Posts Tagged ‘recortes’

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (III)

multa

Ésta es la legislatura en que menos se ha intervenido para mejorar la ciudad… y en la que, por contra, más autopromoción mediática y declaraciones de intenciones vacías se han realizado.

El único logro aparente de esta legislatura para la ciudad, y en el que pueden estar depositadas las esperanzas de la lamentable gestión de la movilidad por medios sostenibles en Logroño, es el desarrollo del endeble Plan de Movilidad Urbana Sostenible (PMUS), cuyas recomendaciones, por supuesto, no van por esta línea desincentivadora y represiva, sino que entran en abierta contradicción con ella.

Resulta especialmente desalentadora la adopción de esta campaña de persecución de los ciclistas inmediatamente después de aceptarse la constitución (incluida en el PMUS) de un FORO POR LA BICICLETA, un órgano de encuentro, deliberación y debate entre diferentes instancias interesadas en promover la movilidad en bici, que el Colectivo Logroño en Bici venía reivindicando largamente y se encarga de impulsar.

Se trata del fracaso absoluto de la política de gestión integral de la movilidad: no hay más que ver cada día las dobles filas, la invasión constante de esquinas y aceras, las carreras de coches nocturnas, las cifras del alarmante número de atropellos POR AUTOMÓVILES, la falta de atención a las demandas de acceso ciclopeatonal a los centros de trabajo (otra promesa electoral incumplida)… y por si fuera poco, ahora, la criminalización de los ciclistas.

Esto sucede en una ciudad sin Oficina de Movilidad, sin un Plan Director de la Bicicleta, sin Ordenanza Municipal de Bicicletas, donde ni siquiera puede conseguirse un plano de vías ciclistas en su Oficina de Turismo… Pero en la que todos los departamentos se autodenominan como muy “Sostenibles” o muy “Accesibles” o muy “Smart”. Vivimos en una ciudad con un potencial magnífico para la movilidad por otros medios que sin embargo, actualmente va en estos temas muchos años por detrás de las de nuestro entorno. Una ciudad nominalmente en la Red de Ciudades por la Bicicleta y que pese a que el mismo concejal que ahora impulsa estas sanciones aprobara en pleno el manifiesto de ciudades en contra de la imposición del casco obligatorio en los recorridos urbanos, obliga incoherentemente a utilizarlo en su formación y desarrolla confusas campañas casquistas. Aunque ya sabemos que cuando interesa, se puede decir una cosa aquí, y defender en Madrid justo la contraria… Claro: mejor curarse en salud ante posibles demandas por responsabilidad política que fomentar la seguridad en números pacificando el tráfico y generando antipatía entre los automovilistas, que tendrían por ello que modificar sus hábitos. Cuestión de votos. ¿Qué quieren los ultras del Teléfono del Lector? Pues vamos a dárselo…

Para lo que sí ha habido tiempo y dinero es para ridículas campañas de comunicación con la red clientelar de asociaciones afines de una línea comunicativa arcaica, cutre, de un mal gusto más que discutible, y sobre todo de un sempiterno tono coercitivo, paternalista, infantilizador, reconviniente, amenazante, policial, y que sólo ejemplifica la verdadera vocación de esta corporación. Pese a sus ingentes operaciones de imagen y autopromoción monopolizando los recursos públicos, sucesivos tics autoritarios lo han venido demostrando en el tiempo una y otra vez: restringir, recortar, prohibir y sancionar… a los más débiles. Autoritarismo e imagen de mano dura para tiempos de cambio, ahora que se permiten funcionar a careta quitada. En contra de toda Convivencia que dicen fomentar, como los que antes les precedieron, con sus “cívicas” ordenanzas, y ahora con multas y sanciones.

cazaalciclsita2014

Desincentivar el uso de la bicicleta para que todo siga igual

No creemos que estas retrógradas actuaciones, insertas en el presente clima represivo de restricción de derechos sociales y libertades democráticas, vayan a impedir el desarrollo imparable de la necesidad de caminar hacia el uso de medios más sostenibles que el coche, aunque no cabe duda de que, si no actuamos, con estos incentivos mucha gente se lo pensará dos veces antes de ni siquiera intentarlo.

