlas a posteriori (pasarelas peatonales que se prometerían a las personas vecinas inmumerables veces pero que con la conveniente excusa de la “crisis” no se construirán jamás – como las de El Arco, Las Norias o La Ribera).  Es el mundo al revés: como si primero se decicidiera qué vamos a construir (con un plan de infraestructuras) y después la ciudad se preguntara qué hacía falta construir (analizando las necesidades de movilidad con un PMUS).

La incapacidad técnica municipal para la sostenibilidad, la falta de voluntad política y la ausencia de dotación presupuestaria que se traducen en el incumplimiento de los principales programas del PMUS de Logroño (aprobado por unanimidad) por parte del gobierno del PP requieren una reflexión detallada aparte. Aún en esas condiciones, el equipo técnico redactor presentó como medida inicial para el arranque del Plan, divulgativa, educativa y de coste mínimo, la señalización ciclista bidireccional inmediata de todas las calles de plataforma única (acceso motorizado restringido, “peatonales”) EN DICIEMBRE DE 2013.

Sin embargo, la dejación política y técnica municipal supondría que aún tendríamos que esperar tres años y medio más, hasta junio de 2016 para que el Ayuntamiento de Logroño colocara las pegatinas “EXCEPTO BICICLETAS” y habilitara el resto de señalización para reconocer su uso habitual, solo en Portales.

Incumplimientos y años perdidos, campañas de multas en periodo pre-electoral y caza al ciclista en Logroño.

A pesar de que el PMUS fuera aprobado por unanimidad de todos los grupos políticos en diciembre de 2013, la inacción del gobierno municipal por la movilidad sostenible obligaría a todos los partidos de la oposición a solicitar de nuevo la puesta en marcha inmediata del Plan en Pleno municipal dos años después de aprobarse éste (2015). Las huecas campañas mediáticas para el control de la opinión pública en las que el PP está especializado se sucedían con tanta intensidad como escaso era el calado real de las medidas adoptadas, mientras seguían sin cumplirse los programas. Como colofón a la legistatura perdida de Yangüela (2011-2015) para la Movilidad sostenible en Logroño, llegarían por contra las campañas de multas indiscriminadas desatadas en pleno periodo pre-electoral, una auténtica “caza al ciclista” a la búsqueda del voto más reaccionario e intolerante, con circulares internas a la Policía Local exigiendo sanciones e incluso con el mismo comisario político del PP, el polémico Fernando Fernandez Beneite, colocado arbitrariamente al mando de la Policía Local de Logroño como premio a los salvajes actos de represión policial de la protesta ciudadana en la huelga general del 14N cuyo dispositivo de antidisturbios comandaba,  quien saldría en persona a imponerlas a primera hora a pie de calle incluso contra el criterio de los propios agentes bajo amenaza de expediente. Padres llevando a sus hijos al colegio, profesores, trabajadores, estudiantes… pocos se libraron de la oleada de terror contra el uso de la bicicleta desatada en Logroño.

Mientras el miedo a las sanciones se extendía, y no pocas personas desistían de usar la bici para sus desplazamientos habituales por el centro, el episodio alcanzó tintes delirantes en las semanas previas a las elecciones municipales de 2015, con el gobierno municipal del Partido Popular volviendo a prometer en campaña todo aquello que había estado incumpliendo impunemente a lo largo de toda su legislatura y que ya prometiera cuatro años antes.

Surrealismo ibérico

La indignación ciudadana crecía otra vez ante el absurdo e incompetencia municipales, protestas, dignos ejemplos de desobediencia civil, bicifestaciones, acciones sobre el subconsciente colectivo, apoyos políticos diversos, y un encendido debate público se sucedían, entre intervenciones artísticas o ciberacciones en redes:

Intervención artística de D. Azpurgúa en La Gota de Leche

Las bicicletas reclaman Portales

Bicifestación en abril de 2015 reclamando el doble sentido ciclista en Portales

Finalmente, puede que como resultado de los sucesivas denuncias por casos de corrupción y arbitrariedades que desembocaban en reiteradas peticiones públicas de dimisión del concejal de Seguridad Ciudadana, Miguel Sáinz, puede que como consecuencia del eterno conflicto abierto en el seno de la Policía Local de Logroño  (conflicto laboral, político por su control o simplemente de poder) o quizás por otras causas, el goteo de multas se extendió hasta junio de 2016, pero ésta fue ya la gota que colmó el vaso de la indignación ciudadana. La definitiva decisión política había llegado en febrero de de 2016, consiguiendo instar (para el mes de abril del mismo año) a los reticentes, obstruccionistas, desorientados e incapaces técnicos a habilitar el doble sentido ciclista en la calle, junto con la hostilidad de miembros de la Policía Local que continuaban multando arbitrariamente incluso cuando ya se había promulgado una definitiva resolución de alcaldía, hasta el extremo de que el colectivo LeB tuvo que difundir el documento a través de sus redes sociales para que las personas en bici pudieran llevarla encima a modo de salvoconducto ante el acoso policial.

Todavía a día de hoy existen elementos en la Policía Local que parecen disfrutar de ejercer abuso de poder hostigando a las personas en bicicleta, alardeando chulescamente de haber sido quienes despachaban sanciones hasta el último minuto cuando el doble sentido de circulación ya estaba aprobado; incluso tienen la indignidad de atribuírse el “mérito” de que la situación cambiase… a golpe de multas a los ciudadanos que afirman servir y proteger.  Logroño en Bici recibe periódicamente informes de actuaciones que parecen buscar dificultar la movilidad ciclista en las calles más tranquilas aplicando a rajatabla el anticuado código de circulación a sabiendas de que está tan desfasado que la forma de la ley no recoge los usos de hoy, obligando a desmontar a ciclistas locales y forasteros en el casco antiguo hasta en calles cortadas al tráfico a motor por obras, amonestándoles injustamente por atravesar la Plaza (aunque lleguen de atravesar media Europa, o media Península por el Camino de Santiago… en Logroño deben desmontar de sus bicis), forzándoles a efectuar rodeos absurdos que imposibilitan la fluidez de los itinearios ciclistas, o recreándose en su abuso de autoridad para crear problemas donde no los había, exponiéndoles a situaciones de mayor peligro desde otras en las que no existía ninguno mediante la aplicación inflexible, desproporcionada e irracional de la norma motorizada, actuando incluso contra el espíritu de la ley, sabiendo que no toma en cuenta las características propias de la creciente movilidad en bicicleta.

Polis buenos, polis malos… En mayo de 2014 la Policía Local patrullaba en bicicleta en los dos sentidos sin problema. Otros hacen todo lo posible por imposibilitarlo. Foto: Diario LaRioja.

Esto sí que era una buena calle, y no tan peligrosa como está ahora, con tantos peatones… pensarán algunos… ¡y hasta bicicletas! Si por algunos forofos cochistas fuera, Logroño seguiría así todavía.

Ahora contra la bicicleta, como en su día contra las peatonalizaciones

La convivencia en “calles tranquilas”, siempre con prioridad del peatón frente a la bici, y de ésta sobre el tráfico a motor, aún no reconocida, tan fácil de implementar como dificultades e impedimentos se buscaron intencionalmente para su puesta en marcha por parte de quienes debían llevarla a cabo (siempre optando por los criterios técnicos, económicos, jurídicos… más involucionistas y restrictivos), se demuestra como una convivencia posible que prueba ahora su previsible efectividad. El proceso es análogo a las resistencias que se produjeron ante las primeras peatonalizaciones (cuando la calle General Mola y la Plaza del Mercado estaban llenas de coches, y si se peatonalizaban no pocos malauguraban que el comercio se hundiría, los bares cerrarían y desaparecería la calle Laurel…). Son las instituciones públicas las que deberían liderar los cambios y promover la divulgación, concienciación, flexibilidad y tolerancia  necesarias para los cambios por la sostenibilidad y la mejora del espacio público hasta que las personas que habitamos la ciudad podamos incorporarlos y disfrutemos de los beneficios para el bien común que proporcionan estas transformaciones, imprescindibles en el presente escenario de cambio climático y transición energética en el que ya nos encontramos. Sin embargo, en nuestra ciudad se dedican precisamente a lo contrario.