Es la ciudad vista desde el sillón, no desde el sillín. Pretender disciplinar a los de las bicis sin ser capaces de utilizarlas ellos mismos a diario. Basta preguntar cuántos políticos y técnicos municipales con responsabilidades en estas cuestiones eligen en nuestra ciudad a diario la bicicleta como su medio de transporte para obtener una esclarecedora visión del problema.

Sin duda, la amenaza de estas medidas, el sometimiento a la arbitrariedad policial (¿quién determina exactamente qué es algo tan vago jurídicamente como “comportarse indebidamente en el tráfico”? -sólo el criterio inapelable del agente-). O la inseguridad de si se estará incumpliendo la norma voluntaria o involuntariamente, a menudo por falta de recursos y con la intención de preservar la propia integridad, dadas las condiciones de ordenación del tráfico en la ciudad…

Desde luego muchos ciclistas no tenemos ningún problema en bajarnos de la bici cuando sea necesario – pues su facilidad para convertirnos en un peatón más es una de las genialidades de nuestro vehículo y clave de su fluidez en itinerarios urbanos-. Pero con una red de vías ciclistas que a pesar de su obligatoriedad normativa resulta inoperante, inconexa, disfuncional, de tramos sueltos con accesibilidad a menudo ni considerada técnicamente, y en su mayoría construida sobre las aceras, ahora nos veremos expuestos a no sólo no poder mantener la fluidez funcional de nuestro medio de transporte, sino a poder ser denunciados y sancionados en cualquier tramo de entrada o salida o intervalo intermedio… por estar invadiendo la acera.

En coherencia con sus nuevas disposiciones, ¿se verá el Ayuntamiento obligado ahora a trasladar todos los aparcabicis, puestos de alquiler de bicicleta pública, y aceras-bici a la calzada?

En su afán desmedido por mostrar mano dura con los ciclistas recalcitrantes, Miguel Sáinz se permite crear un registro de infractores (una auténtica “lista negra”) o incluso ir más allá de las propias normas de rango superior: en el código de circulación se establece que el uso de elementos reflectantes en la vestimenta en horas nocturnas es obligatorio en vías interurbanas. Recordad: El chaleco reflectante del Titanic no es obligatorio en ciudad.

 

No cabe duda de que esta restrictiva medida municipal que extrema la aplicación inflexible del antiguo Código de Circulación (a punto de derogarse) desanimará a muchos ciclistas nuevos, actuales y potenciales a atreverse a circular con sus bicis bajo la amenaza de sanción. Más aún en los tiempos que corren, de dificultades económicas para la mayoría de la población, en los que las desorbitadas sanciones resultarán a menudo mayores que el propio valor económico de sus vehículos.

¿Por qué tantos ciclistas de Logroño circulan por las aceras? Porque alguien les ha enseñado a hacerlo.

(pero esto será tema para un próximo artículo gráfico)

 

Logroño en Bici-Ecologistas en Acción y la Coordinadora en Defensa de la Bicicleta, ConBici, continuarán con su labor de informar, educar y defender a los usuarios de bicicleta en la ciudad y con su labor de promover una mejor ciudad ciclopeatonal.

Esta batalla se está dando en muchas ciudades, y en muchas se han conseguido victorias ya. (pincha en la foto y lo verás):

PedaleaHISTORIA26092014_EFFECTS1

Anuncios

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (II)

represión bici

Desde el colectivo Logroño en Bici no ponemos en cuestión la legalidad de la persecución de las infracciones de la norma. Otra cosa sería hablar de para quién y por quién están hechas las normativas, y del escaso interés institucional por adecuarlas a realidades cambiantes, al uso cotidiano y a las necesidades ciudadanas actuales y para el futuro. Sobre qué a quién se persigue… y sobre qué y a quién no. Lo que pretendemos es llamar la atención sobre el origen de los problemas y sobre por qué desde el Ayuntamiento se adoptan este tipo de “soluciones”.

La responsabilidad última de nuestro desenvolvimiento en el espacio público es personal, y cada persona, utilice el medio que utilice, se comportará de manera considerada y respetuosa… o no, respondiendo a una multitud de factores. Independientemente de si va en coche o en moto, a pie o en bicicleta, de si circula por la calzada, por una vía ciclista o por la acera, se producen comportamientos responsables e irresponsables por parte de los usuarios de todos los medios.