Si por algunos fuera, Portales seguiría siendo “General Mola”. Y muchas calles más cuya ignonimia franquista siguen preservando, evidenciando las antidemocráticas actitudes de los herederos políticos de la dictadura.

Se hace indispensable para reducir emisiones, atropellos y siniestralidad sacar COCHES (que no el coche), al menos del centro de la ciudad. El automóvil y los problemas que acarrea no pueden ser ya el centro del diseño urbano, sino un mero invitado en las “calles tranquilas”, atendiendo claro está las lógicas necesidades de residentes, accesibilidad, comercio, vehículos especiales y de emergencias. Invertir la pirámide para priorizar (por orden creciente) el transporte público, promover los viajes en bicicleta y preservar los desplazamientos a pie, la mayor riqueza de nuestra movilidad ibérica.

La plaza de San Agustín, el mismo aparcadero que sigue siendo cada mañana con la carga y descarga, solo que entonces permanente…

Y la Plaza del Mercado, un buen estacionamiento de coches, que es lo que mis votantes demandan. Hasta que no nos lo pidan no cambiaremos nada. En coche a todas partes y hasta el mismo centro. Para eso somos españoles. Con un par, como dios manda.

 

La lucha por el espacio público es una batalla constante…

…cuánto mejor estaba con los coches, ¡a dónde vamos a ir a parar en Logroño  con estos radicales ecologistas que piden mejorar el espacio público!

Hay cosas que no han cambiado mucho, por muchos chapones azules S-28 de “zona residencial” que se pongan destrozando la estética del Casco Antiguo…

Privatización, turistificación y gentrificación, nuevos peligros para el espacio público logroñés que vienen de lejos.

…aunque Portales no era muy diferente a ahora, antes de ser devorada por el coche.

La “Calle Mayor” de la película de Juan Antonio Bardem (1958), hoy como entonces escenario durante años de una broma cruel del Logroño más reaccionario y provinciano, que hoy en día aún pervive instalado en sus instituciones.

 

Conclusión: una ciudad mejor, más amable, habitable y segura.

Sólo desde la exigencia democrática de una ciudadanía consciente, se podrá desbloquear el atraso histórico de Logroño en urbanismo y movilidad frente a, no ya ciudades europeas de referencia, sino a los núcleos urbanos de nuestro entorno más cercano que sí han apostado por la sostenibilidad en la Movilidad de las personas, no tan sólo el Tráfico de vehículos y mercancías. Recuperar para la vida el espacio público con vías urbanas en las que empezar a considerar el coche como un invitado problemático, no el protagonista principal o único. Es el cambio de paradigma modal por el cual deja de situarse el automóvil privado en la cúspide de prioridades del ecosistema urbano y el objeto central en el diseño y planificación de la ciudad. Muchas ciudades han hecho los deberes y llevan años aplicándolo. Logroño por contra se ha quedado muy por detrás de todas las capitales de su entorno inmediato. Lo peor es que los causantes no parecen dispuestos a hacer otra cosa. Urge un Pacto Ciudadano por la Movilidad y el Espacio Público, una cuestión transversal que beneficiaría a toda la ciudad.

Cambio de paradigma modal en la movilidad

Consejos ciclistas para la convivencia ciclopeatonal segura en las “calles tranquilas”.

  • ¿Peatones? ¿Ciclistas? No, personas en bici, personas a pie.
  • La coexistencia entre personas en bici y caminando es una oportunidad para el cambio cultural que restaure el uso perdido de la bici en la ciudad. ¡Favorécelo con respeto mutuo!
  • Portales es calle de “acceso motorizado restringido”, pero cuenta con banda de rodadura y “aceras” diferenciadas en el pavimento. Circula mejor por el centro de la calle.
  • Reduce mucho la velocidad, y adecúala a las condiciones de densidad peatonal. Si hace falta, no pasa nada por bajarse y empujar. También tenemos pies.
  • Ponte en lugar del otr@. Comunícate. Establece contacto visual, especialmente si hay niños o personas vulnerables cerca. Cruzando dos miradas (niño/a – padre/madre – niña/o) puedes hacer saber que los has visto y todo estará bien.
  • Establece trayectorias previsibles, lo más rectas y suaves posibles. Be water my friend!
  • Procura no cortar la trayectoria de los peatones. Siempre que puedas, cruza por detrás para no alarmarles.
  • ¡Mide!: Maximiza la separación disponible, pasando por el punto medio entre otros dos.
  • Sepárate al menos un metro de los caminantes, de los accesos y fachadas. Si pasas más cerca, igual no deberías estar ahí. Busca una ruta alternativa por otra calle, desmonta o espera para pasar.
  • Prevé lo imprevisible: niños, animales, juegos… pueden cambiar rápidamente de trayectora. Anticipa.
  • Sé amable, colabora con una actitud informativa y con educación. No respondas a las provocaciones, si las hay. Ten en cuenta que la percepción de peligro (como para montar en bici por la ciudad) es muy desproporcionada frente a la realidad. La bici aún sorprende en un país que perdió su uso urbano muchos años atrás.
  • Más ciclistas en la calle hacen la calle más segura, y la convivencia más habitual y natural. Pero la prioridad en espacios compartidos es peatonal. Y debiera serlo de los ciclistas sobre los motorizados.
  • Es más importante CÓMO se va que POR DÓNDE se va, pero la acera (a no ser que seas un menor con una bici clasificada como juguete) la acera es siempre, siempre peatonal.

¿Es Logroño una ciudad fácil para no tener que ir en coche?

Texto completo del artículo aparecido en Rioja2.com a raíz de la iniciativa Biciudad01. Respuesta apresurada a la pregunta de una periodista: ¿Es Logroño una ciudad amable para moverse en bicicleta?

155692663_fe83c69999_o

Busque las 7 diferencias con…

Logroño, 2016

…Logroño en 2016.                                      Respuesta: 7 veces más coches, mismo modelo.

Logroño cuenta con un potencial magnífico, por orografía, climatología, cultura popular y urbanismo, para que la apuesta por la sostenibilidad en movilidad fuera una de sus principales características, para ser una población que diera respuesta a estas necesidades de otra manera diferente que entregar la ciudad al coche omnipresente, que devora y destruye el espacio público. Seguimos atascados en un modelo urbano con una gestión de la movilidad atrasada y desfasada que, hoy por hoy, hace ya tiempo que resulta de todo punto insostenible. Para que nos hagamos a la idea, en nuestra ciudad aproximadamente entre el 70-80% del espacio no construido, se entrega en exclusiva al automóvil privado, para circular o estacionar, con los problemas que genera (enormes costes de mantenimiento, ruidos, contaminación del aire, velocidad, atropellos…)  El insoportable modelo de planificación actual encaja en el 20-30% restante a todos los demás usos: peatones, ciclistas, transporte urbano colectivo…, y cualquier iniciativa emprendida en nombre de la “sostenibilidad” se hace en contra de ese 20-30%, casi nunca contra la jungla del automóvil que es lo que en el fondo hace peligrosa la calle.
.
Preguntémonos si no cuántos íbamos al colegio andando no hace tantos años, y el porqué de las colas de coches a la entrada y salida del colegio de nuestros niños. ¿Qué modelo de ciudad queremos? Porque tanto puede diseñarse una ciudad para tener que vivir metidos en el coche para ir a todos lados, como una ciudad que ponga en valor el espacio público, en la que se pueda vivir entre menos coches.
Tal como nos ilustra el gran Gato Peráltez (pincha para ver más)

Tal como nos ilustra el gran Gato Peráltez  (pincha en la imagen para ver más)

Entendemos el espacio público como la vida de calle, las relaciones que tienen lugar en ella. Revalorizar el uso estancial, convivencial, lúdico, educativo, comercial, incluso conflictual, político… del espacio público es imprescindible. Apostar por una ciudad más habitable, tranquila, menos ruidosa y más segura para los más vulnerables es perfectamente factible, con técnicas más que probadas y aplicadas durante años en otras ciudades, algunas bien próximas a nosotros, pero la triste realidad es que, pese a las grandes declaraciones políticas, redes, congresos y pactos rimbombantes, a la hora de la verdad, el incumplimiento impune de las planificaciones de sostenibilidad aprobadas está haciendo que Logroño se esté quedando muchos años por detrás de todas ellas.

El impulso que se logró durante los años 80 con las peatonalizaciones, pese a la resistencia inicial que despertaron (y a las que hoy en día prácticamente nadie estaría dispuesto a renunciar para volver a llenar de coches por ejemplo Portales, o la Plaza del Mercado) no se vio continuado durante los sucesivos ejercicios. Ni siquiera con la llegada de la “crisis” (estafa) económica de 2008 se supo ver la oportunidad económica que suponía apostar por otro modelo de ciudad más ecológica y habitable.
Recuperar espacio de calle para los medios más tranquilos y efectivos (caminar, bicicleta, transporte público…), garantizar la accesibilidad por medios distintos al coche, por ejemplo al pequeño comercio y preservar la mayor riqueza de nuestro espacio público: que la mayoría de los desplazamientos a diario en nuestra ciudad aún se realizan andando, es perfectamente factible… si hubiera voluntad política para ello, en vez de para sacar réditos pólíticos de aquellos que se oponen a cualquier cambio.
Logroño necesita un gran pacto ciudadano por la movilidad sostenible y el espacio público.  Pero todo ello requiere de determinación política, prevalencia del bien común sobre el rifi-rafe partidario, y dosis ingentes de divulgación, sensibilización y educación por una ciudad mejor. Algo que no sucederá hasta que a las instituciones de gobierno de Logroño no lleguen una participación y corresponsabilidad ciudadana reales, que no sean sólo una farsa o un mero trámite que es utilizado para la habitual manipulación mediática, y un control democrático efectivo que garantice que aquello que se aprueba, se cumple. Una ciudad más sostenible, amable y habitable es algo en la que todos saldríamos ganando. Se trata de la ciudad en la que todos vivimos.

¿Cuántos peatones y ciclistas tienen que morir para que las instituciones cumplan con sus compromisos en Movilidad Sostenible?

bicianimita chile

“Bicicleta blanca” o “bicianimita” en Chile en recuerdo de una víctima de la violencia vial motorizada. ¿Cuántos atropellos tiene que haber para que se cumplan los compromisos en movilidad sostenible?

La muerte de otro ciclista este pasado sábado, un usuario de bicicleta pública en Madrid atropellado por un todo-terreno de lujo con una conductora que se dio a la fuga, el atropello de una pareja en la rotonda de República Argentina con Salustiano Olózaga este viernes noche, un pelotón de ciclistas de carretera arrollado en Galicia hoy mismo con víctimas mortales… son terribles sucesos que vuelven a poner de manifiesto la urgente necesidad de actualizar el insostenible modelo de ciudad en que vivimos. Vuelve a evidenciarse cuánta voluntad política es necesaria para transitar de los fracasados modelos de gestión del Tráfico por los que se sigue apostando  (hasta ahora entendiendo como tal, en el fondo, el motorizado) a otros modelos que den respuesta a las necesidades de Movilidad de la ciudadanía (que no es únicamente “tráfico”), facilitando y priorizando desde la ordenación urbana aquellos medios de desplazamiento más colectivos, tranquilos, sostenibles y orientados al bien común.     (pincha para ver un ejemplo)

 

Desgraciadamente, sólo cuando sucede lo irreparable (y para muchos ni entonces), se ponen en evidencia los niveles de violencia motorizada con los que nos vemos obligados a convivir. No hay estadísticas ni maquillaje de datos  que enmascaren los insoportables niveles de atropellos y accidentalidad vial en nuestras atrasadas e hipermotorizadas ciudades.  Con la inestimable contribución de influyentes sectores (económicos, políticos, empresariales, de asociaciones clientelares…) empeñados en que nada mejore ni cambie en realidad, sin más respuesta a la crisis económica, política, ambiental y a la situación de emergencia social que atravesamos… que la restauración a costa de los más débiles del régimen vigente que nos ha traído hasta aquí. Sectores emperrados en poner el foco sobre que el factor más  peligroso del tráfico en las ciudades lo constituye… ¡la gente en bicicleta! O culpar a los peatones, que es que son muy despistados cruzando… y por eso hay atropellos. Siempre eludiendo lo más obvio: el sinsentido de seguir entregando la ciudad al coche.

 

Todo esto ocurre, claro está, también en Logroño:

(Fuente: nuevecuatrouno – Mapa de atropellos en Logroño)

126 atropellos solo en Logroño reconocidos por el Ayuntamiento el pasado año 2015, dos de ellos mortales. 36 atropellos a peatones hasta la fecha (25 de marzo) en 2016. Los atropellos a ciclistas ya sólo se consideran “colisiones”. Unos datos vergonzosos que el gobierno municipal no mostró durante meses pese a las reiteradas peticiones, pero no pasa nada, porque  en palabras del concejal del ramo, D. Miguel Sáinz García “el índice de atropellos estuvo por debajo del de 2014” ( …¡porque el año anterior hubo 124 atropellos en vez de 126!).  Lo importante debe ser que parezca que descienden, no que se atropelle a más de cien personas al año en Logroño. Atropellos que, en caso de ser a ciclistas, ya sólo son “colisiones con vehículos a motor” en los partes oficiales de SOS Rioja, normalmente la única fuente consistente de información. Más de 1,550 accidentes de tráfico anuales en los (poco fiables e incontrastables) datos oficiales, a falta de una base de datos de siniestralidad como ésta de Zaragoza de la que Logroño carece (y que también está prevista en ese PMUS que no se cumple). Pero para ellos, el peligro en la ciudad lo representamos los ciclistas, “la principal preocupación de los ciudadanos” (sic) en palabras del anterior concejal de Movilidad (!), y es en nosotros sobre los que hay que centrar las campañas, es a la gente que se arriesga y esfuerza a diario por una ciudad más limpia, más tranquila y con menos malos humos y no a la omnipresencia del coche en el centro de la ciudad para todo, es a nosotros ciclistas a quienes hay que sancionar, amonestar, reconvenir, coercer, reeducar y perseguir para solucionar los problemas del tráfico. Los atropellos no se solucionan contra-programando mediáticamente con los mismos vídeos que se anunciaron el año anterior (ver noticia) en idénticas circunstancias, y eso sólo cuando, ante la insistencia y la preocupación ciudadanas, los responsables se ven obligados a hacer públicos tan escalofriantes cifras de siniestralidad.

 

¿Qué hará falta para que Logroño salga del atraso de ser una ciudad para los coches?