En Logroño en Bici lo repetimos incansablemente, aunque parezca una verdad de perogrullo: Más importante aún que POR DÓNDE se circula, es CÓMO se circula. Por más que el dónde también sea importante, y que esté (bien o mal) regulado, y haya por fuerza que cumplirlo. E intentar cambiar lo que no funciona.

 

Nuestra opción es recuperar la calle

Nuestra opción es recuperar la calle para las personas, circular principalmente por la calzada, pues cada bici ayuda a pacificar el tráfico, a generar seguridad en número y a acostumbrar a los usuarios de medios motorizados a la coexistencia sin conflictividad con las personas en bicicleta. Algo que los ciclistas conscientes ejercemos con nuestro simple ejemplo, esfuerzo y riesgo cotidianos. Nuestro modelo de transformación social genera una ciudad más amable, habitable, tranquila y segura.

Esa es la razón por la que entendemos y compartimos el enfado de los peatones, (pues cada ciclista es en sí mismo un peatón en potencia, con una visión de la ciudad semejante) al constatar la degradación creciente del espacio público, al contemplar consternados durante años como casi todas las actuaciones se acometían contra el ya de por sí reducido espacio peatonal para no tocar la supremacía de la insoportable hipermovilidad motorizada que asfixia la ciudad. El conflicto (entre los más vulnerables, entre los de abajo) estaba servido.

La batalla por la bicicleta en la ciudad es necesariamente la misma que la que reivindica toda mejora peatonal. La defensa del espacio público ciclista es desde siempre la defensa del espacio público peatonal (y viceversa). Por eso Logroño en Bici apoyó el Manifiesto La acera es peatonal, por ejemplo.

Entendemos lógicamente la preocupación y la confusión de los nuevos ciclistas, o aquellos que quisieran serlo, pues convivimos con ella a diario. Después de años de asociar en exclusiva la movilidad en bici al carril-bici (no a las vías ciclistas, que debieran ser más cosas), ahora las instituciones municipales intentan por la única vía que saben aplicar bien, desde la herencia política del autoritarismo predemocrático español, por la vía coactiva de la sanción, insertarles por la fuerza de nuevo en las carreteras, pero sin cambiar las carreteras. Sin una red ciclista funcional. Sin prácticamente intervenir sobre el viario. Sin cambiar nada en la ciudad.

Con unos concejales de “movilidad sostenible” que declaran que “no pueden construirse más vías ciclistas porque quitarían espacio a los coches”, que en sus únicas intervenciones hasta la fecha construyen más kilómetros de aceras-bici y otros de “seguridad ciudadana” que amparándose en un ser “en exceso transigentes” (sic) y aduciendo haber ya realizado previamente la educación necesaria, con unos cursos anecdóticos de formación pobre e improvisada que encasquetaron a la Policía Local, (y para los que por supuesto no se contó con los colectivos de usuarios a pesar de haber iniciado nosotros los programas), asegurando cifras de participación más que cuestionables, ahora lanzan bajo amenaza de sanción por la vía autoritaria a los ciclistas noveles a la calzada. Dirán que se han visto obligados, que no tenían más opción que hacerlo. Es su manera de abordar el problema que ellos mismos crearon y siguen alimentando.

¿Ciudad 30? ¿Supermanzanas? ¿Bikeability? ¿Qué es eso? No les interesa.

(continuará)

cazaalciclsita2014

Campaña del concejal de seguridad ciudadana para criminalizar a los ciclistas de Logroño (I)

ballon girl ticket banksy

En un gesto insultantemente electoralista, el concejal de seguridad ciudadana de Logroño, Miguel Ángel Sáinz, anuncia que se “extremarán las sanciones a ciclistas” de la ciudad, cediendo así a las insistentes presiones de su bolsa de votantes más intolerantes que aún ven la bicicleta como un estorbo o una molestia en la ciudad.

Así, a través de sus represivas medidas el Ayuntamiento sitúa a Logroño en la misma línea de los ayuntamientos ultrareaccionarios al estilo de la Valencia de Rita Barberá (recordemos su abusiva política de sanciones) o las absurdas medidas impuestas por el Ayuntamiento de Zaragoza que tanta polémica generaron recientemente y que la contestación de miles de ciclistas en las calles obligó a revertir. Logroño se aleja por tanto, pese a las retóricas declaraciones políticas, de la línea de trabajo de municipios que aún con gobierno derechista, han demostrado buenas prácticas en la mejora de la ciudad hacia la imprescindible sostenibilidad. Como la vecina Vitoria-Gasteiz, sin ir más lejos.