 

No nos cansamos de advertirlo, desgraciadamente predicando a menudo en el desierto frente a un muro de incompetencia y prepotencia municipal. Desgraciados sucesos como los atropellos de nuestra “ciudad del motor” ocurren:

  • cuando se sigue creando demanda inducida de tráfico motorizado al centro de la ciudad en vez de potenciar el valor estancial, lúdico, comercial, político de los espacios peatonales. Cuando se vuelve a priorizar el acceso en coche en el centro, cuando no se fomentan facilidades que protejan la accesibilidad por medios tranquilos y  transporte colectivo.
  • cuando se obliga a las bicicletas a comportarse en toda circunstancia como vehículos a motor sin tomar en cuenta sus necesidades. Las bicis son vehículos, sí, pero con peculiaridades y vulnerabilidades propias que siguen sin contemplarse en la ordenación de la ciudad.
  • cuando se aplica a rajatabla y con evidente exceso de celo, en espacios compartidos de convivencia, la norma motorizada a los ciclistas, en vez de proteger los itinerarios seguros y lógicos que el uso y la experiencia han ido consolidando (como cuando, a base de no cumplir la ley aprobada y no ejecutar durante años las medidas aprobadas en el PMUS, intentan expulsarnos de Portales y otras calles de tráfico motorizado restringido a golpe de sanción).
  • cuando no se prepara la ciudad para la reducción de velocidades y la pacificación del tráfico (algo que no consiste en pintar señales en el suelo, sino que implica medidas urbanísticas),
  • cuando prácticamente toda intervención de movilidad ciclista se efectúa en detrimento del espacio peatonal, y en base a crear un conflicto artificial con los peatones.

 

Más allá, la ciudad seguirá atascada y estos lamentables sucesos seguirán ocurriendo:

Desgraciadamente, pese a las declaraciones y campañas institucionales, los hechos demuestran que, mientras las de alrededor evolucionan, nuestra ciudad sigue condicionada por una minoría involucionista de responsables políticos, acomodados cargos públicos y técnicos dispuestos a seguir sumiendo a Logroño en el atraso cochista. Responsables de las decisiones que, desde el cinismo, la opacidad y la impunidad de sus cargos, anteponen al sentido de lo común, a la seguridad de las personas y a la convivencia en respeto, ordenar la ciega aplicación estricta de regulaciones inadecuadas y obsoletas, a todas luces diseñadas pensando únicamente en el tráfico motorizado. En vez de recomendar adecuar la regulación de la calle al uso lógico y real que ya se hace sin demasiados problemas a diario, prefieren bloquear las soluciones con la búsqueda de impedimentos técnicos retrógrados en vez de aplicar intervenciones urbanísticas sencillas y de eficacia demostrada en muchos países durante décadas, soluciones  más que inventadas y probadas. Prefieren presentar la bicicleta en la ciudad como origen del peligro y conflicto, y enfrentar a peatones y ciclistas en vez de impulsar las calles tranquilas, la mejora del espacio público y la ciudad amable.

Prefieren mantener el insostenible modelo automovilístico actual de mera  gestión del tráfico, la ciudad para el coche y el asfalto. Prefieren reducir al mínimo e incumplir las planificaciones de sostenibilidad para la ciudad aprobadas en Pleno municipal, desconsiderar los esfuerzos de participación ciudadana y obstaculizar las peticiones de los usuarios. ¡Aún siendo ellos mismos ciclistas! Ciclistas, quizás, de fin de semana y no ciclistas urbanos como medio de transporte habitual,  pero que también sufren atropellos, casi siempre aún más graves, en las carreteras cada semana. Aún así…

Prefieren, en definitiva, seguir esperando a que ocurra otro accidente.

Planes y medidas incumplidos en el horizonte a corto plazo del PMUS de Logroño

Pese a las declaraciones municipales, asistimos consternadas a como ni en año bisiesto arranca un impulso decidido por un modelo de urbanismo y movilidad sostenibles en nuestra ciudad. En su lugar, se anuncian nuevas ordenanzas y planes de menor envergadura con los que sustraer un PMUS del que la ciudad de Logroño decidió dotarse y resolvió acometer, siendo aprobado por unanimidad en Pleno Municipal en Diciembre de 2013. Un plan inicialmente de mínimos licitado a toda prisa para la captación de subvenciones al transporte urbano, pero mejorado con el trabajo y la participación de numerosos colectivos y entidades ciudadanas, un Plan que no pertenece a ningún partido, sino a la ciudad en su conjunto, y que, de convertirse en papel mojado o seguir siendo desarrollado de manera anecdóctica, supondrá un mayúsculo desprecio del gobierno del PP  a la participación ciudadana y al dinero en él invertido, pero sería sobre todo, una enorme oportunidad perdida de actualizar las maneras de moverse los habitantes de Logroño poniendo a su servicio el urbanismo contemporáneo, de adaptarse a las necesidades de la transición energética y el cambio climático. Una oportunidad de transformar el modelo de ciudad para hacer de Logroño, en vez de una ciudad pare el coche, una mejor ciudad para vivir.

Durante los próximas semanas, iremos actualizando una relación de los programas, planes y medidas incumplidos en el horizonte a corto plazo (antes de 2015) del Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Logroño.

Red básica de vías ciclistas de Logroño en el PMUS de Logroño

El documento de exposición de las propuestas del Plan (resumen de los planes sectoriales) puede consultarse aquí:

PLAN DE MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE DE LOGROÑO (2013-2025)

Los anexos técnicos que constituyen las soluciones técnicas detalladas propuestas para el desarrollo del Plan no se hacen públicos por el Ayuntamiento de Logroño a día de hoy, pese a las reiteradas peticiones de transparencia por parte de organizaciones vecinales, partidos políticos, movimientos ciudadanos como Logroño en Bici y ciudadanos a título individual.

Detallamos a continuación algunas de medidas del horizonte a corto plazo (2015) del PMUS, junto a aquellas de las que ha proporcionado alguna información el Ayuntamiento de Logroño, sin rendición de cuentas, medidas incumplidas que el gobierno municipal del PP se niega a analizar en la Comisión de seguimiento del Plan.

En color vino, la información municipal sobre el estado de las medidas.

En rojo, comentarios de Logroño en Bici.

 

PLAN DE MOVILIDAD PEATONAL:

  • Programa 16 MP2 – Regulación del uso de las calles peatonales.
    • PR 16 MP2 M1 – Modificación de la ordenanza de carga y descarga. “En fase de redacción de borrador de Ordenanza de Circulación”. ¿Otra Ordenanza más en vez de medidas de promocióny estímulo de las alternativas sostenibles? ¿En qué plazo? El PMUS proponía adelantar el horario de carga y descarga, en ciertos momentos muy intenso en calles “peatonales”. Sin embargo sigue sin modificarse y por contra, hay constante permisividad hacia la intrusión de vehículos motorizados no autorizados más tarde del límite de las 12:00h.
    • PR16 MP2 M3 – Modificación Ordenanza reguladora de la instalación quioscos y terrazas de veladores en la ciudad de Logroño. “Borrador para su aprobación”. ¿Más terrazas invadiendo el espacio peatonal o menos? Portales o Bretón de los Herreros se convierten en embudos cada vez más estrechos entregados al lucro privado, al ruido y a la quema de propano… y con cada vez menos espacio libre para cualquier otro uso de la calle…
    • PR16 MP2 M3 – Modificación Ordenanza reguladora de actividades comerciales e industriales en terrenos públicos. “Sin ejecutar”. La privatización creciente del espacio público es una constante cuando no se ejecutan planificaciones tendentes a facilitar los desplazamientos a pie y por los medios tranquilos. No se protege el valor estancial, lúdico, relacional y convivencial del espacio público, de la calle como exponente máximo de lo “público“.

 

PLAN DE MOVILIDAD CICLISTA

  • Programa 17 MC1 – Actuaciones en la red de itinerarios ciclistas existente.
    • PR17 MC1 M1 – Eliminación de los puntos de ruptura. “Estudiar soluciones viables en zona sur (Guindalera, La Cava, Fardachón), Obispo Fidel García, Duquesa de la Victoria, zona Lope de Vega”. El estudio de deficiencias y puntos de ruptura en la red de itinerarios existentes ya se detalló en Agosto de 2013 en el Anexo de Pacificación de Vías e Itinerarios Ciclistas del PMUS que el gobierno municipal no hace público. No se tomaba en cuenta (ni se toma) la experiencia de los usuarios. No se ha creado el Observatorio de la Movilidad. No se han desarrollado los Itinerarios Ciclistas. Entre otras deficiencias, en 2013 ya se señalaban:
      • D.1 C/ General Yagüe con calle Portillejo. Discontinuidad del carril en la rotonda – SIN RESOLVER.
      • D.2 C/ Portillejo. Sección de la acera por debajo del mínimo permitido – SIN RESOLVER. 
      • D.3 C/ Holanda. Discontinuidad del itinerario – SIN RESOLVER. 
      • D.4 Parque Inventor Cosme García. Paso inferior sin separación visual – SIN RESOLVER.
      • D.5 C/ Entrena – Parque San Miguel. Cruce C/ Entrena con C/ Pradoviejo – PROYECTO DE CONSTRUCCIÓN DE NUEVA ROTONDA SIN SOLUCIÓN CICLISTA.
      • D.6 Parque San Miguel. Bordillos y rasantes inadecuados.DEFICIENCIAS.
      • D.7 Calle Huesca- Plazuela Acesur. Cambio tipo vía ciclista – SIN RESOLVER. BIDIRECCIONALIDAD CICLISTA SIN SEÑALIZAR en Mª Teresa Gil de Gárate (calle de tráfico motorizado restringido, “peatonal”). Peligrosísimo giro a izquierdas en C/ Múgica sobre carril-bici.
      • D.8 Calle Muro de Cervantes. Ocupación ilegal del tramo por carga y descarga – DOBLE FILA Y PERMISIVIDAD COTIDIANA. Peligro para parada de autobús urbano y por invasión de carril-bici. Desperfectos frecuentes en balizas.
      • D.10 Calle Capitán Gallarza. Aparcamientos ilegales en calle con restricción Área de prioridad Peatonal DIARIO. SIN RESOLVER. SIN BIDIRECCIONALIDAD CICLISTA en zona de prioridad invertida para conectar con carril-bici de Víctor Pradera.
      • D.11 Parque de las Gaunas, Parque San Miguel.  Falta de señalización en transición de distintas tipologías de tramos de vías ciclistas. – SIN RESOLVER. Pasos ciclistas adosados a pasos de peatones sin marcar. ACERA-BICI unidireccional en ambas aceras sin respetar anchuras mínimas. Solventable dando prioridad ciclista en calzada en carril derecho. DELIRANTE CONSTRUCCIÓN DE ACERAS-BICI PEGADAS A FACHADAS JUNTO A SALIDAS DE GARAJE SIN VISIBILIDAD, ACCESOS A EDIFICIOS RESIDENCIALES, UNA RESIDENCIA DE ANCIANOS O UNA CLÍNICA GINECOLÓGICA. Surrealista. Hace falta algo más que pegar en el carril una señal adhesiva de “peligro peatones”. 
    • Entre otros puntos de ruptura, en Agosto de 2013 ya se señalaban:
      • Punto de ruptura 1 – C/ Fuenmayor. El carril-bici acaba sobre la acera y no conecta con el Itinerario ciclista 1 (El Cortijo). –SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 2 – C/ Portillejo con Avda. de Burgos. Itinerario cortado en rotonda. – SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 3 – Parque San Miguel. Discontinuidad con acceso a vía ciclista en Parque San Miguel. – SIN RESOLVER, TAMPOCO EN NUEVO PROYECTO DE ROTONDA. Además, FORMA PARTE DE LA ENTRADA DEL CAMINO DE SANTIAGO a la ciudad de Logroño. Bordillos y rasantes sin resolver, vía ciclista termina en acera y discontinuidad.
      •  
      • Punto de ruptura 4 – Calle Clavijo, zona de la Cava. – DESASTROSO. Aceras-bici sobre aceras y pasos de peatones sin marcar paso ciclista. Giros en ángulos cerrados imposibles. Aceras-bicis en zona interior de la acera implican cortar obligatoriamente las trayectorias de  los peatones. ACERA-BICI ACABA CONTRA PARADA DE AUTOBÚS.
      • Punto de ruptura 5 – Avenida de Madrid con Avenida Salustiano Olozaga. Itinerario cortado en rotonda. Acera-bici bidireccional termina en sentido contrario. ATROPELLOS FRECUENTES EN PASOS DE PEATONES EN ROTONDA.
      • Punto de ruptura 6 – Avenida de Laguardia. La acera bici queda interrumpida en la rotonda, avenida de Laguardia con la calle Emilia Pardo Bazán. La vía ciclista está trazada por el interior y no en el exterior como sería lo recomendable. – SIN RESOLVER.
      • Punto de ruptura 7 – Conexión tramos por el hospital San Pedro. Tramos inconexos. SIN DESARROLLAR PLAN DE MOVILIDAD AL HOSPITAL. Arcenes siempre sucios, frecuentemente inundados. Pista-bici acaba en acera de rotonda (Salustiano Olózaga). NUEVA ROTONDA DEL PLAN DE INFRAESTRUCTURAS CONSTRUIDA SIN ACCESO PEATONAL NI CICLISTA.
      • Punto de ruptura 8 Conexión tramos calles 30 y Gran Vía. Calles Labradores y Vélez de Guevara sin conexión en Zona 30 a Gran Vía. Sin paso ciclista en resaltes de C/ Labradores. – A SOLUCIONAR EN NUEVA ÁREA PACIFICADA (urbanización, no sólo señalización)
      • A añadir: NUEVO CARRIL-BICI DE DUQUES DE NÁJERA ACABA SOBRE LA ACERA DE LA ROTONDA DE AVDA. MURRIETA-CARMEN MEDRANO.
      • Éstos son sólo algunos casos descritos por la empresa que redactó el PMUS, la experiencia cotidiana de los ciclistas de Logroño podría señalar muchos más… ¿Por qué no se atienden desde el Ayuntamiento?

 

PLAN DE MEJORAS DE ACCESIBILIDAD A GRANDES CENTROS DE ATRACCIÓN DE VIAJES:

  • Programa 38 CA2 – Plan de Transporte a la Universidad

    • PR 38 CA2 M1 – Realización del plan en el horizonte a corto plazo (antes de del fin de 2015)..  INCUMPLIDO – Sin información ni financiación por parte del Ayuntamiento de Logroño.
  • Programa 38 CA3 – Plan de Transporte a los Hospitales

    • PR 38 CA3 M1 – Realización del plan en el horizonte a corto plazo (antes de del fin de 2015)..  INCUMPLIDO – Sin información ni financiación por parte del Ayuntamiento de Logroño. 
  • Programa 38 CA1 – Planes de Transporte al Trabajo

    • PR 38 CA1 M1 – Realización del plan en el horizonte a medio plazo (2016-2018).  Empresas de la Asociación de empresas del Polígono Cantabria ya han realizado su propio plan, identificado sus necesidades, implementado medidas propias de incentivo y remitido requerimientos al Ayuntamiento de Logroño, especialmente hacia la necesidad urgente de mejora de accesos ciclopeatonales seguros. Sin respuesta ni financiación de proyectos.

(continuaremos actualizando)

Carta de un ciclista a un policía de Logroño

Hola,
Gracias por tu correo, yo también pensaba escribirte para conocer, como conocedor de la realidad del espacio urbano que como nosotros eres, tu opinión personal sobre el desafortunado procedimiento sancionador que estamos sufriendo los ciclistas de Logroño. No porque estemos nadie en el Colectivo Logroño en Bici en absoluto en desacuerdo con que se desincentiven o incluso se sancionen las conductas inadecuadas, sino por el uso interesado que de la acción generalizada contra los ciclistas se hace. Te envío unas consideraciones personales por si son de tu interés o para que las divulgues entre tus compañeros.