Un problema complejo y multicausal

El gobierno del Partido Popular anuncia ahora sanciones desproporcionadas tras haber sido según sus propias declaraciones “excesivamente tolerante con los ciclistas”. Nada sería de extrañar que se persiga a quien incumpliera las normas si no esto no sucediera tras años de expulsar a los ciclistas a las aceras, años de no tomar en consideración ni generar respeto por los usuarios de bicicletas, años de prácticamente no intervenir en el viario para lograr la imprescindible coexistencia entre medios en el ecosistema urbano. Años de desatender mayormente al creciente número de ciclistas urbanos noveles, lógicamente desorientados, desinformados, faltos de recursos y asustados por el estado del tráfico. Años de asociar la movilidad en bicicleta al carril-bici (más bien acera-bici), años de fomentar nefastas infraestructuras, casi siempre en contra del peatón, herencia directa del pelotazo urbanístico que causaron en legislaturas anteriores. Años de denostar a las organizaciones de usuarios independientes como Logroño en Bici.

Años de, en vez de demostrar sensibilidad y tolerancia, a través de su desidia, prepotencia e inmovilismo, dedicarse a fomentar la inquina entre peatones y ciclistas, años de secuestrar la participación, años perdidos de inacción. Ahora, tenemos un problema. Un problema que desde el Ayuntamiento se han encargado de alimentar, presentando sistemáticamente la bicicleta como un conflicto y enfrentando a los medios más vulnerables entre sí: peatones y ciclistas, que por definición debieran ser aliados naturales en la ciudad, para de este modo desviar la atención de su inacción sobre la verdadera fuente de peligro, de insostenibilidad ambiental y de conflicto en la ciudad: su entrega casi absoluta a las leyes del automóvil privado, al uso y abuso del coche.

Criminalizar ahora a los ciclistas urbanos, culparles ahora a través de la sanción administrativa por la vía policial del fracaso de las negligentes planificaciones municipales, parece ser una medida fácilmente digerible y aplaudida por el público más reaccionario y desinformado.

Ahora, hartos de pagar justos por pecadores y de que sistemáticamente se nos presente a los ciclistas urbanos habituales como peligrosos, irrespetuosos e irresponsables, y ahora puestos en el punto de mira por el morbo del habitual tratamiento de la información en los medios, contemplamos la cobardía moral de culpar fácilmente a los más vulnerables (quien lo dude no tiene más que consultar las alarmantes cifras de atropellos a peatones Y ciclistas) para así no tener que exigir responsabilidades a quien origina los problemas desde arriba.

Aunque recuerde, Sr. Sáinz: Nosotros también votamos.

(continuará)

represión bici

Por otro modelo de ciudad en el Plan de Movilidad – Bici-Crítica de Julio

La ciudad de Logroño se juega mucho este verano. El Plan de Movilidad Urbana Sostenible ha concluido su fase de diagnóstico y la ronda de propuestas antes de redactar el proyecto en los dos próximos meses, que será aprobado inicialmente en el Pleno municipal de Septiembre.

DOCU_RIOJA

Miembros de Logroño en Bici han participado exhaustivamente en las escasas vías de participación ciudadana ofrecidas. Logroño en Bici lleva años reclamando la creación de un Foro Ciudadano por la Movilidad Sostenible como, por ejemplo, el de Zaragoza (2004). Si en el caso de Vitoria-Gasteiz el proceso participativo duró DOS AÑOS de encuentros de su Foro Ciudadano por la Movilidad Sostenible, con cientos de horas de reuniones entre los sectores interesados que condujeros a un Pacto Ciudadano por la Movilidad Sostenible con un importante consenso entre los sectores implicados…
en Logroño el proceso participativo público se ha despachado con DOS HORAS de talleres por cada sector (Movilidad Peatonal, Movilidad Ciclista,  Tráfico y Estacionamientos, Transporte Público) y la web genérica.

Habrá otros pocos talleres más postpuestos a Septiembre, cuando el plan ya esté redactado, y se echa de menos una campaña de sensibilización y de presentación a la ciudadanía, más que a las instituciones, pues el Plan está hasta el momento pasando de puntillas, en contraste con la promoción de la “Ciudad Inteligente” con la que debiería relacionarse,  con sus importantes intereses económicos detrás.