Sigue leyendo

EXCLUSIVA – El colectivo Logroño en Bici otorga al Ayuntamiento de Logroño el Premio Ciudad Mundial del Coche 2015 y sucesivos

Coincidiendo con la reciente campaña de “extremación de sanciones a los ciclistas”, el Colectivo Logroño en Bici hace un reconocimiento a la encomiable labor del Concejal de Seguridad Ciudadana de Logroño, en la defensa de la convivencia y promoción del vehículo más marginado y vulnerable en nuestra ciudad: el automóvil privado.

P1550107

Este importante galardón cierra un ciclo en el que la presión de extremistas ciclistas y caminantes radicales habían llevado a una situación insostenible el crecimiento del uso del automóvil, imprescindible para la recuperación económica en nuestra Comunidad. La evidente intención atropelladora de familias y ancianos por parte de las bicicletas hacía imprescindible una enérgica acción de gobierno contra estos criminales, convertidos en el principal peligro público de nuestra primorosa ciudad.

Numerosas demandas ciudadanas recibidas en los últimos meses por parte de conductores, indignados con el peligro que supone para la circulación la invasión de bicicletas y peatones en espacio que bien podría ser destinado a la construcción de más carreteras, han forzado al valiente concejal a tomar estas encomiables medidas de re-educación.

“El coche es imprescindible, TODOS lo usamos. No se trata de criminalizar a nadie.” ha declarado el concejal en su espacio semanal de radio en la cadena RES. Una vez transmitida la educación necesaria a todos los ciclistas, ya era hora de poner multas más altas que lo que cuestan sus desgraciadas bicicletas. Gracias a las decididas acciones del teniente alcalde, Logroño en Bici ya está recibiendo reportes de ciclistas que dejan de usar la bicicleta para volver al incomparablemente más cívico automóvil, así como constataciones del palpable incremento de la merecida agresividad hacia ese vehículo de piojosos que no tienen para comprarse un carro o una buena moto como Dios manda.

Todos los demócratas apoyamos las acciones del concejal y su(s) nuevo(s) Jefe(s) de Orden Público en aras de la convivencia, reclamamos más agentes para su estricto cumplimento, y esperamos que la fiel ciudadanía sepa agradecerlo con su voto, en este crucial momento de amenaza populista del populacho a la verdadera y única legitimidad Popular.

En justa reciprocidad por este reconocimiento, el concejal anuncia la próxima imposición al Colectivo Logroño en Bici de la Medalla de la Virgen de la Esperanza de más Oro y la condecoración Cruz del Ciudadano Logroñés con distintivo gualda, que impone este Ayuntamiento, a lo que se unirá la concesión de aún más abultadas subvenciones a este solidario club de usuarios de la bici de Logroño.

La corporación municipal y en especial su alcaldesa, confían en el declive imparable de los medios no motorizados y están dispuestas a impulsarlo con el objeto de hacer una ciudad más solvente, más próspera, más veloz y más accesible en coche a todas partes. Por ello, los concejales de Inseguridad Ciudadana, Medio Ambiente/Crecimiento Sostenido y Movilidad Participativa anuncian el inmediato desarrollo transversal en los medios habituales de una Estrategia Integral de Promoción del Motor y el Automóvil En Todos sus Ámbitos, con importantes medidas que se concretarán en el futuro cercano 2042-2048, y serán presentadas en el Foro Participativo Sin Participación Ciudadana de Valladolid 2015 para solaz de la corporación con un vino español en el Círculo Logroñés. Entre las 47 ó 132 nuevas medidas presentadas destacan:

  • Una novedosa Campaña de peatones de cartón con los que hacer prácticas de atropello a distintas velocidades, aunque asegurándonos de que sea siempre debidamente sobre el límite legal establecido.
  • Además, una fiel distribuidora local ofrecerá bicicletas con las que practicar en doble y triple fila escolar de todo-terrenos el derribo de ciclistas en las instalaciones del Parque Infantil de Tráfico y se le premiará por ello con unos contratillos. “Se trata de otro magnífico ejemplo de la colaboración público-privada desarrollada en nuestra ciudad”, ha destacado el portavoz municipal.
  • En armoniosa consonancia con la Política Municipal de Opacidad, cualquier documentación requerida podrá ser denegada a cualquier ciudadano que la solicite a través de la Oficina Virtual Municipal o en los canales digitales de participación ciudadana previo pago en Logroño App Store.

Este importante reconocimiento abre el camino para un próximo galardón Premio Español a la Insostenibilidad a la ciudad de Logroño entregado por algún miembro no imputado de la Casa Real.

P1550117

Instrumentación avanzada usada en Logroño para la campaña de verificación del límite de velocidad

Apoyan la entrega de este premio, y por ello serán invitados VIP a la ceremonia de entrega, que tendrá lugar en la próxima gala La Ciudad Sin Mi Bici en Riojafórum:

  • Federación de asociaciones de Vecinos Fachas Solamente.
  • Movimiento Peatonal por el Odio y la Intolerancia.
  • Gobierno del PePé de La Rioja. Del PePé. Por el PePé. Para el PePé.
  • Centro Español de Acceso a la Enseñanza Católica en Todo Terreno.
  • Asociación de Pequeños Comerciantes y Hosteleros Con Mi Coche hasta La Puerta o Nada – Asociación Española de Beneficiados por el Centro Comercial.
  • Asociación de la Prensa Subvencionada Democrática Española (APDSE)
  • Coordinadora ciudadana por la doble fila “Aparco donde me sale de los huevos”.
  • Asociación Riojana de Fabricantes de Asfaltos y Rotondas.
  • Plataforma Motorizada de Mamporreros del PePé.
  • Consejo Social Filatélico y Numismático del Sobre sin Cerrar.
  • Confederación Española de Entidades Bancarias rescatadas sin ánimo de lucro.
  • Deutsche Autolieben und Nationalische Assotiation.

Además, el actual gobierno del Ayuntamiento de Logroño puntúa alto el los siguientes accésit a prestigiosos certámenes, dotados con unos milloncejos de euros donados por constructores para reformar la sede del partido:

  • Mejor Brazo Político Policial y Mejor Selección Pública de personal.
  • Capital Europea de la Represión. Mejor acción de gobierno contra el libertinaje político y social.
  • Campaña del Botellón Institucional Riojano Mejor Joven y Borracho que Emigrar o Luchar.
  • Juegos Olímpicos Ciudad Europea del Recorte 2016.
  • Mejor Censura y amenazas a activistas cuando no hay cámaras. Mejor Manipulación Mediática.
  • Mejor recorte de derechos civiles, políticos y sociales – Asociación por la Promoción de las Ordenanzas (In)Cívicas-PePOE.
  • Capitalidad Española de la Gastrorrestauración en contra del Espacio Público 2006.
  • Mejor Entidad Local privatizadora de servicios públicos, educación y sanidad, entregada por la Federación Española de Municipios de Derechas (FEMD).

Cerramos con estas declaraciones de Celeitariano Sáinz García, admirador ferviente de la corporación en teléfonos del lector, foros de internet y espacios radiofónicos en cuanto tuvo constancia del premio:

Nota: Aunque pueda parecer lo contrario, este artículo no es un extracto del periódico público municipal “De Buena Fuente” ni de la revista “Comunidad”, la revista de todos los riojanos.

Desafortunadamente, en contraposición a este artículo satírico, las declaraciones del concejal son reales y las condiciones descritas, escalofriantemente fieles a la realidad punto por punto. El aumento de la agresividad hacia los ciclistas y la vuelta al coche ya se dejan sentir en las calles de nuestra ciudad. ¡Gran trabajo, Gobierno Municipal!

P1550086

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (III)

multa

Ésta es la legislatura en que menos se ha intervenido para mejorar la ciudad… y en la que, por contra, más autopromoción mediática y declaraciones de intenciones vacías se han realizado.

El único logro aparente de esta legislatura para la ciudad, y en el que pueden estar depositadas las esperanzas de la lamentable gestión de la movilidad por medios sostenibles en Logroño, es el desarrollo del endeble Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), cuyas recomendaciones, por supuesto, no van por esta línea desincentivadora y represiva, sino que entran en abierta contradicción con ella.

Resulta especialmente desalentadora la adopción de esta campaña de persecución de los ciclistas inmediatamente después de aceptarse la constitución (incluida en el PMUS) de un FORO POR LA BICICLETA, un órgano de encuentro, deliberación y debate entre diferentes instancias interesadas en promover la movilidad en bici, que el Colectivo Logroño en Bici venía reivindicando largamente y se encarga de impulsar.

Se trata del fracaso absoluto de la política de gestión integral de la movilidad: no hay más que ver cada día las dobles filas, la invasión constante de esquinas y aceras, las carreras de coches nocturnas, las cifras del alarmante número de atropellos POR AUTOMÓVILES, la falta de atención a las demandas de acceso ciclopeatonal a los centros de trabajo (otra promesa electoral incumplida)… y por si fuera poco, ahora, la criminalización de los ciclistas.

Esto sucede en una ciudad sin Oficina de Movilidad, sin un Plan Director de la Bicicleta, sin Ordenanza Municipal de Bicicletas, donde ni siquiera puede conseguirse un plano de vías ciclistas en su Oficina de Turismo… Pero en la que todos los departamentos se autodenominan como muy “Sostenibles” o muy “Accesibles” o muy “Smart”. Vivimos en una ciudad con un potencial magnífico para la movilidad por otros medios que sin embargo, actualmente va en estos temas muchos años por detrás de las de nuestro entorno. Una ciudad nominalmente en la Red de Ciudades por la Bicicleta y que pese a que el mismo concejal que ahora impulsa estas sanciones aprobara en pleno el manifiesto de ciudades en contra de la imposición del casco obligatorio en los recorridos urbanos, obliga incoherentemente a utilizarlo en su formación y desarrolla confusas campañas casquistas. Aunque ya sabemos que cuando interesa, se puede decir una cosa aquí, y defender en Madrid justo la contraria… Claro: mejor curarse en salud ante posibles demandas por responsabilidad política que fomentar la seguridad en números pacificando el tráfico y generando antipatía entre los automovilistas, que tendrían por ello que modificar sus hábitos. Cuestión de votos. ¿Qué quieren los ultras del Teléfono del Lector? Pues vamos a dárselo…

Para lo que sí ha habido tiempo y dinero es para ridículas campañas de comunicación con la red clientelar de asociaciones afines de una línea comunicativa arcaica, cutre, de un mal gusto más que discutible, y sobre todo de un sempiterno tono coercitivo, paternalista, infantilizador, reconviniente, amenazante, policial, y que sólo ejemplifica la verdadera vocación de esta corporación. Pese a sus ingentes operaciones de imagen y autopromoción monopolizando los recursos públicos, sucesivos tics autoritarios lo han venido demostrando en el tiempo una y otra vez: restringir, recortar, prohibir y sancionar… a los más débiles. Autoritarismo e imagen de mano dura para tiempos de cambio, ahora que se permiten funcionar a careta quitada. En contra de toda Convivencia que dicen fomentar, como los que antes les precedieron, con sus “cívicas” ordenanzas, y ahora con multas y sanciones.

cazaalciclsita2014

Desincentivar el uso de la bicicleta para que todo siga igual

No creemos que estas retrógradas actuaciones, insertas en el presente clima represivo de restricción de derechos sociales y libertades democráticas, vayan a impedir el desarrollo imparable de la necesidad de caminar hacia el uso de medios más sostenibles que el coche, aunque no cabe duda de que, si no actuamos, con estos incentivos mucha gente se lo pensará dos veces antes de ni siquiera intentarlo.

Es la ciudad vista desde el sillón, no desde el sillín. Pretender disciplinar a los de las bicis sin ser capaces de utilizarlas ellos mismos a diario. Basta preguntar cuántos políticos y técnicos municipales con responsabilidades en estas cuestiones eligen en nuestra ciudad a diario la bicicleta como su medio de transporte para obtener una esclarecedora visión del problema.

Sin duda, la amenaza de estas medidas, el sometimiento a la arbitrariedad policial (¿quién determina exactamente qué es algo tan vago jurídicamente como “comportarse indebidamente en el tráfico”? -sólo el criterio inapelable del agente-). O la inseguridad de si se estará incumpliendo la norma voluntaria o involuntariamente, a menudo por falta de recursos y con la intención de preservar la propia integridad, dadas las condiciones de ordenación del tráfico en la ciudad…

Desde luego muchos ciclistas no tenemos ningún problema en bajarnos de la bici cuando sea necesario – pues su facilidad para convertirnos en un peatón más es una de las genialidades de nuestro vehículo y clave de su fluidez en itinerarios urbanos-. Pero con una red de vías ciclistas que a pesar de su obligatoriedad normativa resulta inoperante, inconexa, disfuncional, de tramos sueltos con accesibilidad a menudo ni considerada técnicamente, y en su mayoría construida sobre las aceras, ahora nos veremos expuestos a no sólo no poder mantener la fluidez funcional de nuestro medio de transporte, sino a poder ser denunciados y sancionados en cualquier tramo de entrada o salida o intervalo intermedio… por estar invadiendo la acera.

En coherencia con sus nuevas disposiciones, ¿se verá el Ayuntamiento obligado ahora a trasladar todos los aparcabicis, puestos de alquiler de bicicleta pública, y aceras-bici a la calzada?

En su afán desmedido por mostrar mano dura con los ciclistas recalcitrantes, Miguel Sáinz se permite crear un registro de infractores (una auténtica “lista negra”) o incluso ir más allá de las propias normas de rango superior: en el código de circulación se establece que el uso de elementos reflectantes en la vestimenta en horas nocturnas es obligatorio en vías interurbanas. Recordad: El chaleco reflectante del Titanic no es obligatorio en ciudad.

 

No cabe duda de que esta restrictiva medida municipal que extrema la aplicación inflexible del antiguo Código de Circulación (a punto de derogarse) desanimará a muchos ciclistas nuevos, actuales y potenciales a atreverse a circular con sus bicis bajo la amenaza de sanción. Más aún en los tiempos que corren, de dificultades económicas para la mayoría de la población, en los que las desorbitadas sanciones resultarán a menudo mayores que el propio valor económico de sus vehículos.

¿Por qué tantos ciclistas de Logroño circulan por las aceras? Porque alguien les ha enseñado a hacerlo.

(pero esto será tema para un próximo artículo gráfico)

 

Logroño en Bici-Ecologistas en Acción y la Coordinadora en Defensa de la Bicicleta, ConBici, continuarán con su labor de informar, educar y defender a los usuarios de bicicleta en la ciudad y con su labor de promover una mejor ciudad ciclopeatonal.

Esta batalla se está dando en muchas ciudades, y en muchas se han conseguido victorias ya. (pincha en la foto y lo verás):

PedaleaHISTORIA26092014_EFFECTS1

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (II)

represión bici

Desde el colectivo Logroño en Bici no ponemos en cuestión la legalidad de la persecución de las infracciones de la norma. Otra cosa sería hablar de para quién y por quién están hechas las normativas, y del escaso interés institucional por adecuarlas a realidades cambiantes, al uso cotidiano y a las necesidades ciudadanas actuales y para el futuro. Sobre qué a quién se persigue… y sobre qué y a quién no. Lo que pretendemos es llamar la atención sobre el origen de los problemas y sobre por qué desde el Ayuntamiento se adoptan este tipo de “soluciones”.