Existen dudas fundadas sobre la intención y decisión de llevar a cabo el Plan. Como la directiva europea sobre Transporte público que obliga a sacar este plan a marchas forzadas antes de fin de año para no perder una importante subvención al interés empresarial del transporte urbano y metropolitano local. Como los ejemplos cercanos donde planes como éste nunca se ejecutaron (como en Pamplona, redactado por la misma empresa que el de Logroño, 240.000€ de dinero público que fueron al cajón). Como la desfachatez de las declaraciones del Concejal de Movilidad,  Ángel Sáinz Yangüela, que afirmaba en la presentación del Plan “no pienso tomar ninguna medida que suponga algún coste político”.

Aún estamos a tiempo de intervenir y de consegir un Plan de Movilidad Sostenible para Logroño como la ciudad se merece.

ciclistas y peatones pueden convivir sin conflicto en un casco antiguo ciclopeatonal

Amenazas pesan sobre el Plan aún no redactado, como el cortoplacismo de la clase política y sus intereses electorales frente al respeto al interés general en nuestra escasa cultura democrática. Como la coartada perfecta de la falta de dinero por las políticas de recortes y la austeridad acabando con cualquier inversión pública. O como el proceso activo de demolición del Estado social por parte de la ideología económica neoliberal. Pero sobre todo, pesa la falta en nuestros responsables políticos de visión de ciudad, de audacia y decisión política para llevar a cabo una transformación de Logroño en la realidad.

También hay retos y expectativas. Será la ciudad de Logroño, pero seremos sobre todo sus habitantes, los que aprovechemos o perdamos esta oportunidad. Y los que debemos velar porque se lleve a cabo.

Acude a la Bici-Crítica, este viernes 05 de Julio, a las 20h. en la Plaza del Mercado de Logroño

Prohibido el paso a toda persona ajena al automóvil privado

prohibido el paso a toda persona ajena al coche

La reforma del Reglamento General de Circulación sigue trayendo cola. De un borrador de reglamento que recogía algunas de las aspiraciones del movimiento ciclista urbano postpuesto por intereses electoralistas, pasamos a una Ley Anti-Bici en toda regla por cuyas retrógradas medidas organismos como la Federación Ciclista Europea muestran su preocupación.

Mientras la clase política sigue burlándose de la ciudadanía, con concejales del Ayuntamiento de Logroño que votan mociones en contra de la obligación del casco en ciudad para ciclistas y, simultaneamente, como diputados en Madrid votan a favor de la imposición obligatoria en las reuniones con la DGT y en el Congreso…

Mientras se tiran los trastos a la cabeza unos a otros intentanto obtener réditos políticos de la polémica y cuando el pueblo de Logroño no ha olvidado de mano de quién llegaron los recortes y restricciones de derechos civiles (como la infame “Ordenanza Cívica”) de los que tanto hemos visto después…

Mientras se centra el debate en un tema menor de la reforma de la ley, el uso obligatorio del casco para ciclistas en todos los recorridos urbanos, va colando la mayor, lo que afectará a las planificaciones: la desaparición de la calificación de la bicicleta como vehículo preferente en nuestras ciudades.

Mientras se venden alardes de “participación” y “transparencia” y simultáneamente la ciudadanía en general es expulsada de los plenos municipales o se le exige identificación policial previa y “no expresar manifestación alguna de agrado o desagrado”, o sea, ver, oir y callar. O bien el público es sustituido por afectos al régimen…

¿Será que  vivimos en realidades paralelas? Sin embargo, mientras…

La toma de conciencia de la degradación democrática y de las condiciones del espacio público está en la base de muchas de las protestas, como estamos viviendo en Turquía:

occupy-gezidirengeziparkiLas primaveras árabes, los Indignados en Europa, Occupy en Wall Street o Blockupy Frankfurt bajo el Banco Central Europeo y ahora el “verano turco” tienen el denominador común del hartazgo de los ciudadanos ante la desposesión de nuestro procomún y el saqueo sistemático de lo público. Una descomunal estafa en beneficio de los que más tienen, los que crean las crisis por agotamiento de su modo de explotación, de los que las rentabilizan y nos las hacen pagar. Tan grande que es difícil de creer. Tan impune que cuesta salir del estado de shock o de negación, más bien por el contrario facilita el resurgimiento de los autoritarismos o formas más o menos veladas y consentidas de fascismo.