La responsabilidad última de nuestro desenvolvimiento en el espacio público es personal, y cada persona, utilice el medio que utilice, se comportará de manera considerada y respetuosa… o no, respondiendo a una multitud de factores. Independientemente de si va en coche o en moto, a pie o en bicicleta, de si circula por la calzada, por una vía ciclista o por la acera, se producen comportamientos responsables e irresponsables por parte de los usuarios de todos los medios.

En Logroño en Bici lo repetimos incansablemente, aunque parezca una verdad de perogrullo: Más importante aún que POR DÓNDE se circula, es CÓMO se circula. Por más que el dónde también sea importante, y que esté (bien o mal) regulado, y haya por fuerza que cumplirlo. E intentar cambiar lo que no funciona.

 

Nuestra opción es recuperar la calle

Nuestra opción es recuperar la calle para las personas, circular principalmente por la calzada, pues cada bici ayuda a pacificar el tráfico, a generar seguridad en número y a acostumbrar a los usuarios de medios motorizados a la coexistencia sin conflictividad con las personas en bicicleta. Algo que los ciclistas conscientes ejercemos con nuestro simple ejemplo, esfuerzo y riesgo cotidianos. Nuestro modelo de transformación social genera una ciudad más amable, habitable, tranquila y segura.

Esa es la razón por la que entendemos y compartimos el enfado de los peatones, (pues cada ciclista es en sí mismo un peatón en potencia, con una visión de la ciudad semejante) al constatar la degradación creciente del espacio público, al contemplar consternados durante años como casi todas las actuaciones se acometían contra el ya de por sí reducido espacio peatonal para no tocar la supremacía de la insoportable hipermovilidad motorizada que asfixia la ciudad. El conflicto (entre los más vulnerables, entre los de abajo) estaba servido.

La batalla por la bicicleta en la ciudad es necesariamente la misma que la que reivindica toda mejora peatonal. La defensa del espacio público ciclista es desde siempre la defensa del espacio público peatonal (y viceversa). Por eso Logroño en Bici apoyó el Manifiesto La acera es peatonal, por ejemplo.

Entendemos lógicamente la preocupación y la confusión de los nuevos ciclistas, o aquellos que quisieran serlo, pues convivimos con ella a diario. Después de años de asociar en exclusiva la movilidad en bici al carril-bici (no a las vías ciclistas, que debieran ser más cosas), ahora las instituciones municipales intentan por la única vía que saben aplicar bien, desde la herencia política del autoritarismo predemocrático español, por la vía coactiva de la sanción, insertarles por la fuerza de nuevo en las carreteras, pero sin cambiar las carreteras. Sin una red ciclista funcional. Sin prácticamente intervenir sobre el viario. Sin cambiar nada en la ciudad.

Con unos concejales de “movilidad sostenible” que declaran que “no pueden construirse más vías ciclistas porque quitarían espacio a los coches”, que en sus únicas intervenciones hasta la fecha construyen más kilómetros de aceras-bici y otros de “seguridad ciudadana” que amparándose en un ser “en exceso transigentes” (sic) y aduciendo haber ya realizado previamente la educación necesaria, con unos cursos anecdóticos de formación pobre e improvisada que encasquetaron a la Policía Local, (y para los que por supuesto no se contó con los colectivos de usuarios a pesar de haber iniciado nosotros los programas), asegurando cifras de participación más que cuestionables, ahora lanzan bajo amenaza de sanción por la vía autoritaria a los ciclistas noveles a la calzada. Dirán que se han visto obligados, que no tenían más opción que hacerlo. Es su manera de abordar el problema que ellos mismos crearon y siguen alimentando.

¿Ciudad 30? ¿Supermanzanas? ¿Bikeability? ¿Qué es eso? No les interesa.

(continuará)

cazaalciclsita2014

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (I)

ballon girl ticket banksy

En un gesto insultantemente electoralista, el concejal de seguridad ciudadana de Logroño, Miguel Ángel Sáinz, anuncia que se “extremarán las sanciones a ciclistas” de la ciudad, cediendo así a las insistentes presiones de su bolsa de votantes más intolerantes que aún ven la bicicleta como un estorbo o una molestia en la ciudad.

Así, a través de sus represivas medidas el Ayuntamiento sitúa a Logroño en la misma línea de los ayuntamientos ultrareaccionarios al estilo de la Valencia de Rita Barberá (recordemos su abusiva política de sanciones) o las absurdas medidas impuestas por el Ayuntamiento de Zaragoza que tanta polémica generaron recientemente y que la contestación de miles de ciclistas en las calles obligó a revertir. Logroño se aleja por tanto, pese a las retóricas declaraciones políticas, de la línea de trabajo de municipios que aún con gobierno derechista, han demostrado buenas prácticas en la mejora de la ciudad hacia la imprescindible sostenibilidad. Como la vecina Vitoria-Gasteiz, sin ir más lejos.

Un problema complejo y multicausal

El gobierno del Partido Popular anuncia ahora sanciones desproporcionadas tras haber sido según sus propias declaraciones “excesivamente tolerante con los ciclistas”. Nada sería de extrañar que se persiga a quien incumpliera las normas si no esto no sucediera tras años de expulsar a los ciclistas a las aceras, años de no tomar en consideración ni generar respeto por los usuarios de bicicletas, años de prácticamente no intervenir en el viario para lograr la imprescindible coexistencia entre medios en el ecosistema urbano. Años de desatender mayormente al creciente número de ciclistas urbanos noveles, lógicamente desorientados, desinformados, faltos de recursos y asustados por el estado del tráfico. Años de asociar la movilidad en bicicleta al carril-bici (más bien acera-bici), años de fomentar nefastas infraestructuras, casi siempre en contra del peatón, herencia directa del pelotazo urbanístico que causaron en legislaturas anteriores. Años de denostar a las organizaciones de usuarios independientes como Logroño en Bici.

Años de, en vez de demostrar sensibilidad y tolerancia, a través de su desidia, prepotencia e inmovilismo, dedicarse a fomentar la inquina entre peatones y ciclistas, años de secuestrar la participación, años perdidos de inacción. Ahora, tenemos un problema. Un problema que desde el Ayuntamiento se han encargado de alimentar, presentando sistemáticamente la bicicleta como un conflicto y enfrentando a los medios más vulnerables entre sí: peatones y ciclistas, que por definición debieran ser aliados naturales en la ciudad, para de este modo desviar la atención de su inacción sobre la verdadera fuente de peligro, de insostenibilidad ambiental y de conflicto en la ciudad: su entrega casi absoluta a las leyes del automóvil privado, al uso y abuso del coche.

Criminalizar ahora a los ciclistas urbanos, culparles ahora a través de la sanción administrativa por la vía policial del fracaso de las negligentes planificaciones municipales, parece ser una medida fácilmente digerible y aplaudida por el público más reaccionario y desinformado.

Ahora, hartos de pagar justos por pecadores y de que sistemáticamente se nos presente a los ciclistas urbanos habituales como peligrosos, irrespetuosos e irresponsables, y ahora puestos en el punto de mira por el morbo del habitual tratamiento de la información en los medios, contemplamos la cobardía moral de culpar fácilmente a los más vulnerables (quien lo dude no tiene más que consultar las alarmantes cifras de atropellos a peatones Y ciclistas) para así no tener que exigir responsabilidades a quien origina los problemas desde arriba.

Aunque recuerde, Sr. Sáinz: Nosotros también votamos.

(continuará)

represión bici