Enfrentar a los de abajo contra los de abajo es siempre la estrategia del capitalismo salvaje; enfrentar al 99% entre sí, mientras el 1% sale beneficiado e impune, con su “salida de la crisis entre todos”, logrando tensar aún más el modelo.

Algo se mueve en el mundo frente el abuso de los “representantes” políticos al servicio sin máscara ya del verdadero poder, el financiero; de la degradación de los comunes, esto es, de las condiciones de vida de la inmensa mayoría de la gente, el saqueo y privatización de las bases protectoras del Estado y por el contrario el fortalecimiento de su función represiva y autoritaria para garantizar la barra libre de los que más tienen a costa de la degradación democrática y del presente y del futuro de la mayoría:

El deber ético de desobeder, el ejercicio moral de oponerse a esta gigantesca injusticia y trabajar por recuperar la democracia se efectúa con nuestras acciones de cada día, y las interacciones que con ellas tejemos, pues somos nosotras  las personas a quienes pertenece el futuro y el poder, nosotras las que hacemos polis, la ciudad.

Movilidad Sosteniendo (el modelo actual) – Bici-Crítica de Mayo

El Ayuntamiento de Logroño retira la prioridad a los ciclistas en las aceras-bici de la ciudad.

Vaya descubrimiento: Los ciclistas (y hasta los motoristas) también somos peatones. A veces parece que se olvida que la gente en bicicleta somos sólo eso, personas circulando sobre un endeble armazón en la vorágine circulatoria de la ciudad.

Ahora, los mismos que mandaron a los ciclistas a las aceras, los mismos que al calor del pelotazo urbanístico creaban “recorridos perimetrales” y “kilómetros de carriles bici” concéntricos al Alcampo por las dos aceras…
-Siempre sin consultar ni escuchar a los usuarios ni a los colectivos en los que se agrupan, en el mejor de los casos convidados de piedra en medidas decididas unilateralmente por ellos para cuya foto querían y quieren que fuéramos a figurar-.

Chapuza en Carril Bici

…Ahora, esos mismos, dicen que la era de los carriles bici ha pasado. Ojalá. ¿Pero, por qué lo dicen ahora? ¿Para hacer por fin algo mejor? Porque herramientas y soluciones técnicas, hay. ¿Para proteger y promover de una vez otro modelo de movilidad y de ciudad no basado en el abuso del coche? ¿Señales al fin de que algo está empezando a cambiar?

¿O se hace para con la excusa de la crisis que ellos mismos han creado y nos hacen pagar no hacer nada en su lugar, para volver a ir hacia atrás? ¿Es más oportunismo, más imprevisión, más ceguera, más populismo burdo para contentar a sus sectores más retrógrados? ¿Para desviar la atención de asuntos más importantes? ¿Para rentabilizar polémicas que ellos mismos se encargan de alimentar? (la última, la de la anti-bici “Ley Seguí” de la DGT y el gobierno central).

Habrá quien diga que las aceras-bici son conflictivas, que los peatones están enfadados… y tienen razón. Pero, ¿cómo hemos llegado hasta aquí?

  • Primero fueron contra los peatones, sustrayendo de su cada vez menguante espacio en la ciudad las intervenciones que se hacían, para instaurar el miedo obligatorio en los nuevos ciclistas encerrados en ratoneras exclusivas y enfrentarles a los viandantes, sus semejantes y aliado natural. “Las bicicletas son peligrosas”. Para no tocar la calzada. Para “encajar” las bicicletas. Para no abordar cambios profundos, para en el fondo no hacer nada.
    Conceptos como Espacio Público parecen desconocerse en esta ciudad. Aquí al lado, en Vitoria, tienen una concejalía específica al respecto. Pero no hay más que ver su Plan de Movilidad (que lleva en marcha desde el 2006) y las expectativas para el nuestro.
  • Ahora van contra los ciclistas, en lugar de promoverles y protegerles, dificultando las conquistas arrebatadas, sin escuchar a nadie, usuarios, técnicos u organizaciones…. Apropiándose del lenguaje para desvirtuarlo y vaciarlo de contenido. Como en tantas cosas más.
    ¿Movilidad Sostenible? ¿Qué movilidad sostenible? Lo que pretenden es “Movilidad Sosteniendo”, sosteniendo el insostenible modelo económico y energético actual.
  • ¿Y lo más importante?

En el colectivo Logroño en Bici-Ecologistas en Acción no somos partidarios de la circulación por aceras; lo que venimos reclamando siempre con nuestra actividad en un cambio de modelo urbanístico y de movilidad.
Sí estamos por el respeto y por la convivencia sin mayores problemas, por la protección de los más débiles en la calle y por el necesario cambio modal. Simple justicia ambiental y social.

Ahora que tratan de restar legitimidad a los ciclistas en el poco espacio conseguido para seguir sin intervenir en lo fundamental. Ahora que se demuestra la futilidad de absurdas vías segregadas, hechas obligatorias eso sí, ahora convertidas en inoperantes: aceras con circulación de bicis permitida y obligada, herramienta desfasada técnicamente, por más que en algunos puntos tenga su utilidad. Hay alternativas mucho más eficaces en una ciudad pequeña y con relativamente baja conflictividad como la planificación en Espacio Compartido. Ejemplos de alguna pequeña actuación tenemos en Logroño:

espacio compartido logroño

Más allá de la enésima declaración de intenciones, más allá de las eternas promesas “inmediatas” incumplidas, más allá de la perversión del lenguaje para vaciarlo de contenido, del enormemente cínico ejercicio de gatopardismo para no afectar al icono del modelo de consumo, económico, político y social. Que todo (parezca que) cambie para que todo siga como está.
Bien sea por incompetencia, por desconocimiento, por prepotencia o por inacción, en la legislatura más nefasta de los últimos años para la movilidad en la ciudad de Logroño, desde el Ayuntamiento todo parece remitirse a sobrecargar de expectativas un Plan de Movilidad Urbano Sostenible que, bien por experiencias cercanas previas, bien por el sesgo ideológico de la empresa adjudicataria, se prevee de corto alcance y más que dudosa ejecución posterior.

¿Participación ciudadana, dicen? Para nosotros, la gente común que dicen representar, ahogados en recortes, privatizaciones, paro, precariedad e injusticia, ya sabemos la receta del régimen desde su impunidad: que os den, aquí mando yo. Y si os movéis, temblad, que ya sabéis lo que os espera: alarmante represión, a niveles desconocidos desde los tiempos de la dictadura.

Pero eso sí, volved dentro de unos años a votar.

O no:

asamblea logroño logo

Acude a la Bici-Crítica, este viernes 3 de Mayo a las 20h. en la Plaza del Mercado de Logroño.

(antes de que la prohíban también)

Bici-Crítica de Octubre: Bicicletada masIVA

Cada vez encontramos más razones para usar la bicicleta en la ciudad, a sabiendas de que es un cambio cultural lo que las personas usuarias concienciadas intentamos conseguir. Nada más y nada menos…

Pero hace un mes que la cultura cuesta un 13% más en este país. Del 8 al 21% en impuestos. Sin distinciones, sin concesiones, brutal.

¿No pisas el Riojafórum? ¿No te llega para pagar las entradas del teatro Bretón? ¿No tienes valor para llegar en bici hasta el museo Würth?

¡No tiembles! Ni te quedes acogotado en casa, que es lo que quieren… Logroño en Bici te propone un 21% o más de cultura gratuita auto-generada invitándote a una Bicicletada MasIVA por las calles de Logroño.

Amenizaremos para la ocasión con fragmentos de ópera y de (un 13% más languideciente, pero nunca sometida) cultura musical clásica.

Este viernes 5 de Octubre, a las 8 de la tarde, en la Plaza del Mercado (especulativo-financiero??) de Logroño.

21% impuesto a la cultura que es más que el doble del diezmo a la Iglesia en tiempos. Todo vale para alimentar el insaciable saco sin fondo del del capitalismo especulativo. Un nuevo fundamentalismo económico-financiero que prescinde de las personas porque para él, la gente, el medio ambiente, el mundo entero tan sólo son piezas en el engranaje del consumo. Ni ciudadanos, ni trabajadores: tan sólo consumidores en la voraz maquinaria de la avaricia sin fin de los mercados sin rostro